Como quemar calorías con ejercicios desde casa

Pacientes del Hospital de Mérida salieron en camas para exigir operaciones


Los pacientes del área manifestaron porque están cansados de esperar que les den fecha para sus intervenciones quirúrgicas.

Mérida.– En el Hospital Universitario de Los Andes (HULA) se está haciendo costumbre que la semana comience con una protesta, bien sea de pacientes exigiendo intervenciones quirúrgicas o de médicos que piden insumos para poder trabajar.

Este lunes la cotidianidad del centro asistencial nuevamente la trastocó la manifestación de pacientes del área de traumatología, quienes molestos por seguir en la espera por una intervención quirúrgica, decidieron salir en camas y camillas a exigir ser atendidos, ya que hay pacientes que tienen hasta tres meses esperando para ser operados.

Jesús Barrios dijo que salieron a la entrada principal del nosocomio capitalino, «cansados de la mamadera de gallo por parte de la directiva del hospital que culpa a los médicos por la demora de las operaciones y los médicos no tienen insumos y trabajan con las uñas».

El paciente de traumatología, quien ya tiene mes y medio hospitalizado, pidió seriedad a las autoridades y no asegurar que todo está bien.

«Si todo estuviera bien, no estuviéramos en la entrada del hospital protestando, porque nada esta bien, como es posible que tengamos que salir para que el director nos de la cara», dijo Barrios, quien lamentó que hayan tenido que acudir a la protesta para que el director del HULA les de respuesta a sus necesidades de salud.

En el caso de Jesús Barrios, en cinco oportunidades le han suspendido la operación por falta de insumos, anestesia y según sus palabras, porque algunos equipos de quirófano no están operativos al momento de la intervención quirúrgica.

Refirió que para quitarle los puntos de la cara, «el enfermero de cirugía plástica lo hizo con la hoja de un bisturí y las manos, porque no tenía pinzas y tijeras».

Entre otras situaciones que han incrementado el descontento de los pacientes que tienen meses recluidos en el centro de salud, resaltó un presunto tráfico de influencias, ya que Jesús Barrios señaló que saben de personas que han llevado a otros centros asistenciales, como el hospital del Seguro Social a ser operadas, mientras que otros pacientes no corren la misma suerte.

Ante ello pidieron que sus casos sean trasladados a otros hospitales.

Médicos exigen equipos

La desesperación de los pacientes obligó a los médicos del área de traumatología del HULA dar a conocer la realidad, para salvar responsabilidades.

Antonio Gutiérrez jefe del área de Traumatología, dijo que «no operamos porque carecemos de equipos de instrumental y de insumos que no nos permiten hacer las intervenciones quirúrgicas, estamos aquí para defenderlos y en situaciones difíciles intervenirlos, así como estamos apegados a las normas y procedimientos médicos».

El galeno lamentó que el único intensificador de imágenes, llamado también Arco en C que hay en el hospital está dañado, de allí que no pueden operar y de hacerlo, implicaría «volver a la cirugía de hace 30 años, lo que llamamos la medicina traumatológica africanizada».

Antonio Gutiérrez le pidió «al Presiente obrero Nicolás Maduro, al ministro de Salud, Henry Ventura, al gobernador del estado, Alexis Ramírez, que de una manera constitucional equipen al hospital»

Mermaron operaciones

Por su parte, José Torres coordinador del Post Grado de Ortopedia y Cirugía, salió en defensa de los médicos residentes, a quienes en ocasiones los pacientes, en su desesperación, han agredido.

Dijo que la situación del hospital es dramática e insostenible y que los residentes pasan situaciones de mucha dificultad.

Torres informó que mensualmente en el HULA se realizaban 240 cirugías, aproximadamente 40 cirugías semanales entre electivas y emergencias y en este mes de agosto, «solamente hemos podido resolver 46 pacientes de emergencia, los pacientes se han acumulado en sala y emergencia adultos, además de la falta de insumos básicos, ahora se dañó el Arco en C, toda esta situación afecta el funcionamiento del hospital y la resolución final de los pacientes», lamentó.

Dijo que la directiva del HULA no se quiere sincerar con los pacientes y decirle por qué razón las cirugías electivas están suspendidas, por lo que aseguró que eso atenta contra su práctica profesional

Autoridades coordinan alternativas

A través de un boletín de prensa de la dirección del HULA, se conoció que  la directiva, la Defensoría del Pueblo y pacientes, acordaron establecer una agenda para canalizar el uso alternativo del equipo amplificador de imagen o Arco en C, del hospital del Seguro Social.

Ángel Ferrer, director del hospital, dijo que «lo fundamental es lograr solventar la intervención de los pacientes lo antes posible», por lo que desde este martes las reuniones buscan solventar, un operativo con las intervenciones que requieran el uso del equipo, con el que cuenta actualmente el hospital del Seguro Social, según la nota de prensa

Ferrer aseguró que los traumatólogos del hospital manifestaron no estar de acuerdo con la medida, «por lo que no están ganados a agilizar el proceso» y dijo que Antonio Gutiérrez, jefe de Traumatología, «negó trasladarse al servicio quirúrgico del Seguro Social, en caso de estar disponible el Arco en C, previo acuerdo con el equipo a su mando, en detrimento de los pacientes que urgen su intervención y colocando en evidencia la desdeñable actitud que afecta a los usuarios del centro hospitalario».




En: Noticias Nacionales