La TV venezolana es “roja, rojita”


20   “Televen, el canal del equilibrio informativo”, es el eslogan del segundo canal privado más grande de Venezuela. La compañía de Empresas Carmero ya abandonó su oposición inicial al gobierno de Hugo Chávez para cultivar el espacio de la neutralidad política. Lo mismo ha hecho Venevisión, del Grupo Cisneros.

Fue un estrategia de sobrevivencia: en mayo de 2007, Chávez no renovó la licencia de transmisión a RCTV, la señal más antigua y popular del país. Advirtió al mismo tiempo al resto de las cadenas que podrían correr la suerte de su competidora si insistían con sus “planes golpistas”.

Fue así que el discurso duro opositor ha quedado reducido al canal de noticias Globovisión, que sólo se ve por cable y tiene escasa penetración en los hogares venezolanos.

Los esfuerzos de Globovisión de poco sirven para enfrentar la maquinaria mediática que ha teñido de “rojo rojito” las pantallas. Desde la llegada al poder de Hugo Chávez en 1999, la poderosa Venezolana de Televisión (VTV-estatal) ha sumado a su red los canales Alba TV, Telesur, Vive, TVes, ANTV y Ávila TV.

En estas elecciones legislativas, el “canal de todos los venezolanos”, como dice el eslogan de VTV, ha cargado su programación con spot publicitarios de las obras del gobierno y del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Por allí desfilan durante largas horas funcionarios y políticos oficialistas que en un discurso directo intentan convencer a los televidentes de las bondades del “socialismo del siglo XXI”.

Lo más novedoso ha sido la campaña “Hecho en socialismo”, que acompañada de carteles en toda la ciudad de Caracas destaca las “bondades” de las empresas, nuevas o expropiadas, que funcionan bajo el modelo bolivariano. En ella se exhibe a los trabajadores contando a cámara lo felices que se encuentran ahora que “trabajan para el pueblo”.

El presidente Chávez tiene en las pantallas oficiales tiempo libre para atacar a los “escuálidos”, como llama a sus opositores. Desde allí llama cada día a “barrer” al antichavismo en las elecciones del domingo 26 de septiembre, difunde en vivo los actos de campaña en los que es activo protagonista y lanza las líneas de gobierno.

Los candidatos del  PSUV a la Asamblea Nacional tienen en los canales oficiales tiempo libre para exponer sus ideas y atacar a gusto a los “escuálidos”.

La punta de lanza de la programación de VTV es un espacio nocturno llamado “La hojilla”. Presentado como una “trinchera para la defensa de la Revolución Bolivariana”, el programa conducido por Mario Silva, siempre enfundado en rojo brillante o verde oliva, dispara contra políticos opositores, sacerdotes, gobiernos varios y presidentes diversos que se animen a criticar a Chávez. Es sin duda la cara más brutal del gobierno, una hora de opiniones sin filtro.

Es en este escenario de control informativo que la oposición intentará este domingo doblegar la mayoría oficialista en la Asamblea Nacional.




Categoria(s) del contenido: Noticias Nacionales y Regionales,Última Hora


Comparte en tus redes sociales:

Síguenos en nuestras redes sociales:


Te recomendamos leer los siguientes contenidos relacionados:

Sigue leyendo los temas más populares: