5 claves para adaptarte al nuevo entorno empresarial

El mundo cambia incesantemente. Estas últimas décadas nos han permitido ser testigos de más inventos y transformaciones de los que anteriormente se generaban en espacios de tiempo sumamente extensos. Basta con echar un vistazo a nuestro alrededor y observar la forma en que nos comunicamos y trabajamos para notar que poco tiene que ver la forma en como lo hacíamos a principios de este milenio.

No siempre es sencillo mantenerse resiliente ante todos los avances que se dan, parte de ello tiene un buen fundamento, más el aislarse y oponerse radicalmente al cambio es algo que puede afectar en gran medida la visión que tenemos del mundo y de las personas que nos rodean.

Si bien para muchos compone una situación de emocionantes y estimulante viaje que se produce perpetuamente, para los emprendedores supone un constante reto de adaptación, no solo a las medidas en las que se entabla las relaciones laborales, sino el cómo ajustar todo a su vez para hacer crecer las más pequeñas empresas de inversión monetariamente baja, los distintos modelos y su adaptación en este entorno, que es precisamente lo que explicaremos.

Claves para el equilibro frente el cambio

1.- Curiosidad: es quizá el principio que a menudo se descuida y el cual menos consideramos, debido a la preferencia de mantenernos en una posición cercana a nuestra zona de confort. Sin embargo, incorporar esto a nuestro plan de negocios, le permitirá crecer en aspectos que solo la imaginación puede abrir, en lo que se refiere a las posibilidades y la innovación en el mercado.

Haz de la curiosidad un hábito común en tu empresa; estimula a tu equipo a compartir sus ideas y a buscar nuevas formas laborales de proceder. Ten en mente que la innovación no sólo está en los productos, sino también en procesos, marketing, branding y demás.

2.- Habilidad: puede sonar un poco inaplicable a tu modelo de negocios, pero la “tecnología” desde un punto de vista administrativo es fundamental para el desenlace de tus actividades. Esto hace referencia a los métodos, formas y herramientas que usas para llevar a cabo tu causa.

Para el uso debido de cada tecnología que implantes dentro de tu modelo de negocios, hará falta en algunos casos de talento, en otros solo una buena y completa capacitación y en determinados casos, ambos. La equidad en los aspectos que puedas necesitar para lograr tu cometido, debe ser una prioridad para ti.

3.- Comunicación: no puedes sacar adelante a ningún equipo de trabajo con una buena interacción grupal e individual, supervisión, estímulos y adecuados incentivos que generen un clima organizacional ideal para todos los miembros de la operación.

Todos los miembros pueden tener distintas necesidades y es buena idea oírlas, conocerlas y tratar de saciarlas en la medida da tus posibilidades.

4.- Valentía: es un poco irresponsable no creer en un adagio que te plantee la posibilidad de no ganar nada a costas de un sacrificio. Es una idea que debes tener en mente antes de embarcarte en cualquier proyecto o inclusive en cualquier decisión que pueda acarrear, de una forma u otra, consecuencias.

Si has considerado en escuchar lo que piensan algunos de tus más apreciados integrantes del equipo estrella, estás en buen momento para hacerlo. Poseer a un trabajador que notes que posee un buen liderazgo o incluso una latente personalidad digna de cualquier emprendedor, déjalos sentirse parte importante de tus relaciones, esto beneficiará en gran medida todas tus acciones y te dará una imagen muy preciada en el mundo de los negocios.

5.- Ética: en algún sentido puede sonar como un factor que no determinará ninguna causa o efecto en tu recorrido.

Pese a estos pensamientos, es esencial para que una empresa sobreviva a largo plazo. Define con cautela cuáles son los valores y la misión de la empresa y transmitírselos a todos los involucrados. Una compañía exitosa debe actuar en pos del bienestar de sus clientes, sus empleados, sus socios e inversionistas, su comunidad y el medio ambiente. De esa forma se consigue la meta de postergarse en el tiempo.

Al igual que una persona natural, una jurídica necesita de su propia identificación frente a las personas que interactúan con ellas. Somos seres que, por defecto, queremos compañía y es precisamente eso, lo que buscas que obtenga toda razón social para prolongarse la mayor cantidad de tiempo posible, lo cual solo es posible, como comentamos antes, de valores, que puedan ser identificados como hábitos que permiten generar resultados.

Edith Gómez
Editora – gananci.com

 

En :Economía,Entorno Laboral

Recomendamos estas Noticias, Artículos de Opinión y contenidos interesantes:

Comparativa de Salarios Mínimos y Canasta Básica en países de America Latina
Países de América Latina que te pagan un subsidio si pierdes el empleo
Las empresas tradicionales no saben cómo aprovechar las capacidades de los Millennials
Si quieres aprender no utilices un teclado para tomar apuntes!!
¿Va a una entrevista de trabajo? no coloque estas cosas en su curriculum si quiere el puesto!