Hasta las mascotas están pasando hambre

A diario buscan la comida para los perros y gatos que viven en Asodepa. Doris Rubio, presidenta de la asociación sin fines de lucro, comentó que también sufren la escasez del alimento concentrado para animales en el refugio. Aunque «gracias a Dios nunca nos faltó» el insumo vital para la alimentación de los caninos y felinos tienen que mantenerse en la búsqueda.

«Estamos haciendo igual que todo el mundo, pero en gran magnitud. Todos los colaboradores buscan en todos los sitios donde vendan alimento. Cuando sabemos que hay en algún sitio, como no nos quieren vender cantidad, lo que hacemos es que se va un grupo de colaboradores y compran».

Las reservas que llegan a tener no les alcanza para 15 días, mucho menos para un mes como se hacía antes. «No hemos podido mantener el depósito lleno, compramos para el día, la semana».

Rastrear por la ciudad es «un trabajo sin descanso» para los proteccionistas. Desde hace dos meses la situación se agravó y los obligó a requisar la ciudad para asegurar el alimento de los animales que viven en el refugio. «Hemos comprado en los plataneros, a precio de ‘bachaquero’, por la necesidad de que no pasen hambre, pero nos alcanza menos el dinero».

El refugio lograba comprar los paquetes de alimento a precio de distribuidor, pero la situación cambió. «Ahora compramos al precio que tengan las tiendas. Llegamos a comprar a veces el más costoso porque es lo que hay, algunas personas que venden al mayor le hemos podido comprar pero no la cantidad que solemos hacer porque ellos mismos no tienen la disposición».

Por kilo

En las tiendas no es extraño escuchar: «¿tiene alimento para perro?», un «no» como respuesta es lo habitual. De hecho, cuando el insumo está disponible se llegan a hacer colas. Geraldine Martínez, encargada de AquaLife, relató que en ocasiones tienen que vender detallado para que el mayor número de clientes se beneficie. «Nos llegó Dog Plus y se vendía tres kilos por persona, costaba 280 cada kilo. Hasta se hace una fila en la tienda porque se va corriendo la voz. La gente se desespera».

Los productos importados para gatos pueden llegar a costar cinco mil 300 bolívares los empaques de cuatro kilos y medio. «Igual se venden a pesar de su costo, los que pueden se lo llevan y los que no también, hacen el sacrificio. También alguna comida se vende por kilo, la última estaba en tres mil 900 bolívares».

En los mercados en línea un paquete de 25 kilos de Dog Plus (la marca más económica) se vende por 12 mil bolívares. Mariedy Rodríguez, médico veterinario de Mundo de huellas, aseguró que el mismo producto tiene un precio justo de cinco mil 500 bolívares. Seis mil 500 bolívares por debajo de lo publicado en las páginas web.

«A la tienda me llegaron 300 kilos de comida para perros en presentaciones de dos kilos, sacos de 18 y 25 kilos. Ese día llamé a los clientes que estaban esperando y ya se me terminaron los sacos grandes».

Recomienda que para los dueños que no consiguen el alimento para sus caninos se le puede dar otra comida que no produzca una reacción en el animal. Por ejemplo, arroz con ovejo o patas de pollo sin las uñas. «Que sea sin sal ni condimentos, hay que estar pendientes del pelaje del animal».

En :Mascotas,Última Hora