Jesús Faría y su propuesta económica para acabar con el dólar paralelo

Jesus FariaJesus Faria

“Hay que atacar la corrupción, porque hay casos graves en empresas del Estado incluida Pdvsa”

– El bloqueo de los Estados Unidos no es ningún juego, hay suficientes evidencias, sanciones a Pdvsa, a Citgo, bloqueo financiero, no podemos emitir deudas, no podemos refinanciar deudas, estamos con grandes dificultades para operar con bancos internacionales y eso trae grandes trastornos, adicionalmente todo lo del dólar paralelo, la especulación galopante, el contrabando que es financiado con el narcotráfico desde Colombia. Esa es una agresión económica al país que no ocurre por primera vez en nuestra nación, le ocurrió a Chávez también, y que también ha sucedido en otros países. Ahora, qué ocurre, qué pasa. Si nosotros estamos enfrentando esa situación tan difícil, una contingencia, una crisis muy compleja y no avanzamos en la solución de gravísimos problemas que tienen como raíz la guerra económica y otros factores muy importantes —estoy hablando de la hiperinflación— la escasez, la caída de la producción nacional, tú tienes que hacer una revisión, para cambiar las cosas, tienes que cambiar tú y tienes que cambiar los instrumentos que estás utilizando. Eso requiere y exige en la coyuntura actual, lo que yo podía definir, tomando una frase del comandante Chávez, un golpe de timón en la economía. Es decir, frente a la guerra económica y sus efectos, frente a la crisis del modelo rentista y frente a todas las distorsiones que se han generado en la economía, algunos de ellos, por supuesto, gracias o en razón de nuestros errores, eso no lo podemos negar, nosotros tenemos que diseñar un programa económico antiinflacionario y que promueva la producción. No tenemos ese programa económico y ese programa económico tiene que sustentarse en primer lugar, considerar instrumentos que llamamos nosotros “no convencionales”, salir la gente a la calle, luchar por sus intereses, combatir a los especuladores que existen, gente que gana 4.000%, eso es usura, está prohibido por la ley, por las más elementales normas de la ética humana. Eso hay que hacerlo en la calle, en la unión cívico-militar, la defensa de la soberanía, eso es fundamental en lo diplomático y en lo político, pero también tiene que tener una herramienta económica para ello, y entonces lo que se está planteando es que las políticas se revisen: política cambiaria, política de precios, política fiscal, monetaria, la política de recuperación de la producción. Y ahí tenemos a los controles. El control de cambio jugó un papel fundamental y logró estabilizar la economía. Con el control de cambio logramos crecer como nunca antes habíamos crecido y mejorar sustancialmente los niveles de vida de la población. Pero ya el control de cambio no está dando resultados, las reservas se han agotado, el dólar negro se disparó, la asignación de las divisas no es oportuna. Entonces, tú tienes que revisar eso y nosotros lo que estamos proponiendo es para combatir la hiperinflación, hay que controlar el dólar paralelo, porque eso es lo que está halando toda la economía hacia esa perversión.

Pero ¿Cómo controlas el dólar paralelo si no hay dólares?
– Si hablamos de control de cambios y la necesidad de establecer un coto y desplazar al dólar paralelo, todos los controles generan un mercado negro y este también lo generó, sólo que se nos escapó el dólar negro. Y eso es un proceso especulativo tremendo que se está haciendo de manera deliberada, para obtener enormes fortunas —los que participan ahí— eso es innegable, pero también se está haciendo de manera, o con el propósito, de generar un costo político al gobierno y derrocarlo. Eso es parte de la guerra económica. Pero qué hacemos nosotros para combatirlo, porque lo que hemos hecho no ha tenido resultados y tenemos que cambiarlo. Entonces, ¿Qué se está proponiendo?, unificar la tasa de cambio, eliminar el control de cambio y ahí tenemos una debilidad y cuando se entra en una situación de crisis y de contingencia, las políticas y los instrumentos que vamos a utilizar, por supuesto no van a ir y no se van a dar en condiciones óptimas. Estamos trabajando en condiciones de mucha adversidad. No tenemos dólares. Ahora, qué es lo que se pretende con esto. El mercado y no un grupito de personas de una manera absolutamente arbitraria y criminal tengan un dólar, sino que el mercado se encargue de establecer ese precio. ¿Quién es el mercado, quiénes ofrecen y quiénes demandan?, los privados.

– ¿Y cómo el gobierno permite eso, entonces, no hay gobierno?
– Hay un esfuerzo importante para tratar de reducir ese dólar paralelo, tumbarlo, pero los instrumentos que hemos utilizado no son los más adecuados.

– ¿Cuáles serían?
– Eliminar el control de cambio y la unificación cambiaria y que el mercado se encargue de establecer un precio mucho más razonable, mucho más racional. Si decimos que el otro precio está inducido por personas inescrupulosas que atentan contra el pueblo, un mercado donde oferentes y demandantes se pongan de acuerdo por un precio tendrá un valor muy inferior y eso va a desactivar buena parte de la fuerza que trae la hiperinflación. Pero no sólo eso, la política cambiaria no puede estar sola, aquí no hay varitas mágicas ni medidas aisladas que puedan lograr eso, tiene que ser un sistema, un programa de política cambiaria, de esa naturaleza, políticas de precios flexibles, que no asfixie a los productores, que estimule la producción, pero que también combata a los especuladores, no es liberar, es una regulación mucho más flexible.

– Ahora ¿Eso no lo sabe el gobierno o los técnicos del gobierno? y ustedes como dirigentes del sector oficial ¿No le plantean todo eso que tú me estás diciendo al gobierno nacional, al presidente Maduro, al ministro de Hacienda, de Finanzas?
– Eso se está discutiendo, se está debatiendo y no es una discusión nueva, tiene años discutiéndose.

– ¿Poniéndose de acuerdo?
– Exactamente. Y hay comisiones las cuales respeto muchísimo, pero hay un debate y es la realidad más allá de la lógica de este planteamiento, es la realidad lo que nos explica la necesidad impostergable de ir a una nueva política económica. En el año 1921 Lenin fue del comunismo de guerra implantado por la invasión de las potencias imperiales, Churchill decía “hay que ahogar a la criatura en su cuna”. Y bueno, tuvieron que ir a un sistema económico de sobrevivencia.

– ¿No es el capitalismo que llaman ustedes?
– Lenin decía, “eso es un paso hacia atrás en relación al comunismo”, pero es la única posibilidad que nos permite a nosotros elevar la producción para darle de comer a la gente. Y se logró un éxito fundamental, nosotros estamos planteando una visión de esa naturaleza, porque hacer la revolución es no ir como un toro con los ojos cerrados en contra con todo. Encontrar un objetivo, aplicar la inteligencia, la racionalidad y una evaluación muy crítica de lo que está ocurriendo. Pero en lo que respecta a política cambiaria, política de precios, política fiscal, hay un déficit muy importante, ese déficit está financiando en parte con dinero inorgánico, eso hay que cortarlo. Pero no se puede cortar de una manera abrupta porque estaría ahogando a la economía. Eso es lo que plantea, entre otras cosas, el Fondo Monetario Internacional. Pero tú ves que hay gente nuestra que está planteando algo tan descabellado como el sistema bolívar-oro, tanto dinero en circulación como lo que haya en las reservas internacionales. Bueno, entonces vas a matar al enfermo, no lo vas a curar. Tenemos que ir progresivamente a una corrección de ese déficit sin sacrificar las políticas sociales, pero ordenando el gasto, evitando los derroches, evitando las corruptelas, elevando la eficiencia. Eso significa un gran avance en lo que llamaba Chávez “la lucha contra las corruptelas, contra el burocratismo”, más deficiencias. Eso es algo exigente.

– ¿Siguen las corruptelas, todavía?
– Sí, por supuesto.

– ¿Muchas, han avanzado?
– Yo no diría que han avanzado, pero existen corruptelas que son absolutamente injustificables en nuestra revolución. Fíjate lo que está pasando en Pdvsa, eso lo tenemos que revisar nosotros. Fue muy bueno que se hubiese intervenido, es muy bueno que haya una nueva directiva, pero yo creo que tenemos que ir hasta el fondo del asunto.

– ¿Qué está pasando en Pdvsa?
– Tenemos alguna información de personas involucradas en burocratismos y sobre todo, en corruptelas de un desfalco colosal.

– ¿Están dentro de Pdvsa?
– Han sido puestos en pruebas, han sido sancionados, han sido procesados.

– ¿Pero en estos momentos?
– Todavía sigue, por supuesto, eso es un cáncer. Y a eso voy. ¿Cómo se soluciona ese problema? ¿Lo solucionas solamente desde adentro?, no. Yo creo que el tema de petróleos y de Pdvsa tiene que abrirse en su totalidad y más allá del Estado, la sociedad en su conjunto, la opinión pública tienen que tomar parte de esa situación. Esa relación que hay y que planteó Chávez en su momento, para que se estableciera en términos de planteamientos de la revolución, del poder popular, entre el petróleo, el negocio petrolero, la sociedad y el Estado, eso tiene que reincidirse, tiene que abrirse realmente Pdvsa. ¿Para qué? Para que no ocurra nuevamente un sabotaje petrolero. Pero para que tampoco ocurra una caída de la producción como la que vimos: en un año y medio cayó en un millón y 500 mil barriles diarios por ineficiencia, por la indolencia de una dirigencia al frente de Pdvsa. No puede estar en manos solamente de ese grupo, por supuesto, hay que garantizar que Pdvsa funcione y que funcione bien, que genere cada vez mayor rentabilidad y que sobre la base de la productividad se pueden inyectar esos recursos en función del bienestar social y el desarrollo del país, pero eso no puede ser una tarea exclusiva de un grupo de personas, por muy alta calificación que tenga, que este dentro. Eso tiene que ser una tarea de toda la sociedad, de toda la revolución.

– En las políticas económicas o de otra naturaleza, ¿Tú sientes que este gobierno está vinculado de lo que era la Doctrina Chávez?
– No tanto se ha desvinculado, hay un legado y hay un programa histórico, el Plan de la Patria.

¿Y se está cumpliendo eso?
– Hay cosas que no hemos iniciado y ni siquiera cuando estaba el comandante Chávez, la industrialización del país. ¿Cómo vamos nosotros a construir el socialismo sobre una base material y productiva tan débil?

– ¿Cómo ves tú, por ejemplo, esa pelea con Estados Unidos?
– Bueno, es un drama para nosotros, porque es la política intervencionista, es la política injerencista de imposición de los Estados Unidos, tradicional durante toda su existencia.

– Pero hay quienes en tu partido y en el gobierno plantean un diálogo con los Estados Unidos.
– Los que se oponen al diálogo son los Estados Unidos y ellos son los que nos han agredido, ellos son los que nos han atacado. Nosotros desearíamos relaciones de amistad y de respeto con EEUU. Ahora, ellos están obsesionados con la revolución bolivariana, ellos son los que quieren derrocar al presidente Nicolás Maduro, y en su momento al presidente Chávez. No somos nosotros los que queremos cambiar la política interna norteamericana. Eso es asunto de ellos, ahora lo que no podemos tolerar es que se patee, se atropelle un principio fundamental que es la autodeterminación de los pueblos. Los problemas que tienen los venezolanos y los asuntos de los venezolanos, los resolvemos los venezolanos, no el imperio.

– ¿Tú no crees que hay un descontento en la gente, en la mayoría?
– Sin lugar a dudas. Incluso, en la gente que nos apoya y si tú me preguntas, “¿Estás contento con la situación?”, ¿Cómo te voy a decir que sí? Por supuesto que hay un descontento con la situación económica. Pero ¿Qué piensa el pueblo? El pueblo piensa que nosotros nos tenemos que preservar, cuidar, cultivar mucho. El pueblo piensa que el único gobierno —y esto es correcto— que puede solucionar estos problemas económicos sin someter a la población a un drama mayor que el que estamos viviendo, es el gobierno revolucionario.

– ¿Cuándo lo va a solucionar?
– Yo aspiro que muy pronto.

– ¿En el Congreso qué van a plantear?
– Se van a plantear temas relacionados a la situación económica del país, temas relacionados con el desarrollo del poder popular, la lucha contra las corruptelas, la defensa de la patria. Cómo fortalecemos nosotros los vínculos entre el Estado con su gobierno, con el pueblo. Y aquí hay algo muy importante que está relacionado con la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Ahora, la ANC da un giro gigantesco con el camarada Diosdado Cabello, porque nosotros elegimos la Asamblea Nacional Constituyente hace un año y los resultados fueron extraordinarios, sobre todo en materia de pacificación. Logramos apaciguar esos ánimos terroristas de la derecha venezolana. Ahora, dejamos de cumplir una tarea fundamental, y es vincular, estrechar orgánicamente a la constituyente, que es expresión del pueblo con un mandato popular con el pueblo en sí mismo, que es la máxima expresión de la democracia participativa. Y allí hay un llamado del camarada Diosdado en el sentido, vamos a la calle a dar la cara al pueblo, a orientar al pueblo, a ponerle herramientas al pueblo.

– Tú dices “camarada Diosdado”, pero él no es comunista.
– No, pero camarada del Psuv. Tú sabes que en el Partido Socialista Unido de Venezuela hay un denominador común que es el comandante Chávez y todos coincidimos en eso, pero ahí hay matices, hay un grupo de compatriotas que somos comunistas y hay otros que son socialistas, y hay otros que tienen otras tendencias filosóficas, ideológicas. Pero todos coincidimos en el planteamiento de Chávez del socialismo bolivariano del siglo XXI. Entonces, para volver al tema, la constituyente en la calle como se plantea en estos momentos es catapultar a la revolución, vitalizar al pueblo, desarrollar una estructura tan poderosa, que estaba utilizada como la constituyente, en función de las grandes tareas y la economía fundamental. ¿Cómo se defiende el pueblo frente a los acaparadores?, que eso existe ¿Cómo se defiende el pueblo frente a la especulación? ¿Cómo se defiende el pueblo frente a los atropellos de los poderosos? Y aquí hay que actuar.

– ¿Todos están anotados con Diosdado?
– El Presidente Nicolás Maduro y todos reconocemos su liderazgo, el principal líder de esa revolución. El camarada Diosdado Cabello tiene un liderazgo fundamental, es la segunda figura de nuestra revolución y si al respecto no hay absolutamente ninguna discusión, algunas personas pueden tener alguna opinión crítica hacia cualquiera de los líderes de la revolución, pero ese liderazgo está intacto y se ha podido desarrollar y conservar. Fíjate, el Partido Socialista Unido de Venezuela salió a la calle, hizo una tarea fundamental impidiendo que las guarimbas escalaran, impidiendo que se diera un Golpe de Estado, impidiendo que entráramos nosotros a una guerra civil. Esa es una obra fundamental. La línea se desarrolló en plena sintonía, el presidente Nicolás Maduro. Mucho se ha dicho de manera intrigante en contra de esa relación de absoluta identidad que hay entre esos dos compañeros Nicolás y Diosdado, pero fíjate, después de 6 años ¿Qué ha ocurrido? Que la unidad del chavismo ha podido superar cualquier adversidad y cualquier tipo de intrigas.

– ¿O sea, no hay diferencias?
– Seguramente hay diferencias, entre todos hay muchísimas diferencias.

fuente.quintodia

Loading...
Jesús Faría y su propuesta económica para acabar con el dólar paralelo ha sido Publicado en la(s) categoría(s):
Economía,Última Hora


Sigue leyendo con estos contenidos relacionados:

Marianella Salazar :Zona de Sombra
El Monje de Camoruco @Monje2021 : Maduro quiere que venga el FBI y apretan a la oposición desde el exterior
Werner Gutiérrez, Machiques: exterminio de una ganadería modelo para el mundo
Jesús @CastilloMolleda: No Saben Gobernar
ANGEL MONAGAS en CAIGA QUIÉN CAIGA MI GUERRA PERSONAL…