Como quemar calorías con ejercicios desde casa

Ropa, repuestos y calzados solo a precio de dólar paralelo


Suben y suben. Así es el comportamiento de los artículos que no se producen en el país, pero que se ofrecen en los distintos comercios a precios calculados en base al dólar “no oficial”.

Con “asombro” y “malestar” los marabinos ven como cada semana aumenta el valor de los repuestos para vehículos, línea blanca, ropa, calzado y los equipos de última generación: televisores, ordenadores y celulares. La respuesta de los vendedores es siempre la misma: “Está más caro porque el paralelo se disparó”.

Lo que hace dos años era impensable y hasta increíble, hoy es una realidad. Celulares que superan los 230.000 bolívares —unos 30 salarios mínimos—; aires acondicionados de 24.000 BTU en Bs. 160.000, calzados con la astronómica cifra de Bs. 30.000, un jeans en Bs. 20.000 y bombas de gasolina genéricas para carros que superan los 18.000 bolívares (cinco meses atrás en Bs. 3.500).

Y es que ante la falta de divisas oficiales —6,30 Bs./$ (Cencoex), 12,80 (Sicad) o 198 bolívares por dólar en el Simadi—; hoy, los artículos más “sensibles” y “vulnerables” al alza desmedida son aquellos provenientes del extranjero que antes recibían divisas preferenciales, pero en la actualidad sus precios son fijados en la tasa paralela.

Los datos más recientes reflejan que la divisa en el mercado negro supera los  621 bolívares. La misma ha trepado más de 600% en el último año, que representa un alza de Bs. 447 por dólar.

Desde el sector comercial los dueños se defienden. José  Martínez, propietario de  tienda de ropa y calzados de marca, y que además importa desde EE UU buena parte de su mercancía, alega que el no trabaja “a pérdida”.

“Es imposible que los precios no suban al ritmo que sube el paralelo. Muchas personas se quejan, pero a mi se me hace una tarea imposible conseguir dólares en el Simadi, a pesar que he participado en innumerables subastas. ¿Qué opción me queda? ir al mercado negro, a aquellas personas que revenden sus dólares. Todo eso lo tengo que meter en el valor de lo que comercializo”, señaló Martínez.

En el otro extremo y del lado del consumidor las “quejas” son la respuesta más común.

“Cada semana los comercios cambian los precios. Hoy son tres mil bolívares y dentro de siete días son dos mil más, así sucesivamente. Esto es una locura y nadie le pone freno. No quiero pensar cuánto costará todo en diciembre (…) porque los precios actuales son para llorar”, dijo Alexandra Medina, quien hace tres meses tenía la intención de adquirir una computadora y una lavadora, pero tuve que desistir.

Daniel González, al ver los precios de los repuestos para su vehículo dijo: “Un amortiguador en casi 10.000 bolívares, un juego de aros para el motor supera los 33.000 bolívares y hasta un caucho vale más de 20.000 bolívares. Esto es una locura (…) y lo único que te dicen que es por el precio del paralelo”.

Sobre el problema, el economista Roger Chacín insiste que “mientras no se establezca un mecanismo oficial eficaz y efectivo que entregue las divisas preferenciales; y a la par siga existiendo un mercado no oficial que establece el valor del dólar sin ningún sustento económico (…) las cosas no van a mejorar y el afectado seguirá siendo el ciudadano común. Los precios actuales de los electrodomésticos, los equipos tecnológicos, los repuestos son ridículamente absurdos, impagables para muchos, la situación ya es descarada”.

Agregó que “la manera más conveniente es ir hacia una drástica supresión de las importaciones pagaderas en dólares, e ir sustituyendo aceleradamente por mercancía local los productos compradas con esas divisas del mercado negro. En estos últimos 10 años se desperdicio la oportunidad de utilizar la renta petrolera para fortalecer el aparato productivo nacional”.

Alexander González, economista y analista, también coincide que “la existencia de una divisa no oficial provoca diariamente más devaluaciones de nuestra moneda y una guerra de precios. Esto trae consigo una pérdida del poder adquisitivo del venezolano. De nada vale ajustes salariales si los artículos suben todos los días (…) hace falta una severa regulación”.

Recientemente, el director de Ecoanalítica y economista, Asdrúbal Oliveros, aseguró que “hasta que no se resuelvan los múltiples desequilibrios que tenemos, el ‘negro’ va a seguir subiendo. Es la válvula de escape (…), pero esto trae consigo un encarecimiento del costo de vida. Con una alta inflación la gente no tiene cómo refugiarse”.

Oliveros enfatizó que “sin el desmontaje del control de cambios, es imposible pensar en una recuperación sostenible de Venezuela. En mayo el recorte en la entrega de dólares fue de 72% (…) es un modelo con varios tipos de cambio (Cencoex, Sicad y Simadi) que ya no da para más, sin credibilidad”.

La Asociación Bancaria de Venezuela (ABV) reiteró, en comunicado, su llamado a la colectividad a rechazar el uso de páginas web, redes sociales o cualquier otra de las fuentes que difunden información sobre “tipos de cambio”.

“Diariamente a través de fuentes no oficiales se reportan tipos de cambio volátiles, sin que lleven implícita ninguna racionalidad. Esta situación se traduce en una espiral inflacionaria generadora de escasez y pobreza”, acotó.

Desde el ala empresarial, el presidente de Fedeindustria, Miguel Pérez Abad, dijo que, para acabar con las “distorsiones económicas”, es necesario que los industriales migren progresivamente al Sistema Marginal de Divisas (Simadi) para “equilibrar los precios”.

“Hemos sugerido al gobierno y lo hemos conversado con casi todos los sectores de la industria que se vaya girando al Simadi para ir poco a poco recomponiendo los desequilibrios que tenemos en las tasas de cambio, eso hay que modificarlo. Aunque vamos a tener impacto, se saneará la economía”, precisó.

Los economistas insisten que mientras no se facilite la adquisición divisas “legalmente” la mercancía en los comercios seguirá en ascenso. En manos del Ejecutivo está realizar los correctivos pertinentes para así erradicar la “locura” de precios que se vive hoy.




En: Noticias Nacionales,Última Hora


Unidad Productiva impulsa Conglomerado de calzado