Sigue la investigación para conseguir nuevas fuentes de tierras raras

MINERIA DE TIERRAS RARASFOTO.UNPLASH

El continuo desarrollo de nuevas tecnologías requiere día con día de mayores consumos de energía y recursos, siendo muchos de ellos extremadamente limitados. Gracias a la incansable comunidad científica, se ha logrado dar con algunas fuentes viables, provenientes desde el ardiente centro de nuestro planeta o a las frías profundidades del espacio.

Compuestos claves para la transición energética

MINERIA DE TIERRAS RARAS

FOTO.UNPLASH

Las tierras raras, por cómo se le conoce a un grupo de 17 elementos químicos como el disprosio, el gadolinio o el neodimio, son vitales para la industria tecnológica, como la fabricación de smartphones, turbinas eólicas y en especial para el creciente sector automotriz eléctrico. Gracias a sus propiedades magnéticas y electrónicas las aplicaciones de estos elementos en la fabricación de los vehículos logran una mayor eficiencia en potencia y autonomía, con menos componentes.

Pero debido a su escasez, los costos económicos y ambientales para su obtención, así como una mayor demanda global, los precios de estos minerales se han disparado en los índices de INFINOX Materias Primas, donde también metales estratégicos como el oro, cobre, y platino presentan incrementos en las carteras de los traders, por su valor en la transición energética. Como consecuencia muchos fabricantes automotrices como Tesla, Nissan, Renault y Volkswagen, se ven obligados a usar alternativas menos eficientes a fin de poder suplir la demanda a un mejor costo.

Dos alternativas prometedoras

Investigadores de la universidad de Leicester han encontrado una zona denominada «Ricitos de Oro» en la corteza de la tierra donde la temperatura, alrededor de los 1000 °C permite el acceso a yacimientos de oro, cobre y telurio provenientes desde la zona más rica y profunda del planeta.

A más de 25 km de profundidad entre el núcleo y la corteza terrestre, encontraremos al manto terrestre, el cual contiene la mayor parte de los metales de la tierra. Aunque con nuestros medios actuales se hace imposible atravesar la gruesa capa rocosa. Afortunadamente, la actividad magmática en esa región es capaz de ejercer la presión suficiente para funcionar como un elevador, transportando estos metales a la zona ideal, donde ascenderían a la superficie formando depósitos que pueden ser extraíbles.

Aun así, los recursos de nuestro planeta son limitados, por lo que las agencias espaciales están a la carrera por desarrollar la minería espacial aprovechando la casi ilimitada riqueza del universo, como bien revela la exploración de los cuerpos celestes.

Ubicado entre Marte y Júpiter, a 310 millones de kilómetros, se encuentra Spyche-16 un peculiar asteroide de 200 km de diámetro. Según las observaciones de la NASA este cuerpo no solo pertenece a los restos del núcleo metálico de algún planeta hace mucho extinto, sino que también contiene tal riqueza en minerales, como oro, hierro, níquel y las tan cotizadas tierras raras, que su valor supera 300 veces a la economía mundial actual.

Si bien se espera poder minar los recursos del asteroide dentro de los próximos 50 años, de momento, la intención de la agencia espacial es enviar una sonda espacial para analizar a Spyche-16 para confirmar su valor, así como tener una mejor comprensión del interior de nuestro planeta.




Categoria(s) del contenido: Tecnología,Última Hora


Comparte en tus redes sociales:

Síguenos en nuestras redes sociales:


Te recomendamos leer los siguientes contenidos relacionados:

Sigue leyendo los temas más populares: