PROVEA: Familias enteras a penas comen una vez al día en la zona de Guayana

GUAYANA, VENEZUELA.-Son muchas las familias guayanesas que se enfrentan diariamente a la crisis económica que se vive en el país. Las personas aseguran que deben ingeneárselas para comer con el poco ingreso económico que obtienen de sus labores diarias, reseñó Provea.

Mediante un reportaje realizado por la organización, se pudo constatar que en varios hogares de la Región Guayana se ven en la necesidad de distraer a los niños de la casa para que solo coman una vez al día.

“Ahorita estamos comiéndo arepa seca. Para comer bien necesitaríamos una paca de harina, y no la tenemos. Estos muchachos quieren comer hasta cuatro veces al día. Les digo: ‘no, mijo’. Les digo que se aguanten. No podemos darnos el lujo”, cuenta Mary Marcano, miembro de un hogar de ocho integrantes.

Marcano asegura que la rutina alimentaria en su casa tiene un método: saltar comidas y dejar dormir a los niños hasta tarde para que no desayunen. Cuando despiertan temprano, tienen que improvisar.

“La mayoría de las veces comemos sardinas. Guardamos un cuartico hoy, otro cuartico mañana. No hay proteínas ni para las preñadas. Y a los niños tampoco les dan en la escuela. Lo que les dan a veces es un espagueti con unas papas blancas. Antes uno veía el Lactovisoy. Ya no”, sostuvo Marcano.

Lea la información completa en Provea.

Loading...

PROVEA: Familias enteras a penas comen una vez al día en la zona de Guayana ha sido Publicado en la(s) categoría(s):
Noticias Nacionales

Sigue leyendo con estos contenidos relacionados:

ATROZ! Unos 1000 Militares venezolanos que cruzaron la frontera denuncian que fueron abandonados a su suerte
Vecinos de Caracas protestan por fallas en servicios: Hemos tenido que tomar agua del tanque de la poceta
VIDEO: Explosiones en Subestaciones deja de nuevo a Maracaibo sin electricidad
FOTOS: Maracaibo asaltada por saqueadores que actuaron libremente destruyendo más de 500 negocios
ANGEL MONAGAS en CAIGA QUIÉN CAIGA: LO MÁS PELIGROSO NO ES EL APAGÓN SINO SU REPETICIÓN