Gobierno venezolano intenta detener la minería ilegal de oro

mineria600x29 En plena selva venezolana, en uno de los campamentos de minería ilegal que recientemente fue intervenido por el Ejército, sólo quedan perros famélicos y cilindros de combustible vacíos.

Hace apenas unos días, este reducto en el sureste de Venezuela albergó a casi 1.000 personas y tenía además de una pista de aterrizaje, una iglesia, una peluquería, varios hoteles y hasta un burdel.

Hasta aquí han sido atraídos por décadas miles de mineros ilegales de los vecinos Brasil, Colombia y Guyana para explotar los grandes depósitos de oro venezolanos.

Y junto con los mineros llegó un enorme daño ecológico que el Gobierno pretende frenar con la puesta en marcha del “Plan Caura” en uno de los escenarios de mayor diversidad biológica del mundo: las cuencas de los ríos Caura, Caroní, Icabarú y Paragua en el estado Bolívar.

El jefe del plan, Henry Rangel, dijo que hasta la fecha las fuerzas militares lograron inhabilitar 357 campamentos y desalojar en total a unas 10.245 personas, incluidos 177 extranjeros que fueron deportados.

“Hemos evitado que se produzcan una tonelada de oro y 5.000 quilates de diamantes al mes”, dijo Rangel a medios internacionales en Canaima a donde acudió con otras autoridades para verificar los avances del plan, que inició hace dos meses.

Mientras que el ministro de Defensa, Carlos Mata, contó que han “desmantelado hasta talleres de aviación y maquinaria pesada”.

Según cifras oficiales, la minería aurífera formal en Venezuela produce alrededor de seis toneladas al año.

Sobre la producción de diamantes no hay datos oficiales, aunque fuentes no gubernamentales calculan que anualmente es de unos 200.000 quilates, los cuales son traficados -vía Brasil- hacia Europa.

Oficialmente Venezuela no ha exportado un solo diamante desde el 2005 y en el 2008 se retiró de la certificación internacional Kimberley (KPCS, por sus siglas en inglés) ante la amenaza de sanciones por no informar su producción.

Representantes de Naciones Unidas junto a países productores y compradores de diamantes crearon el proceso Kimberley para regular el comercio internacional de diamantes y evitar que financie a grupos armados en zonas de conflicto.

Y además de diamantes y oro, mineros ilegales acabaron con árboles de 30 metros, con ríos que alimentan a poblaciones indígenas y con suelos que tardarán hasta 150 años en recuperar su productividad.

El área contaminada forma parte de las 30.000 hectáreas del Parque Nacional Canaima donde se encuentra el Salto Angel, la caída de agua más alta del mundo.

GRANDES RESERVAS DE ORO

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien ha nacionalizado vastos sectores de la economía en sus 11 años en el poder, está redoblando esfuerzos por explotar oro ante el descenso de los precios del crudo.

Y Venezuela, miembro de la OPEP y dueño de la mayor reserva de gas de Latinoamérica, cuenta con uno de los mayores depósitos de oro no desarrollados del mundo: Las Cristinas.

Sin embargo, tras innumerables trabas jurídicas, la extracción industrializada del preciado mineral en el yacimiento está detenida.

A principios de junio, la China Railway Engineering Corp anunció que comprará la mayoría del proyecto Las Cristinas, sobre la que la canadiense Crystallex tiene un contrato operativo.

La firma china es la última en una larga lista de interesados en la mina cuyas reservas totales se estiman en 17 millones de onzas de oro, pero la negociación seguramente necesitará aprobación de Venezuela.

El Gobierno ha asegurado por meses que sólo industrializará la explotación de oro en asociaciones con empresas transnacionales que acepten ser sus socios minoritarios y asegura que lo establecerá en una nueva ley de minas.

El presidente socialista venezolano ha anunciado públicamente que podría desarrollar Las Cristinas y el adyacente Brisas -en manos de la canadiense Gold Reserve- con empresas rusas.

ORO Y ALGO MAS

Los mineros no sólo se internan en la selva en busca de oro y diamantes, muchos van detrás del preciado coltán, un superconductor utilizado en casi la totalidad de dispositivos electrónicos desde teléfonos móviles, pasando por televisores de plasma hasta armas teledirigidas.

“Los mineros ilegales no sólo aprovechan los minerales sino también la madera y si consiguen coltán, lo aprovechan también”, precisó a Reuters el ministro de Ambiente, Alejandro Hitcher.

Según Chávez, Venezuela tendría una “gran reserva” de coltán. El principal productor de este recurso estratégico es la República Democrática del Congo, que cuenta con el 80 por ciento de las reservas mundiales estimadas.

En la región, Brasil y Colombia tienen grandes reservas del preciado superconductor.

“El Plan Caura sirve fundamentalmente para liberar a los esclavos que aquí trabajan porque ellos no son los responsables, sino los capos del oro que no están aquí (en la selva) sino en las grandes ciudades y hasta en el extranjero. Ellos son el blanco final de este plan”, explicó Mata.

Sin embargo, los mineros -expulsados o reconvertidos- persisten en la actividad.

Para Alfredo Villanueva, vocero de los mineros de La Paragua, la solución es no repetir los errores del pasado.

“El plan debe ser sustentable y se deben corregir las fallas que tuvieron otros planes como la reconversión minera en el 2006″, opinó.

En :Última Hora

Gobierno venezolano rechaza liberación de Posada Carriles

Venezuela cancela mayor parte de deuda con exportadores de Colombia

Venezuela asegura más de la mitad del pago de deuda a colombianos

Gobierno venezolano reiteró su voluntad de construir nuevas relaciones con Colombia

Gobierno Venezolano estima que inflación cerrará 2010 en 27,9%