COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Jodie Foster: «Todo lo que hago en el cine lo llevo a casa»


   Jodie Foster sonríe al llegar a la suite 1424 del hotel Four Seasons en Beverly Hills. Y es extraño verla así, pues en la mayoría de las películas en las que ha actuado sus personajes sufren como nadie. La intérprete se muestra tímida, como si quisiera pasar inadvertida. Y en cierta forma es así, dado que nunca se le ha visto envuelta en escándalos ni ha ofrecido declaraciones controversiales.

 

Foster parece haber encontrado la fórmula para mantener intacto su prestigio en Hollywood, con perfil bajo y sin paparazzi a su alrededor. Incluso, hasta hoy ha sabido guardar en secreto la identidad del padre de sus dos hijos: Charlie (13 años de edad) y Kit (9 años), que ella decidió criar sola.

 

Quizá por haber sabido administrar tan bien su vida personal Jodie Foster no lo dudó mucho para volver a ponerse detrás de cámaras y dirigir la película Mi otro yo (The Beaver), que se estrenará el viernes en Venezuela después de su proyección en el XIX Festival de Cine Independiente USA 2011.

 

Aquí también lleva adelante un papel que tiene claras coincidencias con su vida personal.

 

Encarna a una madre que tiene que criar sola a dos hijos cuando el padre de estos no logra salir de una profunda depresión.

 

–Después de su ópera prima, Mentes que brillan (Little Man Tate, 1991), prometió que nunca más dirigiría una película en la que también actuara.

–Lo sé. ¡Qué tontería! ¿Por qué lo habré hecho? (risas). Dirigir es todo un desafío. Y hasta lo hablé con Mel Gibson, porque él también dijo lo mismo y después dirigió Corazón valiente (Braveheart, 1995). No siento que actuar y dirigir requiera un esfuerzo faraónico. Me muevo con facilidad en ambos trabajos. Claro, si ya es difícil hacer una cosa bien, peor aún es hacer diez bien. Ser madre es un trabajo a tiempo completo y ser artista también. Simplemente sé que no voy a ser tan buena en ninguno de los dos, pero supongo que mis hijos están bien y que se ajustaron a mi estilo de vida. Cuando nacieron no trabajé tanto y ahora que están más grandes creo que esperan verme en nuevas aventuras. Todo lo que hago en el cine lo llevo a casa y mis hijos viven la misma aventura conmigo.

 

 

Predestinada

 

Alicia Christian Foster, verdadero nombre de Jodie Foster, nació en Los Ángeles el 19 de Noviembre de 1962. Sus padres se divorciaron antes de su nacimiento, por lo que la futura actriz creció al lado de su madre Brandy.

 

A los 3 años de edad, Foster ya era un rostro conocido gracias a que sirvió de modelo para las vallas Coppertone en las que aparece una niña con un perro que tira de su traje de baño.

 

Después de una breve pasantía en televisión, debutó en el cine con la cinta Napoleón y Samantha. Tenía 8 años de edad.

 

Considerada una de las mejores actrices de su generación, Jodie Foster tenía 14 años de edad cuando fue postulada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto por El taxista, clásico de Martin Scorsese en el que encarnó a una prostituta adolescente.

 

A los 17 años de edad, la actriz hizo una pausa en su carrera para entrar en la Universidad de Yale. Y allí también terminó siendo noticia cuando un admirador, John Hinckley, atentó contra el presidente Ronald Reagan sólo para impresionarla. Pero fue Foster quien impresionó al mundo al volver a Hollywood para ganar dos Oscar por Acusada y El silencio de los inocentes, respectivamente.

 

En 1991, la actriz se convirtió en directora, experiencia que volvió a repetir cuatro años después con Home for the Holidays, con Holly Hunter y Robert Downey Jr.

 

En Mi otro yo, Foster enfrenta a Gibson como un esposo y padre depresivo que descubre su propia fórmula para comunicarse con la gente utilizando una marioneta con forma de castor. No obstante, mientras el personaje descubre el negocio millonario que tiene en sus manos con la venta de esas marionetas, su drama aumenta cuando no logra separarse del álter ego que él mismo creó.

 

–¿Por qué contrató a Mel Gibson para encarnar a un hombre con problemas psicológicos?

–Él es un actor maravilloso. Me encanta trabajar con él. Mel es la combinación de ligereza e ingenio que necesitaba Mi otro yo. Además, él también podía comprender la lucha que vive su personaje. Lo conozco y sé cómo trabaja.

 

–¿Cree que Gibson pueda reconciliarse con el público gracias a la actuación y el cine, luego de sus declaraciones antisemitas?

–No tengo idea. Pero en cuanto a las prioridades en su vida, te diría que algo así figura en el tercer o cuarto puesto de su lista. Tiene otros asuntos que afrontar primero. Es un hombre increíblemente talentoso, un excelente director de cine y ya encontrará la forma de contar historias porque es uno de los más grandes artistas de cine que tenemos.

 

–¿Por qué eligieron a un castor?

–Pudo haber sido cualquier animal, pero me gusta la idea de un castor porque este animal crea algo y luego lo destruye.

 

–¿Ha estado deprimida alguna vez?

–Sí, claro. Pero hay que distinguir entre las depresiones que necesitan terapia y las que requieren de medicación. Fue importante mostrar en la película que el protagonista es un hombre que lo tiene todo, una hermosa casa, una hermosa familia y un excelente trabajo, es decir, no vivió ninguna tragedia, por lo que su depresión no es causada por alguna circunstancia en particular.

 

–Si tuviera una caja de memorias, como en la película, y pudiera guardar en ella tres cosas, ¿qué recuerdos elegiría?

Mentes que brillan, Home for the Holidays y Mi otro yo, las tres películas que he dirigido.





Falleció a los 90 años Sean Connery​, Gran actor de Cine

Películas y series para disfrutar este Halloween en casa

El estreno de ‘American Style’ y de la 2ª temporada de ‘Top de Estilo’ llega a HOLA TV

“Expo Kids” le da la bienvenida a su nueva embajadora Auri Castillo

Consecuencias del Coronavirus motivan a “conectarse con el entretenimiento”