COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Tom Cruise fue demandado por muertes durante rodaje


Los dobles de acción Alan Purwin y Carlos Berl fallecieron el pasado año durante el rodaje de Barry Seal: El Traficante, uno de los últimos y taquilleros estrenos que ha protagonizado el actor Tom Cruise. Las víctimas murieron cuando su avión se estrelló en las montañas de Colombia dejando, además, a un tercer ocupante con graves lesiones tras el fatal accidente.

La familia de Purwin y Berl no ha dudado en interponer una demanda judicial contra los productores de la cinta, entre los que se encuentran Doug Liman y Tom Cruise. En opinión de los representantes legales de los fallecidos, “fueron Cruise y Liman los que tenían un alto interés por las escenas de alto riesgo y llenas de acción, lo que causó retrasos en la producción y que Purwin y Berl fuesen alentados a volar sin que fuera seguro”.

[the_ad id=»217728″]

Según varios documentos aportados por la familia, “los parones en la planificación, la coordinación, la programación y la seguridad de vuelo que debían ser las responsabilidades de los demandados, resultaron en un piloto no cualificado y sin preparación presionado para hacer un servicio en un vuelo peligroso en un avión de época a través de un paso de montaña desconocido en malas condiciones atmosféricas”. No es el único documento que podría comprometer a Cruise y Liman, pues la familia del fallecido Alan Purwin asegura, también, estar en posesión de un correo electrónico que describe a Barry Seal: El Traficante como “el proyecto más peligroso que he hecho nunca”. “No tienes ni idea del peligro al que TC (Tom Cruise) y el Equipo Aéreo nos están exponiendo cada vez que estamos en el aire”, aseguraba el experimentado piloto.



En :Gente

Temas relacionados:


Vengadores: Infinity War rompe récord como mejor estreno de la historia

It es la película más buscada en Google en 2017, LISTADO

La Liga de la Justicia destrona a Thor de la taquilla venezolana

Estrellas convertidas en extrañas criaturas: Pamela Anderson

Estrellas convertidas en extrañas criaturas: Kirstie Alley