Como quemar calorías con ejercicios desde casa

Matrícula asfixia a colegios


   El anuncio tardío del Ministerio de Educación sobre los límites para el aumento
de la matrícula escolar echó por tierra las esperanzas de la mayoría de los
colegios privados de emprender mejoras en sus infraestructuras, mobiliario y
ajustes al salario de su personal. Un máximo de 22% de incremento sobre
matrículas y mensualidades no será suficiente.

Los colegios caraqueños
decidieron abrir sus procesos de inscripciones a través varias modalidades:
aplicando el aumento aprobado el año pasado o manteniendo las mismas tarifas, en
ambos casos para ajustarlas luego del anuncio.

Ese fue el caso del
colegio Siso Martínez, ubicado en El Paraíso, en donde les informaron a los
representantes que a los montos por inscripción del año pasado, debían sumarle
20%, acorde con lo que subieron para el período 2010-2011.

En la Unidad
Educativa Parroquial San Francisco de Sales no aumentaron la matrícula, aunque
su director Bernardo Ramírez, cree que si se hubiese aprobado 50% de aumento,
tampoco sería suficiente. Allí varios representantes manifestaron estar de
acuerdo con colaborar: «Al final lo que está en juego es la educación de
nuestros hijos», comentó la mamá de un alumno.

Mientras, instituciones
como el colegio Santo Tomás de Villanueva, prefirieron mantener los costos hasta
conocer la decisión ministerial. Allí, las inscripciones comenzaron el 18 de
julio y culminan este jueves.

Lo que habían decidido era realizar la
Asamblea de Padres y Representantes para discutir el aumento en septiembre, pero
en vista de que la ministra Marianne Hanson se pronunció este fin se semana, la
reunión se convocó para este 28 de julio, cuando además se entregarán los
boletines.

Su director, José Ricardo García, afirmó que el anuncio del
despacho de Educación es extemporáneo e insuficiente, con consecuencias graves
para los colegios: «En todos los planteles privados se ha registrado la fuga de
personal a raíz de esto y lo peor es que ocurre en cualquier época del año. El
Ministerio debería considerarlo».

El profesor explicó que el ente
público obliga a los colegios a tener en las aulas a profesionales de la
docencia y ha advertido con levantar procesos administrativos a quienes no
cumplan, pero lo cierto es que cuando los planteles no pueden ofrecer mejoras
salariales, los docentes abandonan los cargos para irse a las instituciones que
sí puedan pagarles o para buscar otras alternativas.

«Lo que nos ha
quedado es ser creativos, buscar otras opciones que nos permitan mantener la
excelencia, como los aportes de la Sociedad de Padres y Representantes, en donde
las familias dan una cuota anual para el bienestar estudiantil. Aunque allí
tampoco se permite que con esos fondos se hagan trabajos de infraestructura.
Estamos asfixiados», afirmó. El integrante de la Asociación de Institutos de
educación Privada (Andiep), Fausto Romeo, criticó que los aumentos se hicieran
sobre la base de porcentajes y no de presupuestos, pues cada colegio tiene una
situación distinta.

Romeo aseguró que en Andiep manejan el caso de un
plantel al que le subieron el alquiler de la casa en la que funciona en más del
1.000%: «Ellos están pensando en cobrar una cuota adicional de 200 bolívares por
alquiler, si no, ¿de qué otro modo sobrevivirían? La Ley de Educación además
prohíbe aportes y donaciones».

Leonardo Carvajal, de la Asamblea de
Educación, agregó que no todos los colegios de la ciudad ni del país ofrecen los
mismos servicios para los estudiantes ni los costos son los mismos por región:
«El Gobierno pretende uniformar todo y no es posible».




En: Última Hora
Temas relacionados:






Subir