Claves para adiestrar a tu cachorro

Socialización:
Lo que tu cachorro aprenda acerca de las personas y el ambiente en este momento será un aprendizaje para el resto de su vida. De la cuarta a la duodécima semana un cachorro adquiere casi todas sus capacidades sensitivas, motoras y de aprendizaje. Cuanta mayor interacción de cariño establezcas en este momento, más fuerte será el lazo entre tú y tu perro. Planifica jugar por lo menos dos veces al día con tu cachorro. Utiliza el juego para enseñarle a tu cachorro las reglas básicas de adiestramiento.

Cuando su veterinario lo considere seguro, deberás llevar a tu cachorro afuera según sus posibilidades. Muéstrale a tu cachorro una variedad de experiencias positivas. Visita tres lugares nuevos por semana y preséntaselo a cinco personas nuevas en cada lugar (encuentre una variedad de personas). Lleva a tu cachorro a pasear en auto y utiliza un transportador para poder manejar tranquilo.

Los cachorros pueden estar predispuestos a desarrollar fobias entre las 8 y 11 semanas. Durante este período, sería bueno ser precavido y no exponer a tu cachorro a experiencias estresantes, tales como exposición a multitudes y voces desconocidas y fuertes. Si se asusta, bríndale seguridad con voz alentadora y pasa a otro tema rápidamente. Ten en cuenta que tu cachorro percibirá lo que sientes por lo que debes responderle en forma natural. Prestarle demasiaba atención a una mala experiencia podría causarle una fobia.

Cepilla a tu cachorro diariamente con mucho afecto y seguridad convirtiendo ese momento en uno especial para ambos. Al mismo tiempo, tómale las patas y orejas y ábrele la boca para examinarlo. Hazle masajes por todo el cuerpo. Si el cachorro molesta dile «no» con firmeza. Cuando esté tranquilo, háblale con voz dulce y agradable. De la misma manera, enseñarle a tu cachorro a que se deje limpiar las patas será una ventaja cuando sea adulto y corra adentro de la casa en un día lluvioso.

Claves para el adiestramiento con correa:

El adiestramiento con correa es un proceso gradual. Sin embargo, las claves para este tipo de adiestramiento son parte esencial del adiestramiento básico del cachorro. Como primera medida debes hacer que tu cachorro use un collar. Podrá resistirse al principio pero no te des por vencido; por la seguridad del cachorro ésta es una regla que no se debe romper. Una vez que tu cachorro se adapte al collar, déjalo que arrastre la correa por toda la casa, siempre bajo tu supervisión. Cuando sea la hora de sus necesidades, guía al cachorro hasta el lugar donde evacua con la correa. Acostúmbralo a caminar a tu izquierda, dándole ese lugar cada vez que lo lleves afuera. La mayoría de los cachorros aprenden a querer a su correa ya que es la señal de que van a salir y a los cachorros les encanta investigar.

Inclínate:

Una vez que tu cachorro se haya adaptado a su correa, podrás enseñarle a «inclinarse». Ubica a tu cachorro en tu lado izquierdo y comienza a caminar. Habla con tu cachorro y trata que te preste atención convirtiéndote en lo más importante ante su vista. Cuando se distraiga y corra, como lo hará, llámalo y dile «inclínate» y gira en U en forma abrupta. El cachorro se dará cuenta que está detrás tuyo y correrá nuevamente a tu lado. Felicítalo y repite el mismo procedimiento. Si tu cachorro encuentra que inclinarse es divertido y es felicitado por ello aprenderá rápidamente.

Ven:

Esta orden de adiestramiento básica se la deberás enseñar a tu cachorro desde el primer día en que lo traigas a tu casa. Al igual que con todas las órdenes básicas primero llámalo por su nombre y enseguida dile una orden de una sola palabra, por ejemplo: «Max, ¡ven!». Di esta orden con voz enérgica. Cuando te obedezca, felicítalo. Si no viene enseguida, tira de la correa y luego guíalo hasta ti.

Si tienes problemas para que tu cachorro vaya hacia ti estudia tu técnica. ¿Lo estás llamando por su nombre para llamar su atención? Inclínate a su nivel y pon mucha energía en una orden. Felicítalo y repite de inmediato; los cachorros disfrutan volver a su dueño. Nunca di «ven» en un tono de voz enojado o con el fin de retar a tu perro. «Ven» debe ser considerado un comportamiento positivo.

Siéntate:

Enseñarle a sentarse a tu perro lo mantendrá alejado de muchos problemas y lo ayudará con su socialización; a las ocho semanas ya está preparado para aprender la orden básica. En primer lugar deberás llamarlo por su nombre y luego darle la orden en un tono amistoso. Ayúdalo a sentarse haciendo que flexione las patas de atrás. Una vez que se haya sentado felicítalo. Repite el ejercicio con frecuencia para reforzar el adiestramiento.

También puedes enseñarle a sentarse ofreciéndole comida como premio. Utiliza un Snack de Purina®; muéstrale el alimento al cachorro. Una vez que tengas su atención, trata que siga el snack con la vista mientras lo mueves hacia arriba y sobre su cabeza. Al seguir el alimento el cachorro deberá sentarse.

“Siéntate » es una excelente orden para felicitar a un cachorro. Una vez que el cachorro entienda que si se sienta será felicitado, no deberás preocuparte por que tu cachorro no te salte a ti o a otras personas para llamar la atención.
Fuente PURINA

En :Mascotas

¿Por qué mi gato me ignora cuando lo llamo?

En el Día Mundial de los Animales, las Mascotas venezolanas sufren abandono y hambre

Misión Nevado efectuará este miércoles jornadas de salud

¿Tienes un perro de mascota y te dejas lamer la cara? Te sorprenderás saber a todo lo que te expones!!

Tips para el cuidado de tu mascota