La hora del mejor


La definitiva batalla de la guerra de clásicos entre el Barcelona y el Real Madrid tiene como premio la clasificación a la final de la Champions League, el 28 de mayo en Wembley. Gran premio. Los dos grandes de España, sin embargo, se juegan muchísimo más. Lionel Messi y los suyos esperan ratificar su supremacía de las últimas temporadas, mientras que Cristiano Ronaldo y sus compañeros tendrán una última oportunidad de desafiar esa hegemonía.

Hoy, en el Camp Nou, llegará el partido de mayor importancia en la cadena de cuatro enfrentamientos entre azulgranas y merengues en 18 días, compromiso en el cual el Barsa parte con sólida ventaja luego de ganar 2-0 la semana pasada en el Santiago Bernabéu.

Los hombres de Pep Guardiola buscan un nuevo triunfo para su manera de entender el fútbol, la fidelidad al balón, el toque constante, pero deberá enfrentar a un adversario peligroso y a un cargado ambiente.

Y es que las insólitas palabras de José Mourinho sobre un complot de la UEFA para favorecer al Barsa le echaron un buen chorro de gasolina al fuego que ya había sido encendido por el particular pulso dialéctico del portugués con Guardiola, así que las llamas amenazan con quemar todo a su paso después de los insultos, las patadas y las peleas del compromiso anterior. Incluso Vicente del Bosque, el técnico de la selección española, se mostró preocupado por los roces entre jugadores del equipo campeón del Mundial de Sudáfrica 2010.

«Me entristece hablar de cosas extradeportivas», dijo Xavi a la prensa internacional. «Todo lo que ha estado sucediendo es lamentable».

El mediocampista del Barcelona, de todas formas, aprovechó para enviar un mensaje: «Me gustaría encontrar un rival que nos juegue de tú a tú».

Xavi volverá a tener a Andrés Iniesta, recuperado de una lesión, como socio en la generación de juego a espaldas del trío Pedro-Messi-Villa.

El Madrid, en tanto, cambiará. El recuerdo de la aplastante derrota 5-0 ante el Barcelona en noviembre en la liga española hizo que Mourinho planteara los clásicos de estos días con un sistema conservador, ubicando a Pepe en el mediocampo y sacrificando talento por músculo. Dio resultado con empate 1-1 en la liga y victoria 1-0 en la final de la Copa del Rey.

El asunto es que la expulsión de Pepe en la ida de las semifinales europeas rompe ese plan. Sin Pepe, suspendido junto a Sergio Ramos, y obligado a remontar el 2-0, los blancos deberán ser más ofensivos. Renuncian a su muralla de tres volantes para dar espacio a un delantero puro: Benzema o Adebayor.

«Está claro que tenemos el resultado en contra, pero en el mundo del fútbol puede pasar cualquier cosa», avisó el capitán madridista, Iker Casillas.

Atentos estarán el Manchester United y el Schalke 04, que mañana, en Old Trafford, decidirán al otro finalista.



Categoria(s) de contenido(s):
Futbol
Tema(s) de Contenido(s):


Comparte en tus redes sociales:

Síguenos en nuestras redes sociales:


Te recomendamos leer los siguientes contenidos relacionados:

Messi y Coutinho rompen la resistencia del Alavés en el estreno del Barça


Los madridistas arman la fiesta con su tercera orejona corrida


Luca Zidane: “Fue un debut agridulce”


Karim Benzema metió dos goles y puso a Real Madrid en su tercera final seguida de Champions


El Real Madrid, sin sus figuras, derrota 2-1 al Málaga en La Rosaleda


Sigue leyendo los temas más populares:


Disclaimer: Si usted cree que el contenido que visualiza aquí es incorrecto, debería corregirse, está desactualizado o por alguna razón particular o general no debería estar publicado escriba al correo que puede ver en la sección de contacto y se le responderá diligentemente a la brevedad.