El New England es el equipo de la NFL que Estados Unidos adora odiar

Pronosticos deportivos

Con su abrumadora superioridad desde hace dos décadas, su exitoso mariscal de campo Tom Brady y su dueño cercano a Donald Trump: con todo esto, New England es el equipo más detestado de Estados Unidos y este domingo enfrentará a los Filadelfia Eagles en el Super Bowl.

Dos décadas de oro de los Patriots de New England

Desde el 2000 y el nombramiento de Bill Belichick para el puesto de entrenador principal, los Patriots de New England dominan en el Football Americano (NFL).

Han ganado el título cinco veces (2001, 2003, 2004, 2014, 2016) y de 18 playoffs solo han estado ausentes tres veces.

Recolectan récords, incluyendo 16 victorias en igual cantidad de juegos de temporada regular en 2017, sus 21 victorias consecutivas entre octubre de 2003 y octubre de 2004, y sus nueve títulos consecutivos (2009-2017) en la División Noreste de la Conferencia Americana.

Ya impresionante en temporada regular (214 victorias en 288 juegos), su récord en los playoffs da vértigo con 27 victorias y solo nueve derrotas, convirtiendo a New England en una formidable máquina de ganar.

Pero a diferencia de otros grandes equipos deportivos estadounidenses, como los Boston Celtics y Los Angeles Lakers en la NBA o los Yankees de Nueva York en el béisbol de las Grandes Ligas, los “Pats” no tienen las preferencias de los simpatizantes.

Según un estudio del sitio web BetOnline, solo cuatro de los 50 estados, los de su zona de influencia en el noreste, esperan que los New England ganen este domingo.

 

 

Tom Brady, un ícono de New England

 

 

A los 40 años, Tom Brady es un fenómeno del deporte: a la edad en que muchos ya están jubilados, ¡no tiene la intención de parar y quiere jugar hasta los 45 años!. Foto: AFP

A los 40 años, Brady es un fenómeno del deporte: a la edad en que muchos ya están jubilados, ¡no tiene la intención de parar y quiere jugar hasta los 45 años!

“Me estoy divirtiendo mucho, por qué todos quisieran que me detuviera”, advirtió el cinco veces ganador del Super Bowl esta semana.

Al abandonar la Universidad de Michigan, Brady no parece haber salido de esa carrera: El galán californiano solo fue elegido en la posición 199 del ‘draft’ (selección de talentos) en el 2000.

Pero su incesante entrenamiento y compostura finalmente dieron sus frutos en septiembre de 2001 cuando se convirtió en el mariscal de campo de los Patriots, y unas semanas más tarde lideró a su equipo a su primer título contra St. Louis (20-17).

Desde entonces, ganó cuatro títulos más con su equipo, un récord para un mariscal de campo, ganó el trofeo al mejor jugador de la temporada dos veces (2007 y 2010), se casó con la ex supermodelo Gisele Bündchen e hizo una fortuna de casi 200 millones de dólares en salarios y contratos de publicidad, todo sin saber de lesiones graves en un deporte muy violento.

Pero Brady está asociado para siempre con uno de los escándalos más resonantes en el football americano, el “Deflategate”, que le valió cuatro partidos de suspensión en 2016, uno de los muchos escándalos que ensombrecen el dominio a New England.

 

 

New England tiene un entrenador polémico

 

 

Bill Belichick puede reclamar legítimamente el título de mejor entrenador en la historia de la NFL, pero tiene pocos fanáticos. Foto: AFP

Con sus cinco títulos, incluidos las dos finales ganadas con los New York Giants donde fue el coordinador defensivo en la década de 1980, Bill Belichick puede reclamar legítimamente el título de mejor entrenador en la historia de la NFL, pero no tiene muchos fanáticos fuera de Boston y su área.

Siempre vestido con una sudadera que oculta sus ojos, a menudo malhumorado y muy frágil con los periodistas, Belichick, de 65 años, no tiene muchos amigos.

Sus compañeros lo acusan de negarse a detenerse ante nada para ganar, como lo ilustra el “Deflategate”, el escándalo de los balones inflados por debajo del nivel reglamentario en 2015.

Para su crédito también el espionaje entre 2002 y 2007 filmando a los equipos contrarios para descifrar sus señales hechas en el borde del campo o sistemas de audio para la comunicación entre los entrenadores del equipo contrario que trabajan durante los partidos en el Gillette Stadium.

El espectro de Trump

En agosto pasado, durante la tradicional visita a la Casa Blanca, el propietario de los Patriots, Robert Kraft, donó un anillo del ganador del Super Bowl al presidente Donald Trump.

Kraft ha sido durante mucho tiempo un amigo cercano del magnate inmobiliario que se convirtió en presidente de Estados Unidos.

Belichick y Brady, líderes del New England, también le dieron su apoyo durante la campaña presidencial, pero desde entonces se han negado a referirse al tema cuidadosamente.

Pronosticos deportivos gratis
Peyton Manning y la defensa ponen a Broncos en el Super Bowl 50 El veterano mariscal de campo Peyton Manning y la defensa se impusieron en el duelo ante Tom Brady y...
Los Patriots aplastan a Colts y van al Superbowl contra Seattle     Tom Brady completó 23 de 35 pases y lanzó tres touchdowns para guiar este domingo la paliza de l...
Seattle aplasta a Denver y obtiene el triunfo en el Super Bowl (+fotos)      Los Seahawks de Seattle exhibieron una sólida defensa en el Super Bowl al vencer el domingo a l...
Broncos y Seahawks, sin nieve, decidirán al nuevo campeón de la NFL      La incógnita de la caída de una fuerte nevada en el MetLife de East Rutherdford (Nueva Jersey),...
Loading...
El New England es el equipo de la NFL que Estados Unidos adora odiar ha sido Publicado en la(s) categoría(s):
Deportes,NFL,Última Hora