Como quemar calorías con ejercicios desde casa

Morir en Caracas : Ni un ojo de la cara cubre todos los gastos del último adiós


Un servicio funerario no baja de 50.000 bolívares y puede hasta pasar los 300.000. La cremación vale más de 20.000, y solo abrir el hueco en el Cementerio del Este cuesta 11.000. Este año todo ha subido más de 100% y las pólizas se quedan cortas.

El miércoles 7 de enero de 2015 falleció el señor Iván Sierra, a los 55 años de edad, por un infarto. Luego de almorzar le dijo a su esposa, Elizabeth Fuentes, que dormiría unos minutos. Pero no habían transcurrido ni 30 minutos cuando la señora entró a la habitación y vio que había muerto.

En ese instante Elizabeth se comunicó con Jesús Sierra, hermano de Iván, que vivía en Caracas (ella y su esposo residían en Maracay), y él se encargó de informarle al resto de los familiares para que se trasladaran al estado Aragua.

Antes de las 3 de la tarde Jesús ya estaba en el apartamento de Elizabeth, buscó a un médico que certificara la muerte y comenzó a tramitar el acta de defunción; sin embargo, no tenía idea de qué hacer con el cuerpo, Iván no contaban con una póliza de servicios funerarios, se mantenía sano y nunca se le había pasado esa idea por la cabeza.

“Contactamos a la Corporación Capilla Luis XV, que queda en Maracay, y lo buscaron. Tenían disponibilidad para hacer el velatorio para el día siguiente y nos dijeron que allá cuadrábamos el dinero”, recuerda Jesús.

El jueves 8 de enero la numerosa familia ocupó todos los espacios de la funeraria. Entre rezos, saludos, abrazos y lágrimas la empresa presentó la deuda: debían 36.000 bolívares. El presupuesto abarcó la búsqueda y el arreglo del cadáver, la urna, servicio de cafetería, traslado al cementerio o crematorio, asesoría con los trámites y alquiler de la capilla por medio día.

Todos colaboraron, pagaron con efectivo y tarjetas de débito. A la 1 de la tarde cerraron la capilla. El viernes por la mañana, nuevamente hicieron una “vaca” y reunieron los 9.000 bolívares que solicitaron por la cremación.

Hace 10 meses reunir toda la plata no fue tan difícil, “éramos muchos y cada uno podía poner 1.000 o 500 bolívares y poco a poco completamos”, añade Jesús. Pero hoy la realidad es otra. La inflación ha encarecido los servicios funerarios y las empresas realizan incrementos cada dos meses e incluso una vez a la semana.

Seguros necesarios

Hacer una “recolecta” para pagar los gastos funerarios y el entierro o cremación, como le ocurrió a los familiares de Sierra, se ha hecho cada día más común; hasta en el transporte público se ha vuelto rutina ver a personas pidiendo dinero para cubrir los gastos.

Esto ocurre principalmente porque no hay conciencia de lo importante que es contar con una póliza funeraria, asegura Tomás Rodríguez, presidente de Cámara Nacional de las Empresas Funerarias (Canadefu), y agrega que es fundamental afiliarse a un plan de prevención, que los familiares conozcan la funeraria y tener sus teléfonos a la mano en caso de cualquier emergencia.

Las pólizas varían dependiendo de cada empresa y de lo que pida el asegurado, además si éste tiene a familiares agregados. Las más comunes ofrecen: garantía de pago de todo el servicio funerario, parcela en un cementerio privado o servicio de cremación, gastos de entierro o cofre y traslados en todo el país.

Todos estos beneficios protegen al grupo familiar: titular, cónyugue, hijos, hermanos y padres, por un solo monto anual de, aproximadamente, 2.000 bolívares. Sumar primos, nietos, sobrinos, padrastros, hijastros y hermanastros cuesta 500 bolívares más o menos.

Tras consultar a cinco empresas aseguradoras se constató que el costo a pagar depende de la cobertura. La mínima, en promedio, es de 30.000 bolívares, cancelando por año cerca de 200 bolívares si es individual, y 1.000 bolívares si está el grupo familiar incluido. Un plan de prevención que cubra hasta 100.000 bolívares cuesta entre 1.000 bolívares para una persona y, al menos, 3.000 para la familia.

Entre los requisitos principales que exigen es tener buena salud y que todos los asegurados sean menores de 65 años de edad; hay compañías que cubren a las personas mayores pero esto eleva el costo de la póliza.

“Combos” funerarios

Desde Canadefu también le piden a las personas estar atentas a las estructuras de costos de las funerarias, pues debido a la inflación hay compañías que semanal o mensualmente ajustan los precios de sus servicios y productos.

Según varias compañías consultadas, solo los servicios funerarios (sin incluir el entierro o la cremación) no bajan de 50.000 bolívares en Caracas.

“Nosotros ofrecemos un plan que incluye un ataúd estándar de metal, retiro y preparación del cuerpo, servicio de cafetería, carroza fúnebre con dos vehículos de acompañamiento, asesoría en los trámites y capilla para velarlo hasta las 9 de la noche del mismo día que ingresa, todo eso por 70.448 bolívares”, explica Robert Subero, encargado de la funeraria Nazareth, ubicada en la avenida Nueva Granada, en Caracas.

Desde inicios de 2015 han realizado tres ajustes a los precios, en enero el “combo” costaba 53.000 bolívares, un incremento de más de 17.000 bolívares, casi 33% en menos de doce meses.

El mismo servicio está en 78.400 bolívares en la funeraria Los Caobos, ubicada en la avenida Libertador, pero en enero costaba 30.000 bolívares. “Este año llevamos cinco aumentos, uno cada dos meses. Todo está más caro, los ataúd y el material para arreglar los cuerpos, como el formol, guantes y otros implementos, es lo que más ha subido”, dice Nelson Alvis, gerente de ventas.

En la funeraria Hispania, en la Av. Andrés Bello, el servicio más económico vale 63.000 bolívares; y en la Monumental, ubicada dentro del Cementerio del Este, todo el “paquete” con solo 6 horas de capilla sale en 71.000 bolívares; sin embargo, la trabajadora que dio la información -vía telefónica- indicó que ese era el precio del día, pues tiende “a subir muy a menudo”, y pese a no precisar cada cuánto tiempo ocurre ni cómo estaba el “combo” en enero, dijo que es importante que las personas consulten los precios antes de pedir el servicio. En la Vallés, ubicada en La Florida, han hecho dos aumentos este año.

Luis Fernández, trabajador de la funeraria El Escorial, en San Martín, asegura que ellos tienen uno de los precios más “económicos”, todo el servicio sale en 52.000 bolívares, pero al igual que los demás también se ha visto afectado por la inflación. “Lo que más sube son los alimentos para el servicio de cafetín y los ataúdes”, agrega.

Todos estos precios cambian dependiendo de la exigencia de cada cliente, un servicio caro puede sobrepasar los 300.000 bolívares, según informaron en las funerarias.

Las urnas que ofrecen las empresas funerarias van desde 16.000 bolívares, la más sencilla de metal, hasta más de 60.000 bolívares las de madera, consideradas de “lujo”. Incluso por Mercado Libre las ofrecen en 65.000 bolívares para adultos (de 2.06 metros por 0.67 metros), y 18.500 bolívares para niños (de 0.60 por 0.30).

Cuando las funerarias preparan los cadáveres lo hacen para que estén en buenas condiciones por 48 horas, pero si la familia quiere velarlo por más días, movilizarlo para el interior del país o llevarlo al exterior el arreglo puede ser de hasta un mes, aunque no todas las funerarias ofrecen este servicio. En Los Caobos embalsamar el cuerpo son 20.000 bolívares más.

Asimismo, hay empresas que cuentan con varias capillas para los velorios y dependiendo del tamaño y la decoración cada una de ellas tiene un costo diferente. Las más económicas valen 4.000 y 6.000 bolívares el día, y las más caras pasan los 90.000 bolívares. Además, si solicitan par de días más para velarlo el costo sube.

Los servicios de cafetín, que por lo general ofrecen agua, jugos, café y galletas, van desde 8.000 bolívares hasta más de 22.000 bolívares.

También hay funerarias que cuentan con servicio de habitación por una noche para dos o cuatro familiares, depende del caso, y tienen un costo aparte. El mínimo es de 4.000 bolívares y en algunos casos la empresa garantiza el desayuno.

La última parte del servicio funerario es el traslado de la urna al cementerio, para ello habilitan la carroza fúnebre y alquilan hasta dos carros para el acompañamiento. Ambos costos están agregados en los “combos” pero al igual que los demás servicios si los familiares necesitan más vehículos de acompañamiento deben pagar la diferencia.

La inflación no perdona

“Este año los costos han aumentado muchísimo más que cualquier estimación que hayamos hecho”, señala José Morillo, presidente de la Asociación Profesional de la Industria Funeraria (Asoproinfu).

Él coincide con los entrevistados, “lo que más ha subido son los ataúd, principalmente porque son pocos los fabricantes, ellos compran algunos materiales en el exterior y nos suben el precio a nosotros. Pero eso no es todo, también incrementaron los insumos de oficina, mantenimiento, uniformes y mano de obra. El tema de los vehículos es otro, cuando se daña uno hay arreglarlo lo antes posible y los repuestos están caros”.

Morillo detalla que cuando se arregla un cuerpo cada trabajador usa un traje especial y este lo desecha una vez culmina el procedimiento, luego se mete en una bolsa y se entrega a una empresa de recolección de desechos, pero no cualquiera, a una especializada y que también suele subir los precios.

El incremento de los alimentos para el servicio del cafetín, detergentes, guantes e implementos para arreglar los cuerpos son alguna de las cosas que Morillo enumera y que al final se refleja en los costos de los servicios funerarios, siendo los clientes los afectados.

“Estamos al margen de la Ley de Precios Justos. Hacemos mucho para ayudar y que los servicios sigan siendo de calidad, pero sabemos que todo está muy difícil, y a veces nos ven con malos ojos, pero intentamos hacer todo lo posible por colaborar”, agrega el vocero.

¿Cremar o sepultar?

“Cremar sale mucho más económico, es lo que la mayoría prefiere, pero tardan entre tres horas y hasta todo un día para que entreguen las cenizas; en cambio, enterrar y la misa no demora más de media hora”, asegura Robert Subero.

Desde enero la cremación pasó de 9.000 bolívares a 30.000 bolívares en Maracay, según informó un trabajador de la Corporación Capilla Luis XV, y el entierro de 12.000 bolívares a 35.000 bolívares; 233% y 191% de aumento, respectivamente, en menos de un año. En Ciudad Guayana, estado Bolívar, en 2014 la cremación valía 7.500 bolívares, actualmente está en 28.500 bolívares, subió 280%.

En Caracas, en el Cementerio del Este ese servicio cuesta 24.080 bolívares, pero los trabajadores no precisaron cuánto ha subido en los últimos meses. En relación al entierro, en el mismo camposanto abrir y cerrar el hueco son 11.770 bolívares y la lápida vale 33.600 bolívares, esto es en caso que la persona fallecida cuente con el terreno.

Las parcelas varían de costo dependiendo del cementerio. En el interior del país se consiguen desde 30.000 bolívares, pero en Caracas llegan hasta en 1.500.000 bolívares; sin embargo, en promedio no pasan los 250.000 bolívares.

Más golpes al bolsillo

En los cementerios privados el mantenimiento de la parcela donde fue enterrada la persona debe cancelarlo la familia y puede ser un único pago anual, que no sobrepasa los 4.000 bolívares.

Por otra parte, los arreglos florales son servicios ajenos a las funerarias y camposantos, van siempre por parte de los familiares y amigos. Algunas pólizas de prevención lo tienen incluido.

La empresa Alagos Floristería, ubicada en las instalaciones del Cementerio del Este, ofrecen arreglos pequeños y sencillos desde 5.000 bolívares, hasta grandes y con variedad de flores en 26.000 bolívares.

Ese es el promedio de los costos de los arreglos que ofrecen las compañías por Internet pero en la calle hay más baratos. En la funeraria Nazareth tienen en catálogo de flores de una empresa que presta el servicio y se pueden conseguir arreglos desde 3.000 bolívares. Las populares coronas sencillas en Floristería Los Caobos salen en 3.800 bolívares, pero las más llamativas y arregladas llegan a 13.000 bolívares. Cerca de la Vallés la corona más asequible está en 4.000 bolívares

Otros servicios que tiene su costo extra es la publicación de obituarios o misas en periódicos. Hay funerarias que se lo suman al “combo”, pero quienes quieran hacerlo por su cuenta deberán desembolsar más dinero.

En el diario El Nacional el anuncio más pequeño (de 9 cm x 12 cm y 14 cm x 8 cm) vale 3.389 bolívares y el más grande (14 cm x 24 cm) está en 20.663 bolívares.

En El Universal el de 7 cm x 10 cm cuesta 5.227 bolívares y el de 14 cm x 26 cm 18.364 bolívares.

En Últimas Noticias el costo varía dependiendo del tamaño del arte que la persona lleve. El de menor espacio, como un “clasificado”, va desde 700 bolívares y el de toda una página sobrepasa los 177.000 bolívares.

Morirse no es nada económico..
fuente.www.larazon.net




En :Opinión,Última Hora

Temas relacionados: