Inicio
Jueves , 16 de septiembre de 2010

Con los atentados a la familia Meleán se está reeditando la matanza de Los Semprún: Aseguran policías veteranos del CICPC

16/09/10 11:45 pm

c6   La masacre contra varios integrantes de la familia Semprún ocurrida en la década de los 80 en varias regiones del estado Zulia, principalmente en el Sur del Lago de Maracaibo, parece estar reeditándose en la Costa Oriental del Lago con el grupo Meleán, luego que fuera asesinado Antonio Meléan, el de mayor ascendencia dentro de ese círculo familiar.

Así lo aseguraron varios funcionarios del CICPC que llevan en esa institución policial entre 20 y 25 años. Algunos de ellos actuaron en las investigaciones que se realizaron en torno a la muerte de varios de los miembros de Los Semprún. Casi diez hombres unidos por estrechos lazos consanguíneos y algunos amigos, murieron en lo que se conoció como “la matanza de Los Semprunes”.

La extorsión, el sicariato, el poder obtenido a través de la furia de las balas y sostenido luego bajo el manto de un apellido, la rivalidad entre cabezas de grupos y la supremacía de un hombre sobre los demás, que se abre paso por sus mayores músculos financieros y relaciones policiales; parecen estar presente hoy como ayer.

La familia Meleán está convencida de ello luego de los sangrientos sucesos del lunes y miércoles. El primer atentado contra Nelson Meleán, alertó al grupo familiar, el cual ya había perdido al hombre más respetados: “Antonito”.

La misma noche del lunes parientes de Nelson alertaban sobre los posibles responsables del intento de homicidio: Leal y Matos, precisaron en medio de la angustia mientras esperaban en el Centro Médico de Cabimas, respuesta sobre la salud del hermano menor de Antonito.

Con los atentados a la familia Meleán se está reeditando la matanza de Los Semprún: Aseguran policías veteranos del CICPCDos días después, en otro centro asistencial donde ingresaron al herido, la familia Meleán terminó de desdibujar la sospecha para convertirla en una certeza. La balacera que se produjo a las 3:30 de la madrugada y donde perdieron la vida cinco espalderos y un hijo de Nelson, les corroboró la existencia de un plan de exterminio que parece apenas comenzar.

Reinaldo José Meleán Cárdenas (21), uno de los hijos varones de Nelson, a quien le decían “Rey”, murió junto a cuatro amigos que escoltaban a Nelson, quien se recuperaba en la UCI del centro clínico de Cabimas, luego de recibir cinco disparos en el municipio Santa Rita. Yomer Enrique Olivares Paz (39), Julio Antonio Paz, de 40 años, Mervin José Cepeda, de 30 y José Ordoñez, perdieron la vida usando sus pistolas al enfrentarse a los tres sicarios que vestían con chaquetas del CICPC. Los tres gatilleros rentados entraron a rematar a Nelson Meleán. Sólo uno de ellos, identificado como Marlon Alberto Hernández Colmenares, fue abatido por la resistencia de los escoltas.

El comisario Humberto Ramírez, jefe del CICPC-Zulia, dijo el mismo miércoles en la subdelegación de Cabimas, que estaban en presencia de un enfrentamiento de dos grupos, al parecer dedicados a la extorsión y el sicariato.

Un grupo de funcionarios, debidamente seleccionados para resolver este caso, ha realizado cerca de cinco allanamientos en Bachaquero, Cabimas y Maracaibo. Los investigadores cuentan con importantes evidencias que les puede permitir dar pronto con los autores materiales del crimen, y quizás, con los intelectuales.

El director nacional del CICPC, Wilmer Flores Trosel, dijo está tarde que se investigará si algún miembro de ese cuerpo policial está detrás de esos homicidios. El pronunciamiento del máximo jefe del CICPC obedece a que los tres sicarios llevaban puestas prendas policiales de esa nstitución.

Una fuente de ese órgano detectivesco, le manifestó a NDA que esas chaquetas poseen, además de un código de barra que identifica a quien le pertenece, tiene una especie de serial oculto colocado por el fabricante. De tal manera que si en verdad fueron suministradas por algún funcionario y este les desbastó la numeración, podría ser igualmente detectado. Tampoco se descarta que esas prendas de vestir hayan sido confeccionadas por particulares.

Pero además de esas evidencias, los detectives poseen otra, si se quiere más importante. Se trata de un teléfono celular que portaba el sicario muerto. En este se encuentran importantes llamadas que el sujeto hizo antes de ser abatido. Los funcionarios le han seguido las pistas a varias comunicaciones hechas desde ese aparato móvil que han desencadenado en allanamientos.

El comisario Ramírez dijo estar confiado que en los próximos días se practicaran algunas detenciones sobre este caso.

Noticia al Día

Haga su Comentario


1 + = siete

NotiActual.com no se hace responsable de los comentarios emitidos por terceros,hacemos el mejor esfuerzo por evitar textos indebidos de acuerdo a nuestras condiciones de uso, todos los comentarios se llevan a cola de moderación hasta que son aprobados por un editor. -. Ver Condiciones de Uso-
Recomendamos Leer