COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Lasaña de atún y calabacín súper light


Hoy hemos traido una Lasaña de atún y calabacín súper light que es una opción estupenda si están a dieta ya que tiene muchas menos calorías que una lasaña de carne.

También es un plato perfecto para los más pequeños de la casa ya que la verdura queda “escondida” y, si le pones una capa de queso fundido encima, comer verdura con esta lasaña será un placer para todos.

 

Ingredientes:

9 placas de pasta para lasaña

1 calabacín mediano

1 pimentón verde

1 cebolla tierna

100 gramos de atún natural en lata

2 huevos duros

sal

aceite de oliva virgen extra o aceite vegetal

30 gramos de queso mozzarella rallado

1 cucharada de tomate frito y orégano

 

 Preparación:

 

1.- Pon una olla al fuego con abundante agua y un poco de sal y, cuando empiece a hervir, añade las placas de pasta de canelones o lasaña ( la que consigas). Cuece según las instrucciones que indica el fabricante en el empaque. Transcurrido el tiempo de cocción, extiéndelas encima de un paño de cocina limpio y húmedo, separadas entre ellas.

2.- Corta la cebolla y el pimentón en cuadritos. Coloca en una sartén un poco de aceite (muy poco porque pretendemos que esta lasaña de atún y calabacín sea muy ligera y baja en grasas) y sofríe la cebolla y el pimentón. Modera el fuego para que se vaya pochando poco a poco, ya que al usar muy poco aceite se quema mucho antes.

3.- Corta de igual forma el calabacín y añade al sofrito. Deja a fuego bajo y tapado para que se cocine bien. Añade sal y dale alguna vuelta de vez en cuando. El agua que desprende el calabacín hará que las verduras de cocinen en su propio jugo. Déjalo de 15 a 20 minutos y, cuando veas que ha reducido bastante, retíralo del fuego.

4.- Prepara un puré con la mitad de las verduras porque esa será la salsa que va a llevar tu lasaña de atún y calabacín. Añade la otra mitad de las verduras, el atún y el huevo duro rallado. Mezcla bien con una cuchara y rectifica de sal.

5.- Coloca las placas de canelón o lasaña, previamente escurridas, en la bandeja de horno que debes haber engrasado y ponle un poco de aceite a las laminas para que no se peguen. Cubre con una parte del relleno, más o menos la mitad. Tapa esta primera capa con otras placas de pasta y coloca otra capa de relleno. Reparte bien con una cuchara. Y así sucesivamente hasta terminar.

6.- Pinta la  última capa de lasaña con salsa de tomate y, si quieres, cubre con una fina capa de queso mozzarella rallado encima y espovorea con orégano. Esta capa de mozzarella es para hacer la lasaña mucho más apetitosa, ya que todo lo que lleva es muy light. Coloca la bandeja en el horno en el penúltimo nivel para que se gratine y se caliente. Usa sólo la función de gratinar (sólo calor superior) a máxima temperatura. En 5 o 10 minutos, tu lasaña de atún y calabacín está lista para servir.

 



En :Gastronomía

Temas relacionados: