COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

La nueva realidad cambiaria amenaza con afectar el rendimiento de la manufactura local en el segundo semestre del año.


9 La nueva realidad cambiaria amenaza con afectar el rendimiento de la manufactura local en el segundo semestre del año, según reflejó una encuesta flash de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria).

De acuerdo al estudio, 96% de las industrias afirmaron que el sistema cambiario afectará el ritmo de la producción por las dificultades que atraviesan para obtener dólares. Entre los consultados hay empresas ligadas a sectores como el de autopartes, vidrio, papel, tabaco, minerales no metálicos, aluminio, especies alcohólicas, plástico, químico y agroindustrias, entre otros.

En promedio, los industriales consideraron que el impacto en la producción puede ubicarse en 41%. «Hay sectores que ya están trabajando tres o cuatro días a la semana o han recortado líneas de producción», afirmó Carlos Larrazábal, presidente de Conindustria.

La encuesta indica que 61% de los industriales acude a la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) como principal fuente para adquirir los dólares necesarios para la importación de insumos y materia prima.

Aunque los tiempos de liquidación del organismo han mejorado al descender de una demora de entre 130 y 180 días el año pasado, a alrededor de 90 y 120 días en julio de 2010, buena parte de los pagos no se corres ponden con importaciones hechas este año, sino a la cancelación de compromisos que las empresas adquirieron en 2008 y 2009.

Con respecto a la apreciación que tiene el sector manufacturero sobre el recién creado Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme), apenas 13% de las compañías ve en esa plataforma una solución.

«El grueso del sector manufacturero está en las listas 1 y 2 de los bienes de importación de Cadivi», explicó Larrazábal.

Pero esa no es la única razón por la cual el Sitme resulta poco conveniente para los fabricantes nacionales. La cantidad de 50.000 dólares diarios o el máximo de 350.000 dólares mensuales, fijada por el Banco Central de Venezuela (BCV), es escasa para la mayoría de las áreas industriales.

De hecho, 87% de los encuestados aseveró que esa cantidad es insuficiente. «El monto de los 350.000 dólares mensuales es insuficiente para cubrir el abastecimiento. En promedio las empresas creen que debería ser 1.814.636 dólares mensuales», dijo Larrazábal.

A juicio del directivo, la encuesta realizada por el gremio confirma la necesidad de «flexibilizar» el sistema cambiario. «El Sitme no es un mecanismo que solucione la problemática cambiaria. La dinámica de las empresas es muy rápida y fluida y el Sitme es extremadamente rígido, y limita la producción y las nuevas inversiones», dijo el presidente de Conindustria.

Trabas adicionales
Adicionalmente, Larrazábal apuntó que debido a los vacíos del instructivo que el BCV publicó para el funcionamiento del Sitme, las instituciones financieras que tramitan las solicitudes de los clientes están ordenando más requisitos.

«Están exigiendo cosas que no están en el reglamento», dijo Larrazábal.

Una de esas exigencias es que las compañías estén inscritas en el Registro de Usuarios del Sistema de Administración de Divisas (Rusad) de Cadivi, requisito que limitaría aún más la posibilidad de obtener dólares para quienes no los reciben habitualmente por Cadivi.

El directivo recordó que a finales del año pasado el Ejecutivo había planificado diseñar presupuestos de divisas, pero cumplido el primer semestre de 2010 la realidad del sector manufacturero está marcada por la incertidumbre en cuanto a la disponibilidad de divisas.

«El actor económico tiene que tener confianza y seguridad. Si no hay certeza de cómo se obtendrá la materia prima, eso afecta la producción y aumenta los costos».

Roberto Deniz
EL UNIVERSAL



En :Gobierno

Temas relacionados:


Jesús Faría informó que el Gobierno estudia una «simplificación cambiaria»

Banco Central de Venezuela autorizará a que personas naturales participen de un nuevo sistema cambiario

Controles aplicados al mercado especulativo del dólar no afectarán al sistema cambiario