COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

En 2016, Científicos en Houston tenían una vacuna para el SARS y el gobierno de EEUU dijo «que no le interesaba»

EEUU RECHAZÓ UNA VACUNA PARA EL SARS

El SARS, síndrome respiratorio agudo severo, del cuál se inició una epidemia en 2002, en la provincia de Cantón, China., fue una enfermedad que afectó a 29 países, infectó a más de 8000 personas y mató alrededor de 800, a diferencia del SARS-2 o el COVID-19 cómo se le ha nombrado, tenía una rápida acción mortífera y un corto período en el cuál el individuo podía infectar a otros, por lo que la RO (Ritmo reproductivo básico), fue menor al actual coronavirus activo siendo de 2 mientras que el COVID-19 llega a una RO de casi 4, que se ha originado en la pronvincia de Hubei, en la ciudad de Wuhan, (Sí, también en China).

 

Trasmisión Animal a Humano de los Coronavirus

Para el SARS-1 se conoció que el animal salvaje portador que trasmitió al humano el patógeno, fue la civeta, un animal vendido en China para consumo humano, emparentado con los gatos. Para el SARS-2 o COVID-19, se presume que el Murciélago es el animal originario del coronavirus, lo pasó al Pangolín, y este a los humanos en el mercado de Wuhan, donde estos animales salvajes y en peligro de extinción cómo en Pangolín se venden sin el más mínimo control sanitario.

Sucede que para ese entonces, los investigadores a nivel mundial hicieron su trabajo cómo lo están haciendo ahora mismo que escribimos este artículo, pero todos fueron abandonados luego que la pandemia del SARS se acabó cuando el RO se hizo menor a 1.

El MERS otro coronavirus

El otro coronavirus que animó las investigaciones para una vacuna dedicada a la familia de coronavirus fue el MERS., el MERS-Cov, que causaba una grave enfermedad respiratoria, el MERS (síndrome respiratorio de Medio Oriente) que se originó en camellos y pasó a humanos.

Esta vez los científicos volvieron a explicar la necesidad de tener una vacuna para los coronavirus, solicitaron que se les otorgaran financiamiento para investigar y les fue negado.

No hubo interés en una vacuna para un par de «brotes» que desaparecieron tal cuál cómo llegaron.

Después de casi 20 años, aparece el SARS-Cov-2 o COVID-19, a esta hora ha infectado a 1.595.333 personas, matado a 95.384 personas abarcando 209 países y territorios a nivel mundial, esto significa que la tasa de mortalidad hasta ahora es de 5,978%.

Un Equipo siguió investigando y fue ignorado.

La Dra. María Elena Bottazzi, co-directora de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio Baylor en Houston y del Centro de Desarrollo de Vacunas del Hospital infantil en esa misma ciudad, afirmó que habían terminado los ensayos y estaban a punto de la producción de una vacuna piloto.

En esa fase se dirigieron al NIH, Instituto Nacional de Salud de EEUU, y les informaron sobre su investigación y la necesidad de pasar a la fase clínica de las pruebas, la respuesta del NIH fue: «Ya no estamos interesados».

Los genios del NIH, negaron los fondos y la investigación se detuvo, perdiéndose un tiempo valioso. Si bien la vacuna era para el SARS-1 tener una actualmente para un patógeno tan similar al COVID-19, que tienen en común más del 75% del código genético, hubiese sido algo determinante en la fabricación de una vacuna para paliar la actual pandemia.

Igualmente cómo el gobierno de los EEUU perdió el interés también las empresas farmacéuticas hicieron lo mismo, afirmó Susan Weiss, profesora de microbiología de la Universidad de Pensilvania.

 

Las señales de advertencia.

Los expertos señalan que las dos advertencias previas debieron dejar las suficientes señales de alerta para que tanto los gobiernos cómo las farmacéuticas se movieran a patrocinar investigaciones al respecto, sin decir de la OMS que hasta ahora se ha movido más por intereses políticos que por su razón fundamental de ser el rector vigilante de la salud mundial, una muestra fue el retraso que deliberadamente tuvieron al retrasar casi 15 días la declaración de alerta sanitaria mundial, 15 días que pudieron haber evitado un daño mayor a la humanidad adicionalmente la misma actitud para declarar la pandemia mundial del COVID-19.

Expertos en Coronavirus alertaron con tiempo sobre la pandemia

Tal fue el caso del Dr. Ralph Baric , profesor de la Escuela de Salud Pública Global Gillings de la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU.) e investigador veterano de los coronavirus, demostró en 2015 la peligrosidad de los coronavirus provenientes de los murciélagos y relacionados con el SARS, insitió en que los mismos podrían representar un nuevo brote en cualquier momento.

Investigaciones Previas sobre El Coronavirus.

El estudio de hace cinco años, Baric,  afirmaba que «un riesgo potencial de la reaparición del SARS-CoV de los virus que circulan actualmente en poblaciones de murciélagos» y subrayó que el nuevo virus sería capaz de transmitirse directamente de murciélagos a humanos.

En esa fecha el Doctor Baric dijo: «Los estudios han pronosticado la existencia de casi 5.000 coronavirus en poblaciones de murciélagos y algunos de estos tienen el potencial de emerger como patógenos humanos».

¿Parece insólito o tiene sentido que a científicos de su propio país les negaran seguir haciendo su trabajo cuando para este momento EEUU tiene casi 500.000 infectados y más de 16.500 muertos por el COVID-19?, habiendo proyecciones que van desde 200mil muertos las más optimistas hasta más de 2 millones de muertos las más pesimistas..

Redacción NotiActual

 


En :Salud y Vida Sana,Última Hora


Descubren que el COVID-19 sobrevive al menos 24 horas al aire libre.

Venezuela reabre sus terminales terrestres a partir del 30 de noviembre

EEUU autorizó emplezar el REGENERON en casos graves de COVID-19

Venezuela con casi 100.000 casos de COVID-19

Descubren un biomarcador que determina si una persona tendrá una forma severa COVID-19