El último soldado estadounidense abandona Irak


 Bagdad, 18 dic .- Los últimos soldados estadounidenses que quedaban en Irak abandonaron hoy el país en dirección a Kuwait, con lo que Washington pone fin a casi nueve años de presencia en Irak.

La televisión oficial iraquí mostró imágenes del convoy de vehículos blindados con decenas de soldados de EEUU que cruzaron la frontera entre Irak y Kuwait a primera hora de la mañana.

De esta forma, EEUU ponía fin a casi nueve años de presencia militar en Irak en el marco del repliegue total de sus tropas, cuyo plazo expiraba el próximo día 31.

En los últimos días, el Ejército estadounidense había ido cerrando capítulos de esta retirada con la entrega a las autoridades iraquíes de los prisioneros que tenían en sus manos y el traspaso de la última base militar en su poder.

Con la transferencia del control de la base Imán Ali, como la conocen los iraquíes, o Camp Ader, como la llaman los estadounidenses, en Al Nasriya, en el sur, los norteamericanos concluían la entrega de las 505 bases que han estado bajo su supervisión todos estos años en Irak.

El jueves pasado, la bandera estadounidense era arriada en Bagdad en un acto cargado de simbolismo al que asistió el secretario de Defensa de este país, Leon Panetta.

En medio de la alegría que causa entre los iraquíes la marcha de los uniformados estadounidenses, el analista político Fahd Yaber consideró que “la destrucción de las infraestructuras y el número de víctimas civiles que causó la ocupación quedarán por largos años fijos en las retinas de los ciudadanos”.

Y es que los más de ocho años de guerra en el país árabe dejan más de 100.000 iraquíes muertos, según la ONG Iraq Body Count, y más de 4.400 soldados estadounidenses fallecidos, a los que habría que sumar otras bajas de la coalición internacional.

En opinión de Yaber, la retirada va a tener repercusiones negativas tanto a corto como a largo plazo, “sobre todo, en el ámbito de la seguridad porque las fuerzas estadounidenses salieron del país sin dejar una cobertura aérea que proteja el cielo de Irak y sin unas instituciones de Inteligencia fuertes”.

A ese respecto, Yaber destacó la pobreza de los equipamientos de los cuerpos de seguridad iraquíes.

Además, “las instituciones de seguridad en su mayoría se someten a lealtades sectarias y partidistas. Están todavía lejos de la práctica profesional que actúa a favor de todos los iraquíes”.

Precisamente la falta de imparcialidad y la mala praxis de las fuerzas de seguridad iraquíes fueron algunos de los argumentos esgrimidos por el segundo bloque político del país, Al Iraqiya, del exprimer ministro Ayad Alaui, para suspender su participación ayer en el Parlamento.

Con esta medida, se abre la puerta a una nueva crisis política en Irak justo cuando los soldados estadounidenses abandonan el país de acuerdo con el pacto de seguridad firmado entre Washington y Bagdad en diciembre de 2008.

Pese a que oficialmente los últimos uniformados de las Fuerzas Armadas de EEUU se marcharon hoy, Yaber subrayó que 157 militares de esta nacionalidad permanecerán en Irak, junto a un pequeño grupo de marines, para la protección de la Embajada estadounidense.

En paralelo al repliegue de EEUU, la OTAN terminó ayer de manera oficial su misión en Irak, iniciada en 2004, tras no llegar a un acuerdo con las autoridades locales para que sus efectivos dispusieran de inmunidad.

En los últimos años, la OTAN ha participado en la formación y entrenamiento de las fuerzas de seguridad iraquíes.

Según datos de la organización, la misión ha entrenado a más de 5.000 efectivos militares y a más de 10.000 policías en Irak y ha ofrecido al país más de 115 millones de euros en equipamiento castrense.

Los últimos soldados estadounidenses abandonaron Irak el domingo al amanecer con destino a Kuwait, poniendo fin al retiro total de este país que invadieron hace cerca de nueve años, confirmó un mando norteamericano a la AFP en la frontera.

El 20 de marzo de 2003, las fuerzas estadounidenses penetraron masivamente en Irak para derrocar al antiguo dictador Sadam Husein, que sería ejecutado posteriormente.

Sólo permanecerán en Irak 157 soldados norteamericanos encargados de entrenar a las fuerzas iraquíes y un contingente de Marines para proteger la embajada de Bagdad.

El último convoy, compuesto por 110 vehículos que transportaban medio millar de soldados, pertenecientes en su mayoría a la 3ª Brigada de la 1ª División de Caballería, atravesaron la frontera a las 07H30 (04H30 GMT).

Hace ocho años y nueve meses, las tropas estadounidenses cruzaron la frontera en sentido inverso en lo que se llamó “Operation Iraqi Freedom” (Operación Libertad Iraquí), que daría paso a la guerra más polémica de la historia de Estados Unidos desde la de Vietnam, casi medio siglo antes.

El ejercito estadounidense llegó a contar con 170.000 hombres en el momento de mayor intensidad de la lucha contra la insurrección y con 505 bases en Irak.

“Es agradable saber que es nuestra última misión aquí. Escribimos una página de la historia, somos los últimos en marchar”, declaró el soldado Martin Lamb, integrante del último convoy.

Fechas clave de la presencia en Irak

A continuación los principales acontecimientos relacionados con la intervención estadounidense:

–2003–

20 de marzo: Inicio de la operación “Libertad de Irak”, con ataques aéreos contra Bagdad e ingreso de las tropas estadounidenses y británicas por el sur. Washington acusa a Sadam Husein de poseer un arsenal de armas de destrucción masiva.

9 de abril: las tropas estadounidenses entran en Bagdad. El régimen de Sadam se derrumba.

1º de mayo: el presidente estadounidense George W. Bush declara el “fin de los combates”, aunque prosigue la “guerra contra el terrorismo”.

16 de mayo: El estadounidense Paul Bremer, nombrado administrador civil, prohíbe el acceso de miembros del partido Baas (de Sadam) a la función pública y disuelve los organismos de seguridad.

2 de octubre: Estados Unidos reconoce que no se descubrió ningún tipo de arma de destrucción masiva en Irak.

16 de octubre: La resolución 1511 de la ONU prevé el despliegue de una fuerza multinacional.

13 de diciembre: Sadam Husein es capturado cerca de Tikrit (al norte de Bagdad).

–2004–

Abril-agosto: Enfrentamientos entre las fuerzas de la coalición y los partidarios del clérigo radical chiita Moqtada Sadr.

28 de abril: Difusión de impactantes imágenes de presos iraquíes humillados por militares estadounidenses en la cárcel de Abu Graib.

28 de junio: Traspaso de poder de la coalición al gobierno iraquí.

21 de diciembre: Atentado contra una base estadounidense en Mosul (norte): 22 muertos, entre ellos 14 marines. El ataque es reivindicado por un grupo vinculado a Al Qaida.

–2005–

30 de enero: primeras elecciones libres en 50 años, boicoteadas por los sunitas (la etnia de Sadam).

6-7 de abril: el kurdo Jalal Talabani presidente, el chiita Ibrahim al Jaafari primer ministro.

15 de diciembre: primeras elecciones legislativas, la Alianza iraquí unificada (chiita) sale victoriosa.

–2006–

22 de febrero: dinamitado un mausoleo chiita en Samarra (norte de Bagdad). Unos 450 muertos en violencias intercomunitarias.

20 de mayo: Nuri al Maliki primer ministro.

7 de junio: el jefe de Al Qaida en Irak, Abú Musab al Zarqawi, muere en un bombardeo estadounidense.

13 de julio: Estados Unidos transfiere a las autoridades iraquíes el control de la seguridad de 18 provincias.

30 de diciembre: Sadam Husein es ejecutado en la horca.

–2007–

10 de enero: Bush anuncia refuerzo del contingente en Irak con 30.000 militares.

–2008–

23 de marzo: ascienden a 4.000 los estadounidenses muertos desde el comienzo de la invasión.

27 de noviembre: ratificación parlamentaria del acuerdo de seguridad que prevé el retiro de las tropas estadounidenses de Irak antes de finales de 2011.

–2009–

1 de enero: Irak toma el control de la “zona verde” en Bagdad, símbolo de la ocupación estadounidense.

27 de febrero: el presidente Barack Obama anuncia que la mayoría de los soldados estadounidenses se habrá retirado de Irak antes de finales de agosto de 2010 y el retiro total antes de fines de 2011.

30 de junio: las tropas estadounidenses se retiran de las ciudades y núcleos urbanos.

19 de agosto, 25 de octubre y 8 de diciembre: atentados en Bagdad contra edificios gubernamentales: al menos 386 muertos.

–2010–

7 de marzo: elecciones legislativas, con resultados que hasta ahora no han permitido formar una coalición de gobierno.

11 de agosto: el jefe del ejército iraquí juzga prematuro el retiro de los estadounidenses en 2011.

24 de agosto: quedan menos de 50.000 soldados estadounidenses en Irak.

25 de agosto: los insurgentes demuestran su poderío, haciendo estallar 14 coches bomba en varias ciudades, que dejan al menos 52 muertos.

31 de agosto: fin de la misión de combate de las tropas estadounidenses.

10 de noviembre: todas las facciones políticas iraquíes acuerdan compartir el poder.

21 de diciembre: gobierno de unión, completado en febrero de 2011.

–2011–

6 de junio: cinco soldados estadounidenses mueren en un ataque, el día más mortífero para las fuerzas estadounidenses en Irak en más de dos años.

3 de agosto: Irak autoriza negociaciones para mantener instructores militares estadounidenses después de 2011. El 8 de septiembre el Pentágono dice que aprueba mantener entre 3.000 y 4.000 soldados.

15 de agosto: 74 muertos en atentados. Al Qaida en Irak reivindica gran parte de los ataques.

21 de octubre: Obama anuncia que las fuerzas estadounidenses, cerca de 39.000 militares, se retirarán hacia fin de año.

9 de noviembre al 7 de diciembre: el ejército estadounidense entrega a los iraquíes sus bases aéreas en Balad (norte de Bagdad) y al Asad (oeste), así como la base Victory Base Complex cerca de Bagdad.

Quedan menos de 7.000 militares y contractuales civiles del ministerio estadounidense de Defensa concentrados en cuatro bases.

18 de diciembre: los últimos soldados estadounidenses cruzan la frontera con Irak, casi nueve años después de la invasión.

El astronómico costo de la guerra

Decenas de miles de civiles iraquíes muertos, al igual que miles de soldados de la coalición, en más de ocho años de una guerra que consumió además miles de millones de dólares: el coste del conflicto en Irak ha sido astronómico.

+ El coste humano

Desde la invasión estadounidense del país en marzo de 2003, al menos 126.000 civiles iraquíes murieron debido al conflicto, según Neta Crawford, profesora en la universidad de Boston. A ello hay que añadirle 20.000 soldados y policías iraquíes y más de 19.000 insurgentes.

Según la organización británica IraqBodyCount.org, las pérdidas civiles se cifrarían en entre 104.035 y 113.680 desde 2003.

Del lado de la coalición, Estados Unidos perdió 4.484 efectivos, unos 3.500 en combate. Cerca de 32.000 militares resultaron heridos, según las cifras del Pentágono. El Reino Unido perdió 179 soldados. También fallecieron 139 soldados de otras nacionalidades.

Alrededor 1,75 millones de iraquíes están refugiados en países vecinos o se han visto forzados a desplazarse en su país, según la ONU.

+ Cientos de miles de soldados desplegados

Al inicio de la operación “Iraqi Freedom” (“Libertad Iraquí”), había desplegados 150.000 soldados estadounidenses en el país, más 120.000 que apoyaban la operación desde el exterior. También participaron en la invasión más de 40.000 soldados británicos.

El número de efectivos fue cayendo regularmente y se situó en 165.000 a finales de 2006, antes de que Washington decidiera enviar 30.000 hombres de refuerzo para tratar de frenar la explosión de violencia.

En septiembre de 2010, la operación llega a su fin, pero 50.000 soldados estadounidenses permanecieron hasta ahora en en el país para ayudar a la formación del ejército iraquí.

+ El coste financiero

El Pentágono ha destinado cerca de 770.000 millones de dólares desde 2003 en las operaciones en Irak. A ello hay que sumarle la parte indeterminada del presupuesto del Pentágono que también ha servido para financiar la guerra.

Hay que agregarle además el coste de la ayuda estadounidense a Irak, de ocuparse de los heridos y de los veteranos.

Sobre los veteranos, los costes netos resultantes de la operación iraquí son difícilmente separables de los de las operaciones en Afganistán. En total suman alrededor de 1,25 millones de veteranos. De hecho, las estadísticas publicadas por el gobierno estadounidense no hacen distinción entre los dos.

A finales de 2010, Estados Unidos ya había gastado cerca de 32.000 millones de dólares en atención médica a los heridos y en pensiones por invalidez, que para los veteranos son vitalicias.

Los costes futuros son exponenciales. Linda Bilmes, profesora en la Universidad de Harvard, cree que los costes médicos y de pensiones entre ahora y 2055 para los veteranos serán de entre 346.000 y 469.000 millones de dólares.

NP




Categoria(s) del contenido: Noticias Internacionales


Comparte en tus redes sociales:

Síguenos en nuestras redes sociales:


Sigue leyendo los temas más populares: