COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Florida aplica polémica pena de muerte a reo acusado de doble asesinato


Tras volver a implementar la pena de muerte hace apenas un mes en el Estado de la Florida, Estados Unidos, este no duda en volver a aplicarla y ejecuta a un hombre que fue condenado a morir tras ser acusado de asesinato doble.

Michael Lambrix, de 57 años, fue formalmente acusado del asesinato de Clarence Moore y Aleisha Bryan, en 1983, justo al frente de su casa, cerca de la localidad de LaBelle, al noreste de Fort Myers, luego de una larga noche de borrachera.

Lambrix fue adormecido, con la ayuda de un calmante, antes de recibir la inyección letal y fue declarado muerto a las 6:22 pm del jueves 5.

Durante el proceso judicial, Lambrix expuso en múltiples ocasiones que Moore mató a Bryan y que él mató a Moore en defensa propia.

Sin embargo, la compañera de vivienda de Lambriz, Frances Smith, declaró que ambos conocieron a las víctimas en un bar y que los cuatro se fueron a casa para comer algo y continuar la fiesta.

Una vez en casa, según la declaración de Smith, Lambrix le pidió a Moore salir afuera. “Regresó unos 20 minutos después y le pidió a Bryant salir”, testificó.

Más tarde, acorde a la revelación, Lambriz entró a la casa embarrado de sangre.

La fiscalía alegó que Lambrix mató a Moore con una barra de hierro y estranguló a Bryant por celos.

Condenas, apelaciones

 

Hace apenas un mes, Lambrix protagonizó una huelga de hambre, que duró 12 días, para protestar la decisión del alto cuerpo judicial.

 

Desde 1976 se han ejecutado en Florida a 94 reos, según las autoridades carcelarias de Florida. La penúltima ejecución fue realizada el pasado 24 de agosto, cuando el condenado, acusado de asesinato doble, Mark Asay, de 53 años, de la raza blanca fue sometido a una dosis de inyección letal.

Actualmente, 357 personas, cuatro de ellas mujeres, esperan en el corredor de la muerte su ejecución mediante la inyección letal.



En :Noticias Internacionales

Temas relacionados:


gobernador de Florida firma ley que pretende reanudar la pena de muerte