Inicio
Miércoles , 20 de marzo de 2013

Claves del Sistema Complementario de Administración de Divisas

20/03/13 10:08 am

c2    El Gobierno detalló este martes cómo funcionará el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad), conozca los aspectos más resaltantes de este nuevo mecanismo para adquirir dólares.

- Por el momento solo podrán participar empresas. Estas deben estar registradas en el Registro de Usuarios del Sistema de Administración de Divisas (Rusad), es decir en Cadivi .

- Las empresas participantes presentan una oferta para participar en la subasta a través de la banca. No habrá una frecuencia en la realización de estas subastas. Comenzarán el próximo lunes

- No hay un precio establecido para el arranque de la subasta. No se trata de una tasa de cambio, se trata de una subasta, de un monto específico de recursos al cual van a optar una serie de empresas autorizadas, inscritas en el Rusad, de acuerdo a sus solicitudes.

- El método que se empleará para la subasta es el mismo que usa la oficina de crédito público ( bonos ) se recibe esta oferta, las consolida el Banco Central y allí se efectúa el procedimiento de la subasta.

- El Gobierno mantiene el criterio de prioridades para la economía nacional (salud, alimentación, comercio, industria) para la consideración de las solicitudes.

- Ni empresas, ni bancos recibirán las divisas, una vez asignadas. Se entregarán directamente al proveedor.

- Existirá un control a posterior para constatar que la mercancía solicitada sea la que se aprobó y al precio del mercado. Una vez realizado este proceso el BCV cancela a los proveedores los dólares solicitados.

Presionado por la creciente escasez de dólares que se traduce en ausencia de productos básicos el Gobierno ha ideado un procedimiento que intentará darle mayor fluidez a las importaciones y complementará a Cadivi, el organismo que asigna las divisas al tipo de cambio oficial de 6,30 bolívares.

Bautizado como el Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad), el nuevo mecanismo solo otorgará dólares a empresas inscritas en el Registro de Usuarios del Sistema de Administración de Divisas (Rusad), un trámite que de acuerdo con empresarios en el mejor de los casos puede tardar dos meses y requiere la consignación de 16 recaudos, entre ellos, solvencias certificadas de ministerios donde los procesos suelen ser lentos.

Las empresas que hayan superado este paso podrán acudir a una subasta de dólares convocada por el Banco Central de Venezuela y el Ministerio de Finanzas. Las subastas podrán ser selectivas, para compañías de determinado sector y tendrán prioridad casos relacionados con la salud (importación de medicinas, equipos médicos e insumos); alimentos (materia prima, componentes y envases) y manufactura (equipos, maquinarias y repuestos).

Las compañías entregarán al banco privado o público con el que trabajan el precio que están dispuestas a pagar por la cantidad de dólares que necesitan, teniendo como piso el tipo de cambio oficial de 6,30 bolívares.

El Banco Central recibirá todas las órdenes y de acuerdo con el método de asignación y las directrices del Órgano Superior para la Optimización del Sistema Cambiario, instancia creada el 8 de febrero y que tiene mayor jerarquía que Cadivi, se decide cuál empresa podrá obtener cuántos dólares.

Pero el proceso es más complejo. Las autoridades no quieren que las empresas y los bancos toquen los dólares, por lo tanto, hay otra serie de pasos a cumplir.

La empresa que recibe la autorización, por ejemplo para importar una máquina de Estados Unidos que cuesta cinco millones de dólares, requiere que un sistema de verificación constate que el equipo a comprar efectivamente tiene ese precio.

El ministro de Finanzas, Jorge Giordani, quien estuvo acompañado por Nelson Merentes, presidente del Banco Central de Venezuela y Rafael Ramírez, presidente de Pdvsa, afirmó en conferencia de prensa que la idea de esta alcabala es “verificar si los precios son reales, porque hay un elemento de sobreprecio en las importaciones”.

Luego la empresa que requiere importar necesita que el banco con el que trabaja emita una carta de crédito, es decir, un certificado utilizado comúnmente en el comercio internacional que le garantiza al proveedor que cobrará las divisas, a fin de que envíe la máquina a Venezuela.

Hay más. El ministro de Finanzas, Jorge Giordani, explicó que habrá controles posteriores una vez la máquina llegue a Venezuela, “equipos especiales que van a decir que esa máquina que usted solicitó se corresponde con esa característica (la mostrada inicialmente a las autoridades)”.

Finalmente, el Órgano Superior autoriza al Banco Central para que le pague directamente al proveedor después de recibir los bolívares con los que la empresa venezolana cancela las divisas.

El presupuesto 

Rafael Ramírez señaló que para atender los requerimientos de divisas tanto de Cadivi como de los montos a ser subastados, Pdvsa le entregará este año al Banco Central 41 mil 400 millones de dólares, una cifra que resulta inferior en 4 mil 680 millones a lo desembolsado durante 2012 pero muy similar a la de 2008, año que las autoridades están utilizando como parámetro.

Ante la interrogante de cuánto del presupuesto de divisas será subastado, Nelson Merentes afirmó que por razones estratégicas no puede revelar esta información.

Al Fonden, un fondo que cubre gasto público, Pdvsa inyectará este año 9 mil 600 millones de dólares.

Vengan a mi 

Nelson Merentes admite que entre los objetivos del nuevo sistema destaca disminuir al tipo de cambio paralelo que tras el cierre del Sitme se ha disparado e impulsa el precio de una amplia gama de productos que lo utilizan como medida para los costos de reposición.

“Empresario si necesitas dólares no acudas al mercado especulativo ni perturbado que llaman el paralelo. Este nuevo mecanismo usted lo puede incluir en su contabilidad, y además le va a salir muchísimo más barato”.

Agrega en su mensaje a los empresarios que “si la subasta te favorece adapta los precios”.

Poco claro 

Tesoreros detectan problemas con las cartas de crédito, un mecanismo donde los bancos venezolanos, que representan a las empresas importadoras, le aseguran a una entidad financiera, que opera con el exportador, el pago de la mercancía.

“El banco del exterior me va a exigir que yo coloque los dólares para abrir la carta de crédito, pero posteriormente el Banco Central no me los repone sino que le va a pagar directamente al proveedor”, dice el tesorero de una importante entidad financiera.

La mayoría de los bancos le exigen a las empresas que van a importar con cartas de crédito que garanticen el pago colocando divisas como colateral, algo que está fuera del alcance de una gran cantidad de pequeñas y medianas industrias.

Otro factor a tomar en cuenta es que una parte muy importante de las empresas que acuden al mercado paralelo no están inscritas en el Rusad, por lo tanto, en el corto plazo es difícil que disminuya la escasez de productos en los mercados y la influencia de este tipo de cambio.

En febrero el índice de escasez se ubicó en 19,7%.

Haga su Comentario


+ 6 = siete

NotiActual.com no se hace responsable de los comentarios emitidos por terceros,hacemos el mejor esfuerzo por evitar textos indebidos de acuerdo a nuestras condiciones de uso, todos los comentarios se llevan a cola de moderación hasta que son aprobados por un editor. -. Ver Condiciones de Uso-
Recomendamos Leer