Obama se despide de los estadounidenses agradeciéndoles haberle hecho “mejor presidente y persona”: “Sí, pudimos”

El presidente saliente de Estados Unidos, Barack Obama, pronunció su discurso de despedida de la Casa Blanca, a diez días de abandonar la Presidencia de Estados Unidos que asumirá, el próximo 20 de enero, el republicano Donald Trump, vencedor de las elecciones del pasado 8 de noviembre.

El presidente Obama agradeció a Estados Unidos y a todos los estadounidenses de los que ha “aprendido cada día” y gracias a los cuales ha logrado convertirse en un “mejor presidente”. “Y me hacen una mejor persona”, dijo.

Obama indicó que el “cambio sólo ocurre cuando la gente común se involucra y camina junta para exigir ese cambio”, subrayando después que precisamente gracias a las medidas adoptadas durante estos últimos ocho años en los que el demócrata ha liderado la Casa Blanca.

“Estados Unidos es un lugar mejor y más fuerte” que al inicio de su mandato. No obstante, ha recordado que depende de “todos” los estadounidenses asegurarse de que el Gobierno pueda hacer frente a los “muchos desafíos” a los que Washington aún se enfrenta.

En su discurso y de cara a la nueva legislatura, dirigida por un republicano al que se le ha acusado, principalmente en campaña, de una retórica extensamente divisiva, Obama ha recordado que la cuestión de la raza “sigue siendo una de las fuerzas más potentes y, a menudo divisiva” en la sociedad estadounidense, si bien ha señalado que las relaciones interraciales en Estados Unidos son “mejores que hace 10, 20 ó 30 años, independientemente de lo que diga la gente”.

Así, ha advertido del problema de discriminar a la inmigración estadounidense, en otra clara referencia a la política que se espera del próximo presidente. “Si no estamos dispuestos a invertir en los hijos de los inmigrantes, disminuimos las perspectivas de nuestros propios hijos”, ha alertado.

“Para demasiados de entre nosotros es más seguro quedarnos en nuestras burbujas, rodeados de gente parecida a nosotros mismos”, indicó. En este sentido, dijo que en el futuro hay que defender las leyes “contra la discriminación” en todos los sectores, desde la contratación al sistema de Justicia, pasando por la educación y la vivienda.

Uno de los desafíos a los que ha tenido que enfrentarse Obama durante su paso por la Casa Blanca ha sido a la creciente amenaza del autodenominado Estado Islámico, que desde 2014 se hizo con el control de vastos territorios en Irak y Siria y que, además, ha perpetrado numerosos ataques en países occidentales, entre ellos Estados Unidos.

En este contexto, Obama ha indicado que la coalición global contra el grupo terrorista, liderada por Washington, ha “eliminado a sus líderes y les ha obligado a retirarse de la mitad de su territorio” y ha agradecido a todos los soldados del Ejército estadounidense.

“Ha sido el honor de mi vida ser vuestro comandante en jefe”, ha añadido. Sin embargo, ha defendido que para defender el modo de vida estadounidense hace falta algo más que un Ejército, ya que la “democracia puede desplomarse cuando se cede ante el miedo”.

Así, ha señalado que hay que mantenerse vigilantes ante cualquier agresión externa y ante el debilitamiento de los “valores que hacen” a los estadounidenses “ser lo que son”.

Por eso, ha defendido su política durante los últimos ocho años en diferentes materias, desde “la lucha contra el terrorismo sobre una base jurídica firme” hasta “el fin de la tortura” con el cierre de la prisión militar de Guantánamo, medida que ha acelerado durante su último tramo de Gobierno.

“Por eso rechazo la discriminación contra los americanos musulmanes, que son tan patrióticos como nosotros y por eso no podemos retirarnos de las luchas globales, para extender la democracia, los Derechos Humanos, los derechos de las mujeres y de la comunidad LGTB, lesbianas, gays, transexuales y bisexuales, sin importar cómo de imperfectos sean nuestros esfuerzos ni cómo de apropiados puedan parecer esos valores”, ha señalado.

El presidente saliente también ha dedicado unas emotivas palabras a su esposa, Michelle Obama, y a sus hijas, Malia y Sasha, la primera de ellas, presente en el acto, junto a su madre.

“Michelle, durante los últimos 25 años has sido no sólo mi esposa y madre de mis hijas, sino mi mejor amiga”, afirmó, antes de subrayar el papel que la primera dama ha tenido en las nuevas generaciones, “que apuntan más alto” porque, ha señalado, la tienen a ella de “modelo a seguir”.

“Malia y Sasha, Uds. se han convertido en dos mujeres estupendas, inteligentes y hermosas, pero lo más importante es que son amables y reflexivas. De todo lo que he hecho en mi vida, por lo que más orgullo siento es por ser su padre”

También ha dedicado unas últimas palabras a su vicepresidente, Joe Biden, a quien felicitó no sólo por su buen trabajo en la Casa Blanca sino por convertirse además en “un hermano”.

Subrayando el “honor” que ha significado para Obama servir a los estadounidenses, cerró su discurso comprometiéndose a seguir “ahí”, al lado de los ciudadanos “como uno más durante los días restantes”. “Les pido que crean”, acotó. “‘Yes, we can'”, ha afirmado, en referencia a su famoso lema de campaña,’Sí, podemos’. “Sí, pudimos”, ha concluido.

Lecturas recomendadas

Loading...

Obama se despide de los estadounidenses agradeciéndoles haberle hecho “mejor presidente y persona”: “Sí, pudimos” ha sido Publicado en la(s) categoría(s):
Última Hora

Haga un comentario

Su email no se publicara.


Su comentario se colocará en cola de moderación si cumple las reglas será aprobado..

*

Cuanto da la operación? * El tiempo se ha acabado, recargue y reintente!