ANGEL MONAGAS en Caiga Quién Caiga: venezolanos tenemos derecho a ser felices

ANGEL MONAGAS CAIGA QUIEN CAIGAANGEL MONAGAS CAIGA QUIEN CAIGA

Este gobierno no tiene ninguna capacidad y Maduro menos, por eso es obligatorio, tienen que irse. Ni los chavistas niegan esta realidad.

La espera de Venezuela, está basada fundamentalmente en lo que decida el Gobierno de Estados Unidos. La situación mantiene preocupados a los chavistas, de todos los sectores y también a la oposición. La trascendencia de una decisión de Donald Trump, afecta la geopolítica mundial y de manera muy especial a la América Latina. Para muchos es urgente y necesario una definición.

Donald Trump rodeado de una coyuntura electoral, se encuentra mucho mejor a la presentada cuando fue electo, evidentemente tampoco para irse a dormir la siesta. Las campañas electorales en Estados Unidos son muy duras. Mucho más que las nuestras, merced al elemento mediático y las nuevas tecnologías de la información. Trump es el mayor representante del capitalismo mundial, sin embargo vive crisis y reajustes, batallas a lo interno de su país contra cúpulas económicas, políticas que nunca lo perdonaron ni lo han visto con buenos ojos. Esas élites trasladan los conflictos al escenario mundial, para afectarlo. Ese país por su desarrollo, se desenvuelve en la esfera exterior. Allí no hay problemas de calles rotas, de huecos, de carencia en hospitales, de gasolina o de electricidad. El sistema no lo reclama. El tema económico y de política exterior domina la escena. Para muchos analistas, desde hace mucho tiempo, el tema ideológico no existe o nunca ha sido óbice para actuar los Presidentes. El elemento LIBRE MERCADO, es intrínseco en todos los actores políticos. Probablemente Bernie Sanders sea una mosca en la leche y por eso su futuro electoral luce altamente improbable de tener éxito. Ellos no pierden horas, días, semanas y meses en elaborar un estúpido PLAN DE LA PATRIA.

Trump es un conservador. Radical. Una mezcla de muchos elementos. Un populismo muy medioeval, nativo. Se siente obligado a no abandonar el destino protagónico de Estados Unidos. Eso lo llevo al poder. Surgen preguntas ¿Es realmente Venezuela un tema importante para darle prioridad a una acción militar? Muchas respuestas en afirmación y en negación.

Los venezolanos tenemos derecho a ser felices. Esta pesadilla debe terminar. Si el gobierno de Estados Unidos sigue en su postura meramente retórica, yo no criticaría a Guaidó  en el intento de Noruega. Eso sí, no me parece es la falta de claridad. Ocultar lo que es evidente. Yo preferiría otra opción. Como siempre repito, no es lo que uno quiere, sino lo que se puede.

CRISIS Y NEGOCIO CON LA GASOLINA EN LA FRONTERA

 

En toda Venezuela hay problemas con el suministro de combustible. En los estados fronterizos llega a niveles de paroxismo. No negamos la crisis pero de tanto ver las colas, larguísimas, interminables, de kilómetros y kilómetros, me pregunte ¿Dónde está esa gente el resto del día porque las ciudades, Maracaibo, San Cristobal, entre otras, se ven solas? Al revisar diario observo que muchas caras se repiten. La venta de gasolina es una fuente de empleo. Muchos tienen como trabajo hacer colas y vender gasolina. El gobierno de la peor manera resolvió parte de la crisis económica, de un segmento importante de la población y por el otro lado, los mismos que supuestamente nos protegen contra el contrabando, son los promotores. Vender gasolina es el mejor negocio para muchos padres y madres, que el sueldo no les alcanza y la miserable caja CLAP no cumple.  Los militares de paso, hacen fortunas con ello. Un gobierno eficiente no permitiría esta situación y las colas existirían, en mucha menor proporción.

PEQUIVEN:

Próximo a declarar una contingencia se encuentra el Ministro Reverol. Pareció que se fue del Zulia pero no se ha ido. La planta  que produce gas propano de Pequiven, está paralizada. Están a la espera de un barco ruso, que los asista con materia para surtir nuevamente. Ahora eso sería romper las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela. ¿Se arriesgará Rusia a perder uno de sus mejores clientes en materia de petróleo? Recuerden el refrán: En la puerta del cielo primero yo que mi padre.

VLADIMIR PETIT RESPONDE A LOS LABORATORIOS

Acertadamente el ex secretario juvenil de Copei, en los años 80, Vladimir Petit Medina, saliéndole al paso a unas declaraciones en su contra por esos laboratorios que todos los partidos y líderes de esta Venezuela nuestra usan, señala: “Quién lidera desde la popularidad y la pierde…no la recupera nunca más. Se trata de un sentimiento y una emoción correlativa. Su pérdida acarrea desilusión en los liderados y pone el sol en las espaldas del líder. Normalmente es rematado por un líder con autoridad”.

Algunos le respondieron hablando del problema de comunicación, lo cual es cierto. La ambigüedad en los mensajes, etc.

El problema es de lo que busca cada supuesto “líder”. Digo supuesto porque es que el drama en Venezuela es que “cualquier bolsa” es líder. Basta un buen mercadeo, musiquita, dinero para pagar campaña y evidentemente saber aprovechar las oportunidades. Aquí cualquiera es diputado, concejal, etc. Cualquier es diplomático en la Quinta y también en la Sexta, que aún no han llegado pero ya nombran a las cuotas del G4 de la MUD.

Mi padre solía decirme “En política hijo no te preocupes tanto por prepararte, preocúpate por hacer amigos, sencillamente porque cuando ellos llegan…Tú llegas”. Sobran ejemplos de lo señalado por mi papá. Chávez gobernó con amigos, después los olvidó. A algunos por lo menos. Igual sucedió con Caldera, Pérez, Lusinchi y hasta con el mismísimo Rómulo. Eso no es pecado si son preparados.

El problema Vladimir, si es que por casualidad me lees, no es la popularidad. El asunto es el populismo. Explico. Que una persona se haga popular por ser bueno, por ser héroe, por dar una batalla en las peores condiciones, es válido. El inconveniente es que muchos buscan hacerse “populares” y hacen y dicen cosas, se comprometen, se hipotecan en lo personal. La popularidad debe ser una consecuencia y no una causa. Yo no debo votar por el que me dicen que es “popular”, sino por el que yo creo, veo, que ha hecho cosas concretas, tangibles o da argumentos lógicos, razonables. En Venezuela es todo lo contrario. Desde una oficina se construyen liderazgos. Finalmente la calle se los come y la ciudadanía paga las consecuencias de políticos no preparados para asumir los retos.

DE QUIEN ES LA CULPA

Yo no culpo a Guaidó, ni siquiera a los chavistas o a Maduro por lo que Venezuela es. Ellos son responsables, de lo bueno o de lo malo. El gran culpable somos cada uno de los venezolanos que seguimos cambiando “oro por espejitos”. Que creemos sin ver, porque confundimos fe con esperanza sin distinguir los campos de la Religión y de la política. Seguimos personas, no ideas. Somos como gran parte del mundo, mesiánicos y pensamos en una persona como la respuesta a la crisis. No reclamamos. Nos tragamos todos los cuentos y caemos en la trampa, sobre todo en esta fase, de que debemos callar porque si no lo hacemos, estamos jugando para el chavismo.

Yo confió en Guaidó, creo en sus esfuerzos. El problema es que “eunuco” mental no soy y mi deber es preguntar, expresar, criticar. No más “cheques en blanco” para nadie. Esto no es un culto. A mí me tienen que demostrar, convencer y responder a mis observaciones. Después de 40 años, más 20 de este desastre, estamos en el deber de decir YA BASTA. Yo creo que vamos bien. No obstante no se calle lo que no le parece. Reclame sinceridad. Juzgue a sus líderes y funcionarios. El modelaje es importante y siempre estemos vigilantes de eso. El modo de vida de nuestros dirigentes, diputados, no se compadece con el discurso de que no tienen “ingresos”. Si eso molesta lo lamento.

Y Vladimir tenemos que esforzarnos por hacer comprender, que lo “popular” no siempre es lo mejor; Eso es populismo y no otra cosa y le ha hecho mucho daño a las democracias del mundo. Como decía Karl Popper el drama de las democracias es que se vota no siempre por el más capaz y luego no hay manera para enfrentarlo. Si la gente hubiese sabido la falta de preparación intelectual y emocional de Chávez, jamás hubiera votado por él. Él era el mejor charlatán. Eso sí. Una mueca de Caldera y Rómulo con el humor de Emilio Lovera y lo cómico de Joselo. Las referencias a los personas no son para ofender. Son solo para graficar.

Salgamos de Maduro. Eso sí, no repitamos la historia. Guaidó es única y exclusivamente una circunstancia para la transición. Venezuela necesita un liderazgo formado, de hierro templado, con la sensibilidad de una mujer y el carácter de un hombre. Yo creo que los hay. Por vida de Cristo, no nos volvamos a equivocar. Ya basta de la vieja Venezuela que intenta mantenerse a flote con títeres. Yo no me la calo y lo enfrentaré. Valorando cada acción y hecho que hasta el presente no he visto y seguiré esperando porque Guaidó asuma el mando de la transición, para luego ir a la construcción del país anhelado.

Deseo de corazón que en Noruega, cualquiera sea la denominación que le demos a ese evento, haya soluciones claras y contundentes a la tragedia venezolana.

Sígueme en twitter, periscope e Instagram como @Angelmonagas. Estamos de lunes a viernes en ASÍ AMANECE VENEZUELA por Gustosaradio.com, venemedallostereo.com, canales youtube Noticias, Entrevistas y Deportes, CaigaQuienCaigaCQCTV y Spreaker.com.

En :Opinión,Última Hora

Recomendamos estas Noticias, Artículos de Opinión y contenidos interesantes

ANGEL MONAGAS en Caiga Quién Caiga: La corrupción también dice presente en el Gobierno Interino

ANGEL MONAGAS en Caiga quién Caiga: El sueño de un joven que espera justicia de Guaidó o de Vecchio

ANGEL MONAGAS en Caiga quién Caiga, El drama de un país: Educadores no tienen como enterrar sus muertos…

ANGEL MONAGAS en Caiga quién Caiga: Qué no pasó el 16N

ANGEL MONAGAS en CAIGA QUIÉN CAIGA: BOLIVIA ALTERÓ EL 16N en Venezuela