Progreso con Ciudadanía: Dos nociones básicas para la próxima Política Exterior de Venezuela

En los últimos años, tiempos de confrontación y polarización inútil, de chavismo, de pobreza, nuestra visión del mundo, de la historia y del presente, se han distorsionado de tal manera que ideología, improvisación y mala fe han convertido a Venezuela en un país vulnerable, desconfiable y peligroso, y presa fácil ante cualquier maniobra internacional, perdiendo así ejercicio pleno de soberanía, no sólo territorial (mire usted las fronteras), sino además y sobre todo de aquello que constituye deslinde de dignidad y respeto. Invadidos por todas la penurias y plagas, y siendo además y paradójicamente uno de los países más ricos del planeta, somos ahora una de las naciones con mayor índice de pobreza, criminalidad y corrupción.

Ahora bien, ¿cómo podría una nueva política exterior incidir en el cambio no sólo de la imagen del país, nuestra y ajena, y en su estructura moral, hoy tan venida a menos, sino además y también en beneficios concretos y tangibles para sus ciudadanos? Porque el petróleo no ha servido sino para negociar lealtades ideológicas a cambio de regalías inauditables para tantos países en el exterior mientras que aquí, en el fulano socialismo del siglo XXI, no hay con qué curar a los enfermos.

Lo primero sería aclarar perfectamente cuál es la relación entre política internacional y política interna; la diplomacia entre ambas. Según mi criterio, la política interna se impone; la política exterior debe estar al servicio de un proyecto nacional que da prioridad a la calidad y honestidad de vida de nuestros ciudadanos. La política exterior tendría que hacerse con los ojos y los oídos puestos en lo que comercio y negocios internacionales, por ejemplo, suman al bien de la república y a su posicionamiento, que más que abstracción filosófica se concretaría en “ciudadanía” entendida esta como democracia, dignidad, pan, cultura, y mucho más.

La visión mitómana, «saudita» , neo imperialista, protagónica o predestinada de ahora y de antes (Bolívar, Carlos Andrés Pérez y Chávez, por ejemplo), debe dejarse de lado de una vez y definitivamente, y en cambio establecer agendas concretas y realizables que tengan como fundamento la dignidad,  a los ciudadanos y sus derechos humanos entre los que se incluyen  su bienestar,  la paz , sensibilidad y cultura. En suma  prosperidad y ciudadanía para todos.

 

Leandro Area Pereira

Loading...

Progreso con Ciudadanía: Dos nociones básicas para la próxima Política Exterior de Venezuela ha sido Publicado en la(s) categoría(s):
Opinión

Sigue leyendo con estos contenidos relacionados:

José Antonio Gil Yepes: «73 por ciento de los venezolanos ve reducida su capacidad de compra ante aumento salarial”
Carlos Ramírez López: Mataron al Banco Central de Venezuela
Marianella Salazar: Una larga oscurana
Carlos Blanco: Del inmediatismo y el secreto
Armando Martini Pietri: No por mucho colgarse, se vuela de nuevo