COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

SU CEGUERA NO LE HA IMPEDIDO SER EL MEJOR GOLFISTA DEL MUNDO


Caracas, Reporte360- Jeremy Poincenot, padece una enfermedad llamada neuropatía óptica hereditaria de Leber, con sus 20 años de edad ya no puede leer, conducir, ni reconocer caras, pero es capaz de golpear una pelota de golf y embocarla en el hoyo.

Pese a pasar por una etapa de depresión cuando se le fue diagnosticada la enfermedad hereditaria que no tiene tratamiento ni cura, el pasado mes de agosto fue proclamado el mejor golfista ciego del mundo.

Hace dos años Poincenot se dio cu346a4899c2dd534031ac8b1efe5e980d (1)enta de que su visión se había vuelto borrosa, y una visita al oftalmólogo para colocarse lentes, terminó con el diagnóstico de un tumor cerebral.

Pero su enfermedad no lo alejó del deporte que practica desde los 12 años, seis meses después de quedarse ciego decidió volver al campo de golf con la ayuda de su padre, quien le describe el hoyo que va a jugar, los búnkers, los obstáculos y le ayuda a ajustar sus pies.

«Él es el que hace todo el trabajo, me alinea y me lee los putts, yo simplemente ejecuto», comenta entre Jeremy al referirse a su padre.

Según reseña CNN, Jeremy participó en el Campeonato Mundial de la Asociación Internacional de Golf para Ciegos, donde quedó empatado en el tercer lugar de un total de 60 participantes.

Aparte de ganar este campeonato mundial, Poincenot ha ayudado a recaudar fondos para la lucha contra su enfermedad.

Ahora ya tiene su cabeza puesta en el próximo torneo, que se celebrará en Nueva Escocia, Canadá, en 2012.



En :Deportes,Golf

Temas relacionados:


EEUU se levanta en la hora crucial para tocar el cielo del béisbol

Campeonato Mundial Pokémon 2010 se celebró en Hawai