Un fármaco muestra sus beneficios en diabetes tipo 2

21   No todos cumplen a rajatabla con las pautas de tratamiento y no logran controlar bien sus niveles de azúcar.

 

Disponer de una insulina que se pueda pinchar tres veces a la semana en lugar de diariamente podría mejorar esta situación.

Ése es el caso de degludec, un nuevo tipo de insulina inyectable aún en experimentación (cuya duración en el organismo puede llegar a prolongarse hasta 24 horas), que ha demostrado sus beneficios en un ensayo en fase 2.

Los investigadores, encabezados por Bernard Zinman, del Hospital Mount Sinai de Toronto (Canadá), evaluaron a 245 adultos entre 18 y 75 años, con diabetes tipo 2 que no había sido adecuadamente controlada mediante fármacos pero que nunca antes habían estado en tratamiento con insulina.

Perfil idéntico

Los pacientes recibieron degludec (bien una vez al día o tres veces a la semana) u otro tipo de insulina de acción prolongada (glargina, comercializada como Lantus), que se debe inyectar todos los días antes de acostarse.

En todos los grupos, la terapia se combinaba con metformina (un antidiabético oral).

Después de 16 semanas de estudio en 28 centros diferentes de Canadá, La India, Sudáfrica y EEUU, observaron un buen control de la glucosa con tan sólo 3 pinchazos semanales con degludec.

Una terapia que tampoco agravó su riesgo de hipoglucemia (es decir, de quedarse ‘cortos’ en los niveles de insulina en sangre) ni de efectos secundarios.

Los resultados no mostraron diferencias entre quienes se pinchaban a diario y quienes lo hacían con menos frecuencia.

Manuel Serrano Ríos, investigador principal del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), el estudio muestra que la nueva insulina tiene “un perfil comparable” a la vieja y conocida glargina.

Lo que supone un resultado alentador, aunque se muestra cauteloso hasta conocer resultados a más largo plazo, más allá de esas 16 semanas.

“Degludec puede resultar más cómodo para el paciente, pero en términos de control de la enfermedad no es superior a lo que ya tenemos”, “pero es bueno disponer de otras alternativas”.

 

 

Gráfica – Foto Archivo 

Frente a esta igualdad en el control de la patología, los investigadores, como también el autor de un comentario en la misma revista (Yogish Kudva, de la Clínica Mayo).

Consideran que ampliar los intervalos para pincharse la insulina puede ser un aliado para que la enfermedad interfiera lo menos posible con su calidad de vida y los pacientes se adhieran mejor a su terapia (controlando por tanto mejor su diabetes y reduciendo el riesgo de complicaciones cardiovasculares).

Por su parte la doctora Sonia Gaztambide, presidenta electa de la Sociedad Española de Diabetes y jefa del Servicio de Endocrinología del Hospital de Cruces.

“Para algunos pacientes puede ser mejor repetir la misma acción todos los días, para evitar despistes”.

También ella apuesta por esperar resultados de ensayos más amplios, en fase III, antes de que “este avance más” se pueda generalizar.

La diabetes tipo 2 es más frecuente que la 1 y se desarrolla habitualmente a partir de los 50 años.

Estos pacientes no pierden completamente su capacidad para producir insulina, de ahí que no dependan al cien por cien de su administración por vía externa.

“La primera actuación siempre es controlar la dieta y hacer ejercicio físico”, tras lo cual se indica la medicación oral (generalemte entre 1 y 3 fármacos), “si desde el principio vemos que no responde recurrimos a la insulina”.

 

 

En :Salud y Vida Sana

Logran eliminar la con una dieta extrema de 600 calorías

Mandarinas contra la diabetes tipo 2