Progreso y capital humano en Venezuela

José Antonio Robles

Progreso y capital humano en Venezuela

Es importante reconocer que estamos en la era de la “economía del conocimiento” y que ahora el capital humano es mucho más importante que los recursos naturales. La educación debe ser relevante y excelente, pero lo fundamental es que los jóvenes aprendan a seguir aprendiendo, ya que en estos tiempos el conocimiento avanza muy rápidamente y con facilidad nos volvemos obsoletos.

El capital humano comprende los conocimientos, las habilidades y la salud que las personas acumulan a lo largo de su vida y que les permiten desarrollar su potencial como miembros productivos de la sociedad. Con el desarrollo del capital humano podemos poner fin a la pobreza extrema y crear sociedades más productivas. Para ello es necesario invertir en las personas en su nutrición, atención de salud, educación de calidad, empleo y competencias.

La medida más conocida para medir el valor y el éxito de una economía era el Producto Interno Bruto (PIB): el valor monetario de los bienes y servicios que una economía produce en un periodo determinado. Pero desde la crisis financiera de 2008 el uso del PIB ha sido muy cuestionado, porque puede subir, indicando crecimiento, pero al mismo tiempo los ingresos reales de la gente pueden disminuir.

El Índice de Capital Humano, una nueva forma de medir la economía

El Índice de Capital Humano mide la cantidad de capital humano que un niño nacido hoy puede esperar conseguir para cuando cumpla 18 años, según los riesgos de salud y educación existentes en el país donde vive. Para cada uno de los países, el índice mide la distancia a la frontera de una educación completa y salud plena para un niño que nace hoy. La medición incluye:

ü  Supervivencia: ¿Sobrevivirán los niños que nacen hoy hasta la edad escolar?

ü  Escuela: ¿Cuántos años de escolarización completarán y cuánto aprenderán?

ü  Salud: ¿Terminarán la escuela en buen estado de salud, listos para seguir aprendiendo o trabajar como adultos?

El ICH refleja la productividad, como trabajador futuro, de un niño nacido hoy, comparada con la de esa misma persona si tuviera salud plena y una educación completa y de alta calidad, en una escala de cero a uno, siendo uno el mejor resultado. Un país con un puntaje de 0,5, por ejemplo, significa que sus ciudadanos, y el país en general, están desaprovechando la mitad de su potencial económico a futuro. 

Venezuela entre los países con peor desarrollo de capital humano de América Latina

A nivel global de un total de 157 países analizados, Primero está Singapur (0.88), seguido por Corea del Sur (0.84), Japón (0.84) y Hong Kong (0.82), Finlandia (0.81) e Irlanda (0.81) completan el Top 5, mientras que algunas de las mayores economías del mundo (según el tamaño del PIB) se ubican más abajo.

En América Latina, por su parte, Chile es el país mejor ubicado en el Índice de Capital Humano, ocupando el lugar número 45 con (0.67), le sigue Costa Rica en el puesto 57 con (0.62), Argentina en el 63 con (0.61)  y México en el 64 con (0.61). El estudio otorgó a Haití el último lugar de la región de América Latina y el Caribe, en el puesto 112 con (0.45), Venezuela en el año 2017 ocupó el puesto 94 con (0.56) y fue la última vez que apareció en el Índice.

Mientras en otras partes del mundo se enseña computación, matemática, técnicas de investigación y procedimientos científicos a los niños, en Venezuela incluso las universidades están en crisis, literalmente derrumbándose y estamos en el momento de mayor fuga de cerebros de nuestra historia

El capital humano es lo más importante para las personas, las economías y las sociedades. Cuando los países no invierten productivamente en capital humano, los costos son enormes, sobre todo para los más pobres. Y estos altos costos ponen a las nuevas generaciones en seria desventaja. Dado que ante los avances tecnológicos se valoran más las habilidades de orden superior, si los países no sientan las bases para que sus ciudadanos puedan llevar vidas productivas, se generará más desigualdad e inestabilidad mundial.

Debido a que la inversión en capital humano puede que no produzca retorno durante varios años, los políticos tienden a pensar en alternativas más a corto plazo para gestión y obras. Las naciones con una alta capacidad intelectual poseen líderes políticos que comprenden que la libertad económica promueve el desarrollo económico, por lo que articulan los mecanismos más apropiados para fomentarla. Las naciones de menor capacidad intelectual poseen líderes políticos que ignoran ese mensaje, creyendo, por el contrario, que sus economías se fortalecerán mediante el control social y estatal.

Es importante señalar que una población dotada de niveles adecuados de capacitación educativa constituyen el ingrediente primordial para incrementar el capital humano en Venezuela, una población debilitada, desnutrida, cultivo de enfermedades y de vicios, no ofrece el mejor insumo para la formación de un sólido capital humano, que permitiría por lo tanto fomentar el crecimiento sostenido de una economía.

“El capital humano es el principal componente en la riqueza de un país”

                                                                Abg. José Antonio Robles

En :Opinión

¿Cómo ser transparente en tiempos de Covid?

Isaías A. Márquez Díaz: OPEP, 60º ANIVERSARIO

María Alejandra Malaver : Ejemplo

ANGEL MONAGAS en Caiga quién Caiga: Capriles, ¿La Fuerza del cambió o la de él?

José Antonio Robles: La verdadera riqueza de Venezuela no está bajo tierra