Como quemar calorías con ejercicios desde casa

El Mundo: Jerarcas del chavismo investigados por lavado en el Banco Madrid


c7     Mientras el entonces presidente de Venezuela Hugo Chávez proclamaba que “el capitalismo decapita la Historia” o que “hay que construir una nueva patria socialista”, al menos media docena de sus altos cargos y empresarios afines realizaban operaciones con indicios del peor capitalismo en el Banco Madrid, según el informe elaborado por la unidad española antiblanqueo, el Sepblac.

Fuentes policiales aseguran a EL MUNDO que en el informe en poder de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales figuran al menos tres ex viceministros venezolanos, el ex jefe de Inteligencia, un ex ejecutivo de la petrolera estatal PDVSA y un empresario considerado próximo a Chávez, que han podido manejar fondos en España procedentes presuntamente de sobornos millonarios a cambio de adjudicaciones del régimen venezolano.

Todos estos jerarcas venezolanos aparecen en la relación de clientes descubiertos en la filial española de la Banca Privat d’Andorra (BPA), sin que la entidad tomara las medidas necesarias para evitar que blanquearan dinero, incumpliendo de forma muy grave la normativa española. La actuación de Banco Madrid con éstos y otros clientes, como el mafioso ruso Andrei Petrov, ha sido remitida a la Fiscalía.

La investigación española va más allá de la información difundida el lunes por el FinCEN, la unidad antiblanqueo de Estados Unidos, y precisa con nombres propios que al menos parte de la cúpula del régimen bolivariano de Chávez aprovechaba su posición de poder para hacer negocios propios a espaldas de su pueblo. El duro informe estadounidense afirmó que “BPA facilitó transferencias por valor de 4.200 millones de dólares relacionadas con blanqueo de capital venezolano”. No dio nombres, aunque sí aseguró que se trata de “una red que contó con BPA para depositar ganancias de corrupción pública”.

Según fuentes policiales, entre los clientes de Banco Madrid figura el que fuera en la pasada década viceministro de Energía de Venezuela, Nervis Gerardo Villalobos. La investigación española le atribuye sociedades en Madeira e Islas Vírgenes y está considerado próximo al actual embajador de Venezuela en la ONU y presidente del gigante petrolero estatal, Rafael Ramírez.

El ex embajador de EEUU en Venezuela Otto Reich presentó una denuncia en 2013 en la que implicaba a -entre otros- Villalobos, por intermediar en sobornos para que el grupo estadounidense Derwick se adjudicara en 2009 proyectos energéticos en Venezuela. El ex viceministro lo negó, asegurando que ahora se dedica a labores de consultoría. Según la investigación, Villalobos ha recibido “pagos de consultoría” de la empresa española Duro Felguera, que se adjudicó en mayo de 2009 un contrato de 1.500 millones de euros en Venezuela.

Duro Felguera logró convertirse en contratista principal para construir la central de ciclo combinado con la que abastecer de energía a Caracas. El presidente de la empresa que tramitó la adjudicación, Electricidad de Caracas, y viceministro de Desarrollo Eléctrico era Javier Alvarado Ochoa. Este último aparece también entre los clientes de Banco Madrid y, al igual que Nervis Villalobos, figuró en la denuncia del ex embajador estadounidense. Según Reich, el hijo de Alvarado recibió sobornos que se materializaron posteriormente en adjudicaciones para el desarrollo eléctrico del país. Las fuentes policiales consultadas consideran inaudito que Banco Madrid no comunicara al Sepblac ni realizara un seguimiento especial de estos clientes. El consejo del banco y la propia entidad han sido expedientados por faltas graves y muy graves.

En el caso de los dirigentes venezolanos se considera grave que la entidad incumpliera el deber de comunicar al Sepblac, pese a que presentaban indicios de blanqueo en violación del artículo 52.1 h de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales.

En el grupo aparece también el empresario de seguros Omar Farias, considerado como una de las personas que se han enriquecido en el régimen gracias a las buenas relaciones con el equipo de Chávez. Farias administra en España la sociedad Inversiones Porbónica.

En las investigaciones del Sepblac, Farias aparece como un personaje clave con posibles cuentas B en el Banco Madridrelacionadas con posibles operaciones turbias del régimen en el exterior. La entidad española llegó a bloquear una operación de 13 millones realizada por Farias, pero no realizó investigación alguna, según las fuentes conocedoras del informe del Sepblac, que fue entregado el pasado lunes a los miembros de la cúpula de Banco Madrid.

La mezcla de negocios y contactos con el régimen está personificada también por otro cliente de Banco Madrid, Carlos Luis Aguilera Borjas, ex director de Seguridad del régimen. Borjas administra en España la sociedad CLAB-Consultoría Inmobiliaria y es además uno de los principales accionistas y consejeros de Constructora Girardot 53, una de las empresas agraciadas a finales de la pasada década con obras en el metro de Caracas, siendo Chávez presidente. La investigación en España examina la relación de Aguilera con empresas españolas que se adjudicaron obras importantes en el metro de Caracas.

La Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por CAF, Cobra, Constructora Hispánica y la compañía Dimetronic logró adjudicarse en 2008 un contrato para remodelar la línea 1 del metro de la capital por 1.400 millones de euros. El presidente de Constructora Hispánica, Alfonso García Pozuelo, figura entre los empresarios a los que el juez Ruz ha exigido fianza en el caso Gürtel.

También del aparato de Seguridad de Chávez es otro cliente de Banco Madrid, el ex viceministro Alcides Rondón. Es uno de los casos en los que la entidad incumplió, según los investigadores, su obligación de realizar un examen especial, tal como establece el artículo 52.1 g de la citada ley de 2010.

Es el mismo caso de Francisco Rafael Jiménez Villarroel, ex dirigente de la petrolera PDVSA, también cuando era presidida por Rafael Ramírez. Esta gigantesca empresa venezolana, clave para la economía de su país, figura de forma destacada en el informe estadounidense como importante plataforma de fondos.

Al informe de Sepblac hay que añadir el ya concluido en el Banco de España tras una inspección realizada entre abril y junio del pasado año sobre el funcionamiento de Banco Madrid y que ha facilitado la remisión del caso a la Fiscalía.

Destaca que en el informe remitido por la Sepblac, la entidad informa de que Banco Madrid no tomó las medidas necesarias para evitar el blanqueo de dinero.

Entre los investigados se encuentran el ex viceministro de Energía Nervis Gerardo Villalobos, el militar Alcides Rondón (que ocupó puestos clave de seguridad con Chávez), el exviceministro de Desarrollo Javier Alvarado, el jefe de los servicios de inteligencia Carlos Aguilera y los empresarios Rafael Jiménez y Omar Farias.

Según El Mundo, estas seis personas “han podido manejar fondos en España procedentes presuntamente de sobornos millonarios a cambio de adjudicaciones del régimen venezolano”.

El diario agrega que el informe del Sepblac va más allá de la información difundida hace unos días por la unidad antiblanqueo de Estados Unidos (FinCEN) que afirmó, sin dar nombres, que “BPA facilitó transferencias por valor de 4.200 millones de dólares relacionadas con blanqueo de capital venezolano”.

El supervisor financiero andorrano intervino el BPA tras la comunicación del FinCEN estadounidense, que señalaba a la entidad por un presunto delito de blanqueo de capitales procedentes del crimen organizado.

El departamento del Tesoro de Estados Unidos acusaba a algunos directivos del BPA de colaborar en el blanqueo de dinero de clientes chinos, rusos, mexicanos y venezolanos.

Entre los clientes del grupo estarían el Cártel de Sinaloa, organización criminal mexicana dedicada al narcotráfico; Andrei Petrov, presunto miembro destacado de la mafia rusa y la petrolera estatal venezolana Pdvsa, reseñó EFE

El diario El Mundo publica hoy la reseña de los cargos ocpuados por los protagonistas del escándalo con el título “Los seis jerarcas implicados”.

Alcides Rondón

Ha sido un todoterreno en el Gobierno de Chávez. Aunque su paso fuerte fue como viceministro de Seguridad Ciudadana, también formó parte del Ejecutivo como vicecanciller para Asia, Medio Oriente y Oceanía y llegó a ser canciller en funciones. Antes, Rondón desempeñó el cargo de viceministro de Información y Comunicación. En todos los casos, los nombramientos de ambos fueron difundidos por Chávez, con su peculiar estilo, en su programa dominical Aló, Presidente.

Al margen de estar al frente de las fuerzas de seguridad (donde hay unidades consideradas y calificadas de paramilitares), a su disposición estaba también el control de dos satélites de telecomunicaciones. Su capacidad de estar al corriente de los movimientos telefónicos era por tanto enorme. Y eso le daba una potente presencia en el seno del grupo fuerte chavista. Alcides Rondón es general del Ejército retirado y coincidió con Chávez en la academia militar. Está bajo sospecha por su implicación con una empresa panameña que realizaba oscuras operaciones, ahora bajo la lupa judicial.

Javier Alvarado

Fue viceministro de Desarrollo Eléctrico y dirigió Bariven, la filial de Petróleos de Venezuela. También estuvo al frente de Electricidad de Caracas, donde se vio inmerso en una polémica por la compra de la deuda a una sociedad estadounidense.

A partir de 2000 fue gerente de RRHH de Pdvsa (Petróleos de Venezuela). También desempeñó el cargo de gerente general de Pdvsa Occidente, fue director de Intevep (Instituto de Tecnología Venezolana para el petróleo) y casi inmediatamente después presidente del instituto dedicado a las investigaciones en el sector petrolero.

En 2007 se encarga de la presidencia de la Electricidad de Caracas. En 2011, el periodista Juan Carlos Zapatadenunciaba los presuntos sobreprecios en los megacontratos con multinacionales españolas para las grandes obras eléctricas que llevan a cabo. Luego regresó a Pdvsa como presidente de Bariven y después volvió a Intevep. Desde entonces se desconoce de su paradero, mientras al menos tres denuncias en su contra cursan en la Fiscalía.

Nervis Villalobos

Fue viceministro de Energía y presidente de una empresa estatal. Bajo su responsabilidad circularon todas las inversiones, tanto internas como externas, relacionadas con los recursos naturales, en un país tan rico en petróleo.

Una demanda presentada en 2013 en una corte federal de Nueva York por el ex subsecretario de Estado de Estados Unidos Otto Reich alega que una empresa que fue favorecida con contratos millonarios en el sector eléctrico habría pagado sobornos a altos funcionarios de ese país, entre quienes se encontraría también el director de la petrolera oficial Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Rafael Ramírez.

Carlos Aguilera

Ex jefe de los servicios de inteligencia de Venezuela, era una persona de la máxima confianza de Chávez, con el que participó en el fallido golpe de Estado de 1992. Capitán retirado, fue también su guardaespaldas y miembro de su primer anillo de seguridad.

Cursó estudios de Ingeniería en Sistemas (aunque no los acabó). Junto con otros cuatro militares, formó el “primer anillo de seguridad” del fallecido presidente venezolano. Fue el último director de la Disip antes de que se creara el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin).

Figura como empresario que ha podido tener relación con una Unión Temporal de Empresas (UTE) españolas que participó en la rehabilitación de la línea 1 del metro de Caracas, y que está ahora mismo bajo el manto de la sospecha.

Omar Farias

Su nombre se rodea de polémica. Ya en 2009 apareció en un amplio listado de empresarios sospechosos, vinculados con altos cargos del Ejecutivo, por enriquecerse en una trama vinculada con banca, licencias, importaciones y tráfico de influencias.

Su empresa Seguros Constitución se ubica entre las cinco más importantes de Venezuela. La empresa fue creada en el 2005, después de que Farías dejase de ser un mero corredor de seguros para pasar a controlar la empresa Sofitasay cambiarle el nombre a Constitución. En el 2007, decide internacionalizar de la empresa, logrando expandir sus negocios a Ecuador, República Dominicana yPanamá.

Rafael Jiménez

Formó parte de la dirección de la petrolera estatal PDVSA, una empresa no sólo fundamental para la economía del país, sino que también ha sido y es estratégica en la política implantada por Chávez y continuada por Maduro.




En: Gobierno
Temas relacionados:


Expresidente Pérez Molina cobraba 50% de sobornos: contable de mafia aduanera





Subir