Antanas Mockus: “La unión hace la fuerza” y “respeto la vida”.


  antanas Antanas Mockus, uno de los dos favoritos en la carrera por la presidencia de Colombia, se deja balancear como péndulo entre dos militantes que impiden su caída: es su manera de mostrar a los colombianos que deben recuperar la “confianza”.

Profesor Antanas, ¡salve usted la patria!”, vocifera un hombre en un parque cerca de la costa en Buenaventura, principal puerto colombiano, sobre el Pacífico, donde el candidato por el Partido Verde citó a los habitantes.

Mockus, quien según los últimos tres sondeos puede ganar la presidencia en la segunda vuelta de las elecciones el 20 de junio, tiene una apariencia inesperada para un candidato en un país víctima de un conflicto armado.

Con una barba recortada y un collar con girasoles, Mockus camina lentamente y sostiene un lápiz, símbolo de su combate a favor de la educación.

Hasta hace un mes, Mockus apenas despertaba interés y las intenciones de voto no sobrepasaban el 10%.

Ahora, podría convertirse en el próximo presidente de Colombia, país con 46 millones de habitantes, grande como España y Francia juntos y que comparte sus fronteras con otros cinco países, con dos guerrillas todavía activas, varios grupos paramilitares, decenas de narcotraficantes y miles de hectáreas de plantaciones de coca.

El miércoles Mockus reafirmó su estrategia de campaña, que por el momento parece ser la clave de su éxito frente al autoproclamado sucesor del presidente saliente, Álvaro Uribe, el ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos (partido de la U, derecha).

En cada reunión, el ‘profe’ habla como un sacerdote invitando a la gente a recuperar la “confianza”, asumir una moral más estricta, en su lucha contra la corrupción.

A la mamá no se le pega, es una norma que todo el mundo respeta en América Latina“, declaró Mockus ante estudiantes de Buenaventura, una de las plataformas del narcotráfico, donde la tasa de homicidios es de 41 por 100.000 habitantes, es decir cerca de 10 veces más que en los países europeos.

Esta norma se rige por tres pilares “la ley”, el sentimiento de “culpa”, y “la vergüenza” que uno sentiría cometiendo este acto, explica el ex alcalde de Bogotá (1995-1997 y 2001-2003) antes de expresarse largamente sobre la necesidad en Colombia de entender que “la vida es sagrada”.

Luego, Mockus realiza ejercicios de toma de confianza colectiva, invitando a los asistentes a repetir con él y en voz baja: “La unión hace la fuerza” y “respeto la vida”.

Me gusta la forma en que él critica la realidad de la sociedad colombiana“, opina la estudiante de 22 años, María del Pilar Cabezas, que acudió para escucharlo.

“Tiene los pies en la tierra”, añade su amiga Ingrid Mosquera, de 20 años.

“Su fuerza es la humildad”, declara Paul Olmedo, de 21 años, al referirse a Mockus y a su fórmula vicepresidencial, Sergio Fajardo.

Según su entorno, este profesor de matemática se inspira en la filosofía kantiana y en las teorías del sociólogo alemán, Jurgen Habermas, lo que no impide que su mensaje sea simple, como lo expresa en su perfil en Facebook, con 460.000 seguidores.

El programa del candidato por el partido verde se basa casi exclusivamente en una palabra: “confianza”, que debe, según él, permitir a los colombianos manifestar su voluntad de oponerse a la cultura mafiosa.

“El narcotráfico genera desconfianza y la desconfianza es el infierno”, declara a la AFP. “La gente debe, pura y sencillamente, oponerse a él”, añade.

“Se necesita una nueva actitud cultural. En Colombia aún hay ciudades donde hay más tolerancia al narcotraficante que al adicto y eso es preocupante”, estima el candidato.

En cuanto a relaciones internacionales, Mockus promete que seguirán un principio sencillo: “Uno debe estar abierto a conocer seres humanos distintos”.

NP




Categoria(s) del contenido: Última Hora


Comparte en tus redes sociales:

Síguenos en nuestras redes sociales:


Sigue leyendo los temas más populares: