Croquetas de Pollo

CROQUETAS DE POLLO

Croquetas de pollo cremosas, Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo entera.
  • 1 cebollín mediano.
  • Aceite vegetal.
  • Pimienta.
  • Nuez moscada.
  • Sal.

Para la salsa bechamel:

  • 50-60 gramos de mantequilla.
  • 2 cucharadas de harina de trigo.
  • ½ litro de leche.
  • 1 pizca de nuez moscada.
  • Pimienta.
  • Sal.

Para rebozar

  • Aceite de girasol.
  • 1 huevo grande.
  • Pan rallado.

Preparación

  1. Con el pollo crudo y fresco, comienza por trocear la carne en dados pequeños. A estos dados prepárales un sofrito de aceite con el cebollín finamente cortado, y luego añadir la carne de pollo y continuar sofriendo. Cerciórate de que el pollo se cocine por completo, pero sin que llegue a perder su suculento jugillo, así evitarás unas croquetas secas. Adoba con sal, pimienta y nuez moscada.
  2. Dado el caso de que tengas sobras de pollo ya condimentado, solo trocéalo y úsalo así. Mas, si y solo si, lo consideras necesario, realza su sabor sofriéndolo de nuevo de la manera que acabamos de describir.
  3. Cuando, a continuación, mezcles el pollo con la salsa bechamel ¡será el momento en el que el super poder se active! En ese preciso instante sucederá algo extraordinario en el universo sideral: nuevas croquetas de pollo se estarán gestando en el planeta tierra.
  4. Debidamente tapada con papel film, lleva la mezcla de pollo y bechamel al frigorífico por espacio de unas 4 horas, o si lo prefieres, durante una noche entera, de un día para otro. Sabemos que no quieres esperar por tus croquetas, pero el objetivo táctico de esta larga espera es que la mezcla de pollo con salsa se solidifique.

  5. A las horas, o al día siguiente…
  6. Retira la masa del frigorífico y ten cerca preparados -por separado- el huevo batido, el pan rallado y el aceite de girasol en caliente.
  7. Toma un pequeño puñado de la masa y con ambas manos dale forma de dedo abultado, algo alargado. Palpa que esta forma se torne compacta y de fácil manipulación, porque enseguida tendrás que pasarla por el huevo batido, luego cubrir de pan rallado, y finalmente freirla en el aceite. Repite este procedimiento con todos y cada uno de los dedillos que te alcance hacer con tu masa, y fríelos flotando en aceite hasta que se doren por todos lados.
  8. Dedillo listo, dedillo que extraerás del aceite y colocarás sobre papel absorbente.

Ya están listas tus croquetas de pollo caseras.

Atención: un truco ninja-samurái para obtener las croquetas perfectas, esas que no se deshacen en el aceite de la sartén ni se desbaratan al servir en el plato, es armarlas todas y guardarlas de nuevo en el frigorífico durante medio día o un día entero más. ¡Aquí el super poder se incrementa y se convierten en invencibles! Pero ya, si quieres ahorrarte este tiempo, puedes obviar este paso e ir directamente a freír.

En :Gastronomía

Hamburguesas de pollo y brócoli

Puré de yuca con queso al horno

Receta: Cómo preparar harina casera con cualquier tipo de granos!

Arroz frito con Pollo y Huevo

Ensalada de pepino estilo tai