Usuarios que celebraron cuando prohibieron aumentar las tarifas reportan fallas con la señal de Movistar

Los Usuarios que celebraron cuando el gobierno prohibió aumentar las tarifas de telefonía celular, reportan problemas a nivel nacional con la señal de Movistar.

Luego de meses degradandose el servicio de las telefonicas, ha terminado por reventar la cabulla, y como dice el dicho «revienta por lo más delgado»… comenzó la caida libre del servicio telefónico inalambrico en Venezuela.. no hay repuestos, no hay telefonos, no hay líneas, las antenas las desvalijan y como no dejan aumentar las tarifas no hay inversión.

Hace meses, cuando las operadoras, Movistar y Digitel plantearon un esquema de ajuste de sus tarifas para continuar invirtiendo en su red móvil, los usuarios en su gran mayoría se quejaron.. claro, es fácil pretender obtener un servicio casi gratis, ellos no son los que tienen que pagar millones de dólares que no se recuperan porque el monopolio de las monedas extranjeras lo tiene el gobierno y los billetes verdes solo los ven los enchufados.

¿Ahora bien, algún eunuco mental o foca rojita podría explicar como una operadora de telefonía puede mantener sus servicios cuando hasta un piche cable de cobre es importado y el gobierno no entrega divisa?

¿Como puede una empresa mantener su calidad de servicio con varios aumentos salariales en el año y una inflación rozando el 1000% en algunos rublos de insumos?

En artículos anteriores hemos hablado sobre el servicio de internet en Venezuela, el cual es el peor en calidad de atención al cliente y potencia de la señal, en la actualidad no solo es internet o servicio de navegación sino el de llamadas y mensajería los que son afectados.

Veamos algunas impresiones en la red social twitter:

 


Gil Yepes: En la Venezuela postpetrolera la democracia hubiese sido más sólida

ANGEL MONAGAS en CAIGA QUIÉN CAIGA: BARBADOS Y LA SITUACIÓN ACTUAL

Aníbal Sánchez: “Uno de cada Cuatro Venezolanos inscritos en el RE tiene por actualizar un dato”

Proteccionismo vs. Libre Mercado

LUIS VICENTE LEÓN: ¿Quién se queda aquí?