COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Isaías A. Márquez Díaz: VENEZUELA AZUCARERA


Tras la caída del gobierno del maestro don Rómulo Gallegos, el 24/11/1948, la junta militar que asume el mando reactiva algunos proyectos, entre los cuales figura el del Plan Azucarero Nacional del doctor Ángel Biaggini López, ministro de Agricultura y Cría (1943-45) durante el gobierno del general Isaías Medina Engarita, que consiste en desarrollar la producción del rubro y asegurar el abastecimiento interno , para uso industrial y doméstico, junto con el ahorro de divisas, en virtud de su importación y dependencia de los mercados internacionales a objeto de satisfacer las necesidades con este rubro, hoy por hoy, integrante de la canasta básica, pese a las dudas por razones de salud pública y tendencias a sustituirlo por Estevia rebaudiana, no autorizada aún para su consumo.

Con esta política se aspira no solo asegurar el autoabastecimiento, sino además la incorporación a la superficie cultivable de tierras antes incultas o abandonadas, mediante el empleo de abonos, insecticidas y la aplicación racional del riego.

También se contempla el respaldo y asistencia técnica a la cañicultura con miras a la consecución de un rendimiento máximo cultivo/ha y, así, abaratar el costo del producto/kg.p para el consumidor final, cuyo precio fuese el de Bs. 1,00. Y, con respecto al sector fabril, se ofrece apoyo financiero, así como a las centrales existentes y, simultáneamente, el Estado se involucra en la edificación de más plantas, ya que constituyen proyectos ambiciosos, que no pueden asumir los agricultores; entonces, el Estado se encarga de ellas mediante la creación de compañías anónimas, que, luego, se transfieren a los agricultores, cuando éstos adquirieran la capacidad de asumir tales responsabilidades, según los convenios suscritos con la Corporación Venezolana de Fomento (CFV).

Se estima el éxito del plan en vista de la tradición azucarera de las zonas en óptica y posible diversificación de cultivos, además de contar con un mercado seguro ante una demanda creciente por el auge de industrias que usan el azúcar como insumo. Tal avance opera en unas seis áreas de control de la sección de caña de azúcar de la CVF: El Turbio, El Tocuyo, Notatán, Ureña, Cumanacoa y Tacarigua, hoy día, estériles, quizá a la espera de otras oportunidades.
isaimar@gmail.com



En :Economía

Temas relacionados:


Angel Monagas en Caiga quién Caiga: Primero encontremos el túnel después la luz

Locoldo López y su desvarío Presidencial

Leandro Area Pereira: Lo agotado y lo inédito

Leandro Area Pereira: Pajaritos en el aire

ANGEL MONAGAS en Caiga quién Caiga: El TPS que aspiran los venezolanos