Como quemar calorías con ejercicios desde casa

Se agotaron las entradas para oír a la Simón Bolívar


11   Sao Paulo, urbe brasileña de casi 40 millones de habitantes, recibió a la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar por primera vez. El 2 de junio comenzaron a venderse las entradas para los 2 conciertos que se iban a ofrecer en esa ciudad, pero se agotaron en menos de 5 días y decidieron abrir una tercera función.

Anoche se celebró el último concierto dirigido por Gustavo Dudamel en la Sala Sao Paulo, que antes de su restauración ­finalizada en el año 2000­ fue la Estación de Tren Júlio Prestes desde 1938.

De la antigua edificación se conservaron las altas columnas y enormes pasillos, pero ahora el lugar cuenta con un toque moderno y una sala de 1.290 puestos. Una de las particularidades de este teatro, que está ubicado en el centro del antiguo Sao Paulo, es que la altura del techo se puede ajustar dependiendo del repertorio que se vaya a tocar.

Reinaldo Marques de Olivo, una de las personas a cargo del sonido de la sala, afirmó que su mayor reto con respecto al programa de la Sinfónica Simón Bolívar fue adaptar las 15 placas movibles a la suite Pájaro de fuego de Igor Stravisnky, «especialmente en el trecho más intenso».

Ya es de esperarse que los repertorios seleccionados por Dudamel y su orquesta sean de un alto nivel de complejidad. Esta gira latinoamericana, que comenzó en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, incluye dos programas: el primero está integrado únicamente por la Sinfonía N° 7, El canto de la noche de Gustav Mahler y el segundo, por la Suite N° 2 Daphnis & Chloé de Maurice Ravel, Santa Cruz de Pacairigua de Evencio Castellanos, Sinfonía india de Carlos Chávez y la pieza de Stravisnky.

El presidente de la Sociedad de Cultura Artística, Pedro Herz, uno de los responsables de que se realizaran los conciertos, manifestó su emoción por haber logrado llevar a esa ciudad, luego de tanto esfuerzo, a «una de las orquestas más importantes del mundo», como él mismo describió a la Simón Bolívar.

Herz aseguró que jamás había visto tal ovación después de escuchar a una orquesta tocar la Sinfonía N° 7 de Mahler, pieza de casi hora y media de duración que combina desde melodías populares hasta fanfarrias militares.

Otra de las personas que manifestó estar impresionada fue Ricardo Castro, destacado pianista y fundador, en 2007, del núcleo del sistema de orquestas que funciona en Salvador de Bahía, ciudad en la que comenzó la gira. El músico estuvo presente cuando Dudamel se reunió con los integrantes del núcleo, llamado Neojibá, que está formado por más de 1.000 jóvenes y niños. «Nunca antes hubo una orquesta juvenil aquí. El proceso de construirla funcionó, ahora hay que expandirse», concluyó.

La gira continúa en Río de Janeiro, Buenos Aires, Montevideo, Santiago de Chile y Bogotá.




En:


Gaby Spanic y Alicia Machado se apoderan de La Casa de los Famosos

Tito Puente vive en nuevo álbum de su hijo

La Fundación “Tocando La Fama” entregó su premio en una gala virtual

Niurka Jauregui es coronada Miss Globalbeauty Venezuela 2020

Iris Fuentes y Jazz Ballet del Zulia se muestran campeonas nacionales en Danza Lírica





Subir