Piel atópica en bebés: la importancia del masaje

piel reseca de bebe

La hidratación diaria es fundamental en piel atópica. De hecho, no secar la piel después del baño de los más pequeños favorece que al extender la crema haya más hidratación, tal y como señaló  Ángeles Navarro, pediatra en Hospital de Nens (Barcelona), durante la celebración del Taller A Flor de Piel organizado por Correo Farmacéutico, en su sede en Madrid, con la colaboración de Multilind (Stada).

La experta explicó que la mejor forma de garantizar que el bebé recibe los nutrientes necesarios para su piel es realizando un suave masaje infantil que además tiene otros beneficios para el pequeño y sus padres. “Este masaje permite fortalecer los vínculos emocionales con la madre, estimula el desarrollo del niño, afianza el amor y la protección de la madre y ayuda a que crezcan más seguros”, afirmó Navarro.

Previo al masaje, Navarró recordó que durante el baño hay que utilizar siempre geles de baño sin jabón para evitar la alteración del ph del niño. Además, un truco para producir una sensación de alivio en la piel de las zonas afectadas es añadir sal gorda al agua, simulando que el pequeño está en el mar.

Cómo hacer el masaje

Una vez concluida la rutina del baño las cremas emolientes favorecerán la hidratación. Navarro recomendó optar por aplicarlas mediante el masaje, entre otras razones porque esta técnica facilita que el niño se relaje y normalice su sueño

“A la hora de darlo, mi consejo es que los padres no lo hagan ni de pie ni sentados; lo mejor es colocarse en el sueño apoyados en la pared y colocar al bebé desnudo (con una toalla debajo) en las piernas”, indicó.

La especialista matizó que si los padres no están relajados, el niño tampoco lo estará. Además, recordó que es mejor realizar los masajes sin anillos y en zonas sin ruido. Antes de comenzar el padre deberá calentar con las manos la crema para evitar que el momento relajante se perturbe.

Respecto al tiempo que debe durar, el masaje oscilará entre los 5 y 30 minutos manteniendo una rutina. «Se empezará por la zona del abdomen, con diferentes movimientos y giros en la dirección de las agujas del reloj. Después se continuará por el pecho, la cara, los brazos, las piernas, los pies y las manos», destacó. Por último la espalda, «por ser aquella en la que se consigue más relajación» y se terminará con pequeñas caricias.

Algunos de los movimientos que pueden realizar en el masaje son:

Los farmacéuticos pueden enseñar algunos movimientos suaves y relajantes indicados para los masajes infantiles:

  • Palas o noria: es un masaje realizado en el abdomen en el que se alternan las manos como un rodillo.
  • Corazón: es un movimiento en el que se realiza la forma de un corazón para masajear el pecho.
  •  Para masajear la cara se posan las manos y se realizan movimientos del centro al exterior.
  • Para las piernas y brazos se realizarán movimientos suaves en torsión.
  • Para los pies y las manos se deslizan los dedos hacia fuera por el empeine y la palma.
  • En la espalda se pueden dar toques de relajación con un pequeño tamborileo con los dedos.

 

En :Salud y Vida Sana