Como quemar calorías con ejercicios desde casa

Las colas no cesan en los súper


c6     A pesar de la obligatoriedad de que las cajas de pago de los supermercados operen a su máxima capacidad instalada, las colas en los establecimientos persisten, lo que está ligado a la presencia de los productos de la cesta básica que escasean.

Este jueves, en Pdval Sarría y Bicentenario San Bernardino las colas para pagar eran descomunales; en ambos establecimientos había leche en polvo, azúcar, harina de maíz, pollo, arroz, margarina y aceite de soya, entre otros.

En Bicentenario una joven con problemas de insulina se desmayó tras horas de estar en una cola para pagar. “Ella llegó con su mamá a las 8:30 am y todavía -a las 11:15 am- les quedan como 20 puestos para concretar su compra”, dijo una señora que estaba detrás de ellas en la cola.

A mediodía, el Madeirense de Chacaíto se volvió una gallera cuando sacaron champú, detergente y pollo. A los consumidores que llevaban pollo, detergente y otros productos, los empleados del local les entregaban el champú al llegar a la caja de pago: mientras que los que solo llevaban champú pagaban en el área de venta de artículos personales. La venta del producto era limitada a dos unidades por persona.

Algo parecido ocurrió en Plansuárez La Urbina, donde las vedettes del día fueron la harina PAN y el Mazeite. 

En los otros establecimientos visitados reinaba la normalidad, pues en los mismos no tenían productos de la cesta básica que escasean en el mercado.

Así, los consumidores -a pesar de las medidas emprendidas por el Gobierno- continúan “cazando” los productos escasos y al verlos en los anaqueles prefieren hasta llegar tarde al trabajo por llevar a casa el artículo en cuestión.

En el caso de los alimentos, los productos más buscados son la carne, pollo, harina precocida, harina de trigo, margarina, aceite vegetal o de maíz, leche en polvo y azúcar. La presencia de cualquiera de estos productos en un local genera en minutos una fuerte cola de consumidores.

LA CARNE SIGUE EN EL LIMBO

De seis establecimientos visitados, solo en uno -mercado de Chacao- tenían carne de primera, a un precio mucho más alto -Bs 250 el kilo- que el acordado en julio de 2013. En Pdval tenían carne de segunda. Pero en el resto de los comercios no ofrecían ningún tipo de carne.

Los comerciantes del mercado Guaicaipuro y algunos supermercados, como Madeirense, apelan a los trastes para ofrecer algo a su clientela. Así, el kilo de panza y el de riñón están a Bs 140 en Guaicaipuro, mientras que en las neveras de Madeirense tenían codillo a Bs 165 el kilo y molleja de pavo a Bs 93 el kilo.

 

Disparados
Los precios de los quesos volvieron a repuntar. El kilo del blanco duro está entre Bs 240 -el salado- y Bs 390 en el caso del Santa Bárbara.

El queso pasteurizado no se observa ya en las neveras de los supermercados de cadena; en su lugar ofrecen el mozzarella, cuyo precio está entre Bs 350 y Bs 429 el kilo. Los municipales tienen algo de pasteurizado, pero no baja de Bs 320 el kilo. “Cada vez me despachan menos del pasteurizado”, dijo un comerciante del mercado de Chacao.

Persisten los altos precios del tomate, la cebolla y el pimentón.

www.ultimasnoticias.com.ve

 




En: Noticias Nacionales
Temas relacionados:


Alertan desabastecimiento por ausencia de barcos

Aceitunas y alcaparras para hacer hallacas están desaparecidas

Anauco: Prohibir colas no soluciona el desabastecimiento

Policía dispersa a perdigones una cola nocturna por leche

Desabastecimiento de electrodomésticos es superior a 90%





Subir