COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

María Alejandra Malaver :Los CLPPP

María Alejandra Malaver

Opinión-. Los Consejos Locales de Planificación de Políticas Públicas (CLPPP) son – como idea o concepto – una buena iniciativa y un adecuado escenario para la representatividad vecinal y para la directa participación de los ciudadanos en un tema tan importante – en el carácter local – como es la distribución, organización, estructuración y aprobación del presupuesto municipal.

En los CLPPP hacen vida tanto el Alcalde, los Concejales (los llamados miembros natos), además de los consejeros – hombres y mujeres electos por sectores puntuales – que son las voces de las fuerzas vivas de la ciudad, es decir, trabajadores, deportistas, y más (conocidos como los miembros no natos).

En las sesiones del CLPPP el alcalde presenta su proyecto de presupuesto, previamente discutido en los sectores y con las comunidades, para ser discutido por los miembros del Consejo, y es allí donde los ciudadanos (organizados o no en Consejo Comunales) pueden solicitar un derecho de palabra para exponer las necesidades comunes de un sector o urbanización, logrando así – por lo menos en teoría – la participación directa del vecino.

Es decir, de acuerdo con el «deber ser», el CLPPP es un escenario mixto donde el poder ejecutivo local, el poder legislativo municipal, el llamado «poder popular», encarnado éste por los consejeros representantes de los Consejo Comunales y de sectores que hacen vida en la localidad, y los propios vecinos, forman mesas de trabajo para la conformación de una Ley de Presupuesto amplia, cónsona con los intereses comunes y enmarcada en una visión plural y democrática.

Ahora, como dice el refrán «del dicho al hecho, hay mucho trecho»… En el caso puntual de Lechería – mi ciudad – veo con asombro e incluso temor, la institucionalidad de una práctica poco democrática y ajustada a los intereses políticos de los gobernantes, y esta es el uso del CLPPP como simple plataforma de negociación entre poderes.

¿Qué quiero decir con esto? Bueno, desde hace varios años el CLPPP de Lechería – el cual no es legítimo por no cumplir con los estándares de Ley, y por no poseer real representatividad de los vecinos del municipio Urbaneja – se transformó en un espacio donde el Alcalde de «oposición» converge y acuerda con los consejeros «pro-oficialistas» un presupuesto que carece de participación real de los lecherienses.

Es la negación total y plena del concepto participativo y representativo del CLPPP ya que, primero se reúnen a espaldas de la comunidad y segundo, es ilógico que este Consejo Local de Planificación esté conformado por consejeros afectos al Psuv cuando es altamente conocido que Lechería – municipio Urbaneja de Anzoátegui – es la localidad porcentualmente más opositora de toda Venezuela.

Por ende, desde estas líneas quisiera hacerle un llamado al ciudadano alcalde que no le dé la espalda a los vecinos, y por el contrario defienda sus intereses, al exigir una renovación del CLPPP, donde sí esté representado el real sentimiento municipal y donde los vecinos sí tengan la oportunidad de ser voz activa en la organización de los planes de acción para el venidero 2021.

Es sencillo, solo falta compromiso para hacer las cosas, y más respeto para el ciudadano que debería ser el eje central del presupuesto de cada ciudad.

María Alejandra Malaver (@malemalaver)

Miembro de la Directiva Nacional del Colegio de Ingenieros de Venezuela

 

En :Política

María Alejandra Malaver: Organización

Aníbal Sánchez,“Parlamentarias vs Consulta divide a la oposición”

Carlos Ramirez Lopez: TRUMP -vs- BIDEN, LA BATALLA EN TRIBUNALES

Parque Virgen del Valle: Un sueño ciudadano

Fuentes afirman que Guaidó busca una «casa presidencial» para autoexiliarse en Miami