COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Los diez mandamientos para mantenernos sanos


32

Hidrate a diario: calmar e hidratar son las prioridades de la piel tras una dura jornada. El rostro requiere limpieza y tonificación diarias, más una hidratante adecuada para la edad y la calidad de la dermis. Si se maquilla use bases y fluidos ricos en lípidos que la protejan.

Masajes: activan la circulación sanguínea, proporcionando oxigeno a los tejidos, además de combatir el estrés, relajar la mente y friccionar la dermis, lo que también ayuda a eliminar células muertas.

Sueros: ricos en principios activos, los sueros (vitaminas para la piel) precisan cumplir un ciclo completo de renovación celular (28 días) para plasmar sus bondades y beneficios sobre la dermis.

Sus activos se encargan de redefinir volúmenes, reafirmar, tensar e iluminar el rostro, además de prevenir el envejecimiento y la caída de los tejidos.

Protéjala: la exposición solar intensa altera el ADN y la información que acoge el núcleo de las células puede mutar y trastocar el proceso de división celular. Con un factor de protección adecuado al tipo de piel, se puede tomar el sol sin renunciar a beneficios como la vitamina D, que regula el paso del calcio a los huesos.

Coma bien: una dieta acorde al gasto energético, en la que abunden los vegetales, las frutas y las carnes blancas, es indispensable para la salud del cuerpo y de la piel.

Defienda su pelo: huya de los tintes decolorantes con amoníaco, los focos de calor directo y el abuso de siliconas. La nutrición, los masajes y la buena alimentación son aliados del bulbo piloso.

Duerma bien: durante el descanso las células se oxigenan al máximo. Lo recomendado es siete horas por noche. Ni más ni menos.

Disciplina a la hora de cuidar la piel

Siga una rutina: la limpieza, unida a la exfoliación semanal y las curas intensivas de las mascarillas, le garantizará una piel sana.

Prevenga la flacidez: esta es fruto de los profundos cambios morfológicos que experimentan los tejidos por el paso del tiempo y acentuados por la mala alimentación y el tabaquismo.

Cosméticos propios: un error muy común es intercambiare los cosméticos entre parejas, madres e hijas o amigas, una costumbre que genera alteraciones de la dermis, como manchas y granitos.



En :Salud y Vida Sana

Temas relacionados:


Los consejos que mejor funcionan para rebajar esos kilos demás…

¿Quieres prevenir la diabetes? Entonces sigue estos consejos..

Por esta razones no deberías bañarte con agua caliente

¿Tienes estos síntomas?..Entonces tu cuerpo sufre de exceso de Sal

¿Trabajas frente a una pantalla? Tal vez sufres del Síndrome Visual Informático, Tips para superarlo