Como quemar calorías con ejercicios desde casa

Conozca Lo que el gobierno Ruso admitió acerca del programa de dopaje denunciado como una de las mayores conspiraciones en la historia del deporte


Tras varios meses de negación y acusaciones, Rusia  pareció aceptar algo acerca de la responsabilidad en una de las mayores conspiraciones en la historia del deporte: un extenso programa de dopaje que alteró los resultados de los principales eventos deportivos en el  mundo.

El escándalo  se descubrió en 2015 cuando una atleta rusa filtró los detalles del programa a la prensa, motivando así una investigación por parte del Comité Olímpico Internacional (COI) y de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

A raíz de las conclusiones del informe, el cual arrojó como resultados finales que se trataba de un programa institucionalizado con el respaldo del Estado,  a numerosos atletas rusos se les prohibió la participación en las Olimpiadas de Río 2016.

La segunda parte de la investigación, dada a conocer el pasado 9 de diciembre, reveló que más de 1.000 deportistas rusos se beneficiaron del programa de dopaje que encubría los resultados positivos de los atletas entre 2011 y 2015.

En varias entrevistas publicadas en el periódico estadounidense New York Times el martes pasado, los funcionarios encargados de reformar el sistema antidopaje en el deporte ruso concedieron que sí hubo un operativo, aunque rechazaron que fuera ideado y respaldado por el Kremlin.

«Fue una conspiración institucional», reconoció Anna Antseliovich, directora general en funciones de la agencia rusa antidopaje (RUSADA, por sus siglas en ruso).

Y Vitaly Smirnov, el veterano dirigente deportivo de 81 años que ha formado parte de los organismos oficiales en Moscú desde la época de la Unión Soviética y que fue nombrado por el presidente Vladimir Putin para reformar el sistema antidopaje, le dijo al periódico estadounidense que no «quisiera hablar por la gente responsable».

«Desde mi punto de vista, como antiguo ministro de deportes y presidente del comité olímpico, hemos cometido muchos errores», indicó.

Smirnov también sugirió que las filtraciones hechas por los Fancy Bears, un grupo de hackers que revelaron los informes médicos de varios atletas de élite alrededor del mundo, mostraron que Rusia tampoco está compitiendo en una igualdad de condiciones con el resto de los países.

No obstante, en un comunicado emitido este miércoles, RUSADA aseguró que las palabras de Antseliovich fueron distorsionadas.

Y la agencia hizo notar que la declaración de Antseliovich fue una cita textual de las palabras utilizadas por el abogado canadiense Richard McLaren cuando reveló en su segundo informe sobre la «conspiración institucional que existió en atletas de deportes de verano e invierno».

Según RUSADA, el texto aparecido en el New York Time crea la impresión que la directora de la agencia «admitió de un sistema institucional de encubrimiento de dopaje en Rusia», lo que negaron.

El Kremlin, por su parte, informó que las autoridades rusas «necesitan comprobar la autenticidad» de la palabras de Antseliovich y reiteró que Rusia siempre ha negado las acusaciones en su contra.

Los dirigentes deportivos rusos habían negado que llevaran a cabo  un operativo de dopaje ideado para favorecer a sus atletas pese a los numerosos casos en los se han visto implicados varios de sus más destacados deportistas, lo que ha influido en la decisión de varias federaciones deportivas de retirarle el derecho de ser sede de competencias internacionales.

Esto último puede que haya sido el detonante en el radical cambio de posición de Rusia, que puede estar buscando reconciliarse con los reguladores deportivos para levantar las sanciones que pesan sobre sus atletas y volver a recibir la certificación necesaria para llevar a cabo controles antidopaje con la mira puesta en la próxima Copa del Mundo de fútbol en 2018.




En: Deportes
Temas relacionados:


Senadores demócratas de EE.UU. acusan a Putin de dirigir una «campaña de desinformación» en Cataluña

Una joven sedujo a varios opositores del gobierno ruso





Subir