Isaías Márquez: SUELDOS Y SALARIOS… SAL Y AGUA

Por su cualidad de país monoproductor, sujeto a los vaivenes de las circunstancias mundiales, nuestra economía se halla desfasada o no  indexada, razón por la que los costos y precios se mueven, erráticamente, en un mercado sujeto a la especulación. Y, es así, cómo los asalariados de cualesquiera comunidades, su remuneración permanece fija en tiempo y espacio; situación que ha generado la informalización del mercado laboral  relacionada con las pequeñas empresas (de inmigrantes) y diferente de la denominada economía formal, que engloba a las grandes compañías, así como a las actividades económicas del estado, aunque, hoy día, todos los sectores económicos están cada vez más prevenidos como para adoptar o adecuarse a las estrategias económicas informales a fin de asegurar su sobrevivencia económica.

Es una aituación que ha creado distorsiones muy relevantes para la asignación de recursos, induciendo a la depauperación de los grupos sociales.

Asimismo, se están generando grandes distorciones administrativas en las organizaciones empresariales debido al costo de mantener los recursos monetarios (liquidez y/o flujo de caja) a fin de honrar los costos laborales, como por ejemplo, los incrementos compulsivos de sueldos y salarios, que se decretan a la cañona.

Implica que empresarios y trabajadores realicen un esfuerzo adicional para manejar, eficientemente, los recursos y evitar que la hiperinflación erosione, aun más, el poder adquisitivo. En consecuencia, la remuneración regular pecuniaria comienza a sustituirse por beneficios no salariales, tales como: servicios de transporte y guardería, combos con productos para uso higiénico y doméstico o cajas con alimentos, todo lo cual genera una nueva relación contractual dentro del marco de obligaciones compartidas  con miras a evitar el colapso de la actividad productiva.

La percepción de que los precios continuarán subiendo hace evidente la discapacidad del gobierno por mantener una moneda estable (compromiso básico), como medio de transacción. La reconversión monetaria recién implatada conforma otra estafa continuada del madurismo.

En :Opinión

Progreso y capital humano en Venezuela

¿Cómo ser transparente en tiempos de Covid?

Isaías A. Márquez Díaz: OPEP, 60º ANIVERSARIO

María Alejandra Malaver : Ejemplo

ANGEL MONAGAS en Caiga quién Caiga: Capriles, ¿La Fuerza del cambió o la de él?