Aníbal Sánchez: “Es necesario devolverle la Gobernabilidad a Venezuela”

Aníbal Sánchez

Se recurre a un proceso de resolución de conflicto, en varias instancias, con toda la carga de intereses de las partes. Es normal que una trate de imponerse a la otra y convencer sobre sus razones; lo que hace necesario la intervención de un facilitador, posteriormente de mediadores, y hasta de un árbitro.

 

 

La primera norma en una Mesa de Resolución de Conflictos es entender y aceptar la necesidad de instaurar un diálogo entre las partes con representatividad, reconocimiento y el compromiso necesario para dirimir el conflicto político, que deja un saldo social negativo.  Lo que en opinión personal de Aníbal Sánchez como Consultor Electoral  y Analista Político en la actualidad venezolana solo parece viable con un Pacto de Gobernabilidad que permita subsistir a distintos actores, con sus intereses.

Es lógico que aún estando en el proceso, las partes encontradas intenten imponer ‘una amenaza creíble’ para obtener mayor beneficio; por lo que se fijan una estrategia en función de intereses, y prioridades las cuales marcan diferencias al adentro; por lo que se debe tener la habilidad y destreza política, así como de la psicológica para manejarlas.

La  Negociación Política no es un  proceso fácil porque implica entrega y compromiso, no solo de las partes sino de los mediadores y aliados; en el transcurso se pueden dar desencuentros y retrocesos; por lo que vienen las interrupciones o consultas. “De ahí que se de en  confidencialidad con la discrecionalidad del caso” sin dejar de ser expedita.

Es difícil pedir paciencia en un estado de conflictividad social y emergencia humanitaria. Pero la inversión en tiempo, recursos, esfuerzo y conocimiento, es parte del Diálogo “a este se va claro en el objetivo” donde en el caso Venezolano es: lograr la Gobernanza por un grupo de poder; de manera que políticamente pueda generar una gestión que permita superación de la crisis; y que la sociedad logre su sustentabilidad.

Al momento de acudir a una Negociación, se deben reconocer las debilidades y fortalezas, en el caso que nos ocupa las primeras pudieran ser la ausencia de una fuerza que ejerza articuladamente presión social interna; y entre las otras destaca el aval de las naciones, que ejercen  presiones diplomáticas, judiciales, económica y hasta por sanciones personales.

Cuando en una Mesa de Resolución de Conflictos se actúa por delegación de un colectivo plural ‘caso de la oposición’ es más difícil lograr una ruta concertada “se debe estar consciente de los intereses detrás de los partidos aliados y adversarios”. Es necesario recordar que aunque el saldo sea social el conflicto tiene su componente político en el dominio, y reparto de poder.

La teoría dice que en la Negociación no debe haber vencedor, pero siempre uno buscará obtener mayor suma de beneficios. “El máximo esfuerzo en las mínimas coincidencias” debe privar; aunque sin olvidar las malas experiencias ni conflictos, que más allá de distanciar deben marcar el camino, para crear el ambiente propicio; que permita crear una solución. De tenerla previa en ocasiones no hiciera falta la instancia.

En Julio la Oposición venezolana y Gobierno de Maduro instalaron una Mesa de Diálogo en Barbados bajo el denominando mecanismo de Noruega, en un  intento de resolver el conflicto político país; el cual ha pasado a crear problemas en la región. “En esta oportunidad la oposición con un reconocimiento internacional de más de 50 naciones, y una opinión pública nacional donde cifras cercanas al 60% apuestan por una solución pacífica”.

A diferencia del Gobierno de Maduro que cada vez tiene un menor nivel de aceptación de su gestión, la situación país e percibida como negativa por el 90% de los ciudadanos y cifra por encima del 80% lo responsabilizan directamente de la crisis, estos números conjuntamente con las sanciones a las instituciones del estado como Bancos, y empresas petroleras le hace muy difícil articular una gestión.  A lo que se suman las sanciones a nivel de patrimonio de algunos representantes de su gobierno así como las múltiples denuncias en temas de violaciones a los derechos humanos; los coloca en una posición más difícil al momento de patear una Mesa de Negociación.

En :Política

Recomendamos estas Noticias, Artículos de Opinión y contenidos interesantes:

Estas serían las Verdaderas Razones por las que Trump destituyó a Bolton

Isidoros Karderinis: La hora gloriosa del Brexit

Centro Thatcher condenó ensañamiento contra la región zuliana

Dip. Omar Ávila: Solo sanciones no bastan..

Aníbal Sánchez: “O nos quedamos, en el que salga y voto o avanzamos en votar para que salga”