Video | El almacén robotizado de medicamentos que debía inaugurarse en 2013

c3    Unidad de Investigación | Cristina González.- En enero de 2013 la ex ministra de Salud, Eugenia Sader, hizo la última inspección pública de los avances del proyecto del Sistema Automatizado de Almacenamiento y Distribución de Insumos Médicos, que consiste en cinco almacenes robotizados destinados a garantizar el abastecimiento de todos los hospitales del país. Hasta la fecha, ninguno ha sido inaugurado.

Sader mostró en televisión nacional las imágenes del centro ubicado en el estado Aragua y estimó su culminación para el mes de febrero de ese año. “Nos acompañan los compañeros del Bandes porque a través del Fondo Chino es que se lleva este financiamiento. En conjunto hemos hecho una evaluación de las instalaciones solicitando ya las fechas de entrega”, dijo.El proyecto fue anunciado por la ex ministra y el presidente Hugo Chávez en 2011 para ser entregado en el primer trimestre de 2012. Pero el almacén de Aragua y los otros cuatro (en Miranda, Barinas, Anzoátegui y Lara) aún no entran en funcionamiento y varios están a medio construir, según datos reportados en el Registro Nacional de Contratistas sobre el avance de las obras.Estos almacenes se ejecutan en el marco del Convenio China-Venezuela y las principales contratistas son la empresa china ZTE y la compañía venezolana Inversiones Mis Nietos, C. A., que sólo tiene un empleado en nómina.

www.ultimasnoticias.com.ve

Cristina González | Laura Weffer.- “Un paciente de la tercera edad falleció el mes pasado acá en el Hospital Central de Maracay por falta de antibióticos. Murió de neumonía. Él no tenía plata para comprar el medicamento y aquí no había. Esto es el día a día. No hay materiales para trabajar, sino que los traen los pacientes”, denuncia José Trujillo, médico sanitarista y toxicólogo de ese centro de salud.

Muy cerca de este hospital, en la población de Santa Cruz de Aragua, se encuentra el primer almacén robotizado del Sistema Automatizado de Almacenamiento y Distribución de Insumos Médicos, proyecto anunciado en octubre de 2011 por el ex presidente Hugo Chávez, con la finalidad de garantizar el abastecimiento de medicinas en los centros de salud del país.

El proyecto -que incluye cuatro almacenes más (Lara, Barinas, Anzoátegui y Miranda)- está a cargo de la empresa china ZTE, en el marco del convenio China-Venezuela, con una inversión de $500 millones, y debía estar listo el primer trimestre de 2012.

En enero de 2013, la ex ministra de Salud, Eugenia Sader, aseguró durante una inspección de la infraestructura que el centro aragüeño se inauguraría a finales de febrero de ese año. “Es por ello que hoy hemos venido a supervisar, dando los toques finales, porque nada detendrá la revolución en salud”, señaló en aquella ocasión.

A un año y tres meses de ese anuncio los almacenes robotizados esperan por su activación. Pese a que en la Memoria y Cuenta de 2012 la ministra Sader aseguró que el proyecto estaba en 80% de avance, hasta la fecha aún no comienzan a funcionar.

De acuerdo con el Registro Nacional de Contratistas (RNC), las estructuras físicas están a medio construir, información que corroboraron al menos tres empresas subcontratadas para la ejecución. Últimas Noticias conoció que, al menos en la construcción del establecimiento de los Valles del Tuy, el principal almacén en todo el país, no se labora desde hace dos meses.

En los presupuestos ministeriales de 2011 a 2013 no se refleja asignación de recursos a este proyecto, así como tampoco a través de créditos adicionales en el mismo período. Además, desde enero de 2013 las autoridades de salud ni la Presidencia de la República informan del estatus de las obras. Sin embargo, la Memoria y Cuenta del Ministerio de Salud de 2013 da cuenta de procesos de auditorías a los dos galpones más adelantados, ubicados en Miranda y Aragua, sin especificar los resultados.

Mientras que estudiantes universitarios protestan junto a médicos y enfermeras en el Hospital Central de Maracay porque falta lo más elemental, “como gasas, inyectadoras, soluciones, antibióticos y analgésicos”, según Ángel Sarmiento, presidente del Colegio de Médicos de la entidad; el proyecto para la dotación de insumos aún no arranca.

Paralizados. Los almacenes robotizados surtirían a todos los hospitales del país de insumos y medicamentos a través de una red inteligente, con conexión al satélite Simón Bolívar.

El centro más grande estará ubicado, según declaraciones de Sader, en los Valles del Tuy, con 138 mil metros cuadrados de superficie. Pero la construcción se encuentra paralizada desde hace dos meses y medio. La edificación, ubicada en un terreno aislado dentro del Fuerte Guaicaipuro, permanece rodeada de tierra y vegetación alta. Los militares no tienen relación con el proyecto e incluso desconocen de qué se trata, según afirmaron algunos uniformados destacados en el lugar.

La estructura (un edificio completamente vacío y tres galpones cerrados) no tiene valla de señalización que la identifique. La empresa constructora responsable ni siquiera dejó la maquinaria.

“Esto se detuvo porque no bajaron más recursos”, dijo uno de los vigilantes de la obra. La causa del retraso tampoco es un secreto para los vecinos de la zona, quienes ofrecen la misma respuesta: “Los ingenieros dijeron que falta presupuesto”, según afirmaron en una visita realizada por ÚN el 1 de abril.

De acuerdo con la información que el Registro Nacional de Contratistas (RNC) reporta sobre esta obra en Miranda, ya se concluyó la edificación del galpón principal, los módulos de vigilancia y los tanques de almacenamiento, y se ha adelantado 40% en la construcción de paredes, piso y techo en paneles de poliuretano (usados para cámaras frigoríficas). Los cinco centros dispondrán -de acuerdo con el proyecto inicial- de áreas de refrigeración para los medicamentos que requieren conservarse a una temperatura menor de 20, 12 y 8 grados centígrados, dependiendo del caso.

La principal contratista venezolana para llevar adelante los trabajos es Inversiones Mis Nietos, C.A., aunque en la información que ofrecen en el RNC no hace mención a estas obras. (Ver recuadro).

Soberanía en espera. En la Memoria y Cuenta del año 2011 del Ministerio de Salud se destaca la importancia de estos trabajos al afirmar que impulsarían “la seguridad y soberanía farmacéutica en cuanto a servicios de conectividad se refiere”. Sader explicó ese año que los centros permitirían “preservar y distribuir los medicamentos a través de un sistema automatizado que interconectará a los hospitales por regiones”. Ello -aseguró- se efectuaría mediante un sistema de comunicación satelital.

Cada hospital tendría una conexión a través de una antena especial instalada en el centro asistencial, que alertaría al almacén correspondiente sobre la falta de determinado insumo.

El ex viceministro de Redes para la Salud, José España, fue uno de los primeros en anunciar los beneficios de este proyecto en 2011. Ofrece un ejemplo para ilustrar su funcionamiento: “Imaginemos que en el Hospital Universitario hicieran falta guantes quirúrgicos. El sistema alertaría sobre el déficit al almacén correspondiente, en este caso el de Miranda, a través de la antena que ya está instalada en el hospital. Los sistemas en el centro de almacenamiento inmediatamente responderían a la solicitud y, a través del sistema robotizado, se cargarían los guantes y con un camión con GPS se surtiría de este producto al centro asistencial”. Sin embargo, el médico aún espera los resultados y desconoce las causas del retraso. Se intentó localizar a Sader a través de sus compañeros de gabinete, pero no saben de sus derroteros.

Está previsto que cada centro tenga un área para el almacenamiento robotizado y otro para el manual, transporte horizontal y vertical automatizado, una zona especializada para los productos refrigerados, medicamentos psicotrópicos y otros de especial almacenamiento. Además contarían con salas de reuniones, taller mecánico y un espacio destinado para los trabajadores. El representante de ZTE en Venezuela, Ángel Galindo, aseguró en 2011 que se vigilaría la fecha de caducidad de los productos farmacéuticos.

Uno de los gerentes de proyecto de ZTE, Reinaldo Suárez, explicó -tras establecer contacto con sus oficinas en Caracas- que no podía declarar sobre los avances debido a un convenio de confidencialidad con el Ministerio de Salud.

Fallas de seguimiento. El Ministerio de Salud reconoció en 2011, entre los obstáculos de su gestión, la inexistencia de una base de datos para el seguimiento y evaluación de la ejecución de los convenios internacionales que Venezuela mantiene en materia de salud. “La Oficina de Cooperación Técnica y Relaciones Internacionales presentó limitaciones”, indica el documento.

El informe de gestión de 2013 de ese organismo señala que la Unidad de Auditoría Interna realizó actuaciones fiscales de inspección a los galpones de Miranda y Aragua, mas no informa sobre los resultados de estas evaluaciones.

Las cuentas de 2011, 2012 y 2013 no muestran el desembolso de recursos de este organismo para la construcción de los almacenes automatizados.

Al menos cuatro inspecciones hizo la ministra Sader entre 2012 y principios de 2013, según reseñas oficiales. Las únicas imágenes que mostró correspondían al funcionamiento automatizado en el interior del almacén de Aragua: “No se estaría haciendo nada con hospitales, CDI, si no les llevamos los insumos requeridos”, declaró en la última supervisión. Desde entonces, transcurre más de un año de silencio gubernamental sobre el tema.

Solo un empleado tiene la contratista
La contratista venezolana del proyecto de los almacenes automatizados del Ministerio de Salud es la compañía Inversiones Mis Nietos, C.A., pese a que está suspendida del Registro Nacional de Contratistas (RNC) y solo cuenta con un empleado en nómina. Está registrada en el estado Apure, según el RNC, pero la empresa no figura en la base de datos del registro mercantil de esa entidad. Uno de los subcontratistas señaló que la sede se encuentra en Valencia.

Se trató de contactar por vía telefónica a los representantes de esta compañía pero no contestaron las llamadas.

Los resultados ofrecidos en el RNC por cada una de las empresas subcontratadas por Inversiones Mis Nietos, C.A., contrastan con los avances reportados por el Ministerio de Salud.

Por ejemplo, la empresa Inversiones Cyven, C.A., que participa en la edificación de los cinco centros, solo ejecutó 75%, 40% y hasta 0,0% de lo estipulado en varios de sus contratos de construcción y suministro de materiales vinculados al proyecto; de acuerdo con la información del RNC.

Ileana Guerra, vocera de la empresa, niega alguna paralización en sus labores. “Eso continúa, pero quien tiene la información es la contratista. Nosotros solo somos subcontratistas”, asegura.

Otra de las empresas comprometidas en la construcción de este complejo es Inversiones Delram, C.A. Andrés Delgado, presidente de la misma, afirma haber cumplido con la totalidad de las labores de ingeniería civil asignadas a su compañía.

“Nosotros trabajamos en el almacén de Charallave e hicimos todo lo que tenía que ver con obras civiles. Cuando nos fuimos, lo que faltaba era más que todo la parte tecnológica”, cuenta.

Pedro Torres, vicepresidente de Construcciones T&S, C.A., manifiesta que el almacén de Lara está culminado desde 2012. “Nosotros hicimos lo que nos correspondía. Ya eso está listo y entregado”.}

ccdda616d59e453b8a04213c033b0a30.jpg

Cristina González | Laura Weffer
www.ultimasnoticias.com.ve

 

Loading...
Video | El almacén robotizado de medicamentos que debía inaugurarse en 2013 ha sido Publicado en la(s) categoría(s):
Noticias Nacionales,Última Hora

Sigue leyendo con estos contenidos relacionados:

DIANCA construye buques de fibra de vidrio para exportar
Dianca amplía su capacidad de varada
Gobierno de Venezuela aumentó el salario mínimo a Bs. 3.000.000
Luis Vicente León: Gobierno podría fortalecerse con una población más dependiente de migajas
Gobierno Español exige a Maduro: “rebajar la verborrea sin ningún fundamento”