SIN ANESTESIA, @germanparedesr: Matar Al Mensajero

El gobierno comunista de Venezuela continúa con su política de ataque contra los medios de comunicación y contra los comunicadores sociales, esta semana los ataques contra los medios se han hecho continuados y más fuertes, de manera organizada los bagres rojos han ido acabando con los medios en el país de forma organizada.

Primero lo hicieron con los canales de televisión, luego con las emisoras de radio, seguidamente asfixiaron a los medios escritos con el tema del papel y otros suministros y por si fuera poco ahora atacan a los medios digitales que son en pocas palabras los que quedan para difundir las informaciones.

El boicot informativo en Venezuela ha llegado al punto de que, al ocurrir un hecho noticioso en la capital, la única manera de poder enterarse el pueblo es atreves de las redes sociales o por los medios digitales que se dedican a ocupar el vacío noticioso existente que los comunistas han generado con el uso de la ley para prohibir el derecho fundamental de estar informado.

Esta semana portales informativos como Biendateao, sufrió el bloqueo del gobierno, y continuamente de la misma manera lo sufren la patilla, y otros medios digitales, hasta medios confesos operadores comunicacionales del Chavismo como noticia al día han probado de su propia medicina al sufrir los controles del gobierno.

Pero todo no queda en solo los medios. Los periodistas son victimas de los ataques del gobierno por medio del uso de sus organismos para tal fin como lo fue esta semana el caso del colega Alberto Rodríguez, quien ejerce en Miami y a quien le fue sitiada su casa y sus padres en la ciudad de caracas por funcionarios del gobierno en un operativo policial.

Y el caso del colega Nelson Bocaranda Sardi, a quien le fue suspendido su pasaporte sin ningún argumento, solo el impedirle la salida del país como castigo por ser un crítico fuerte del gobierno y una de las pocas fuentes periodísticas confiables que quedan en el país para conocer que esta ocurriendo en los ámbitos gubernamentales.

El acabar con el mensajero, es una política del gobierno quien se empeña en el dominio total de la comunicación en el país con el único fin de mantener oculto el desastre en el que ha sumergido al país, para ello han utilizado a testaferros para comprar medios y por vías legales a otros los han asfixiado con imposiciones de impuestos para obligarlos a vender o cerrar.

Pero a pesar de ello los comunicadores seguimos de pie, porque a pesar de las dificultades permanecemos de pie porque frente a la tiranía es preferible morir de pie que vivir de rodillas ante quienes subyugan a sus compatriotas por solo conservar el poder y la riqueza corrompida adquirida gracias al populismo rojo.

@germanparedesr

 

 

En :Opinión

Progreso y capital humano en Venezuela

¿Cómo ser transparente en tiempos de Covid?

Isaías A. Márquez Díaz: OPEP, 60º ANIVERSARIO

María Alejandra Malaver : Ejemplo

ANGEL MONAGAS en Caiga quién Caiga: Capriles, ¿La Fuerza del cambió o la de él?