Muchos viven porque alguien les manda unos dolaritos: Las “remesas” ¡salvación!


Los venezolanos viven de remesas debido a la hiperinflación que vive el país. Gracias a la ayuda de los familiares en el extranjero, suelen aliviar de gran manera los gastos para sobrevivir ante la subida descontrolada de precios en Venezuela.

En medio del trance, los venezolanos sobreviven y hacen “milagros”, para intentar comer tres veces al día. Así pues, muchas personas salen del país para ayudar económicamente a los suyos, y aunque para ellos sea poco, en Venezuela se convierte en una cantidad representativa de dinero.

Similiar a Cuba, esperando la ayuda de los familiares en el exterior, así es la situación actual de Venezuela. Con solo 30, 40 o 50 dólares que envíe una persona del exterior a un familiar venezolano, este, ya logra cubrir sus necesidades.

De esta manera, ya que el sueldo mínimo en el país, no permite cubrir las necesidades básicas, las familias actualmente pueden comprar los alimentos, gracias a las “remesas” de sus familiares o amigos. De otra manera, sería casi imposible.

Muchos, se van al extranjero, por desesperación, por no comer tres veces al día. Emigran con la convicción de contribuir con los gastos de su familia, bien sea para la compra de alimentos, medicinas, y productos de aseo personal. En algunos casos, envían cajas con medicamentos y productos de higiene que para el venezolano es imposible adquirir con su sueldo base.

Asimismo, el sueldo mínimo, solo queda para los pasajes de transporte público, pero a veces, ni alcanza. Mantener un hogar conlleva muchos gastos, y ni siquiera se puede cubrir el gasto alimenticio.

Por otra parte, los exiliados, trabajan en las plazas vendiendo caramelos, empanadas venezolanas, o en tiendas en centros comerciales, aun cuando muchos son profesionales. A pesar de esto, fuera de Venezuela, trabajando en las plazas, ganan lo suficiente para lograr una calidad de vida y para contribuir con los gastos de los familiares que se quedaron en su tierra.

Sin embargo, si un familiar en el exterior envía menos de la cuarta parte de su sueldo mínimo a  un familiar venezolano, este puede vivir más tranquilo, ya que el bolívar está altamente devaluado.  Esto ayudaría de gran manera a las personas que aún intentan sobrevivir en el país.

Mientras tanto, los que luchan en Venezuela, dependen y esperan la ayuda mensual de sus familiares exiliados para poder sobrevivir ante la hiperinflación que vive el país petrolero. Se han convertido en la salvación para los venezolanos ante esta fuerte crisis económica.

Carlis Corpas/Pasante
Noticia al Día

Loading...
Muchos viven porque alguien les manda unos dolaritos: Las “remesas” ¡salvación! ha sido Publicado en la(s) categoría(s):
Última Hora


Sigue leyendo con estos contenidos relacionados: