El Psuv afina el mapa de su “paraíso electoral” en Miranda y el Distrito Capital


chavezpsuv   Los dirigentes del partido oficialista PSUV tendrían en su poder un informe que contiene, “los escenarios más favorables para el chavismo en el diseño de las circunscripciones electorales del Distrito Capital y el estado Mirada”, reportó hoy El Nacional.

Esta es la información que ofrece El Nacional:

Los principales dirigentes del Partido Socialista Unido de Venezuela tienen en sus manos, desde hace varias semanas, un documento que da a conocer el que sería su paraíso electoral: el mejor escenario posible para el chavismo en el diseño de las circunscripciones electorales del estado Miranda y del Distrito Capital, que llevaría a la representación opositora en estas entidades a su mínima expresión.

Los técnicos del partido rojo hicieron el ejercicio tomando en cuenta los resultados del referéndum por la Enmienda Constitucional de 2009. La reagrupación de parroquias provoca un resultado sorprendente: con sólo 51% de los votos en el Distrito Capital, el chavismo se quedaría con seis de los siete diputados nominales; mientras que con 47% de los votos, el oficialismo se llevaría seis de los nueve parlamentarios nominales a elegir en el estado Miranda.

Es la manipulación de la geografía electoral a su máxima expresión.

La propuesta del PSUV contempla crear cinco circunscripciones en el Distrito Capital, incluyendo dos enormes circuitos plurinominales. Las parroquias Sucre, El Junquito y Macarao quedarían agrupadas en la gran circunscripción 1, de casi medio millón de votantes, donde se elegirían 2 diputados y que el chavismo dominaría a placer, con más de 20% de ventaja.

La circunscripción 2 sería la más grande, con 587.143 habitantes y también con 2 diputados, y estaría integrada por las parroquias La Vega, Antímano, Caricuao y El Paraíso, donde el chavismo calcula una ventaja pequeña de sólo 4%.

La propuesta del PSUV contempla crear cinco circunscripciones en el Distrito Capital, incluyendo dos enormes circuitos plurinominales.

El resto del territorio queda dividido en tres circunscripciones uninominales: una que agrupa las parroquias La Pastora, 23 de Enero, San Juan, Catedral y Altagracia (que el chavismo dominaría por una pequeña ventaja de 5%); otra que sumaría las parroquias El Valle, Santa Rosalía, Santa Teresa y Coche (que el oficialismo también mantiene en ventaja corta, de 7%); y una última circunscripción que cruzaría de sur a norte la ciudad, y concentraría las zonas más fuertes de la oposición: las parroquias El Recreo, San Pedro, San Bernardino, San José, Candelaria y San Agustín (donde, en suma, la votación opositora duplica a la oficialista). En resumen, con este escenario, y replicando la votación del año pasado, seis de los siete diputados nominales serían del PSUV y sólo uno de las fuerzas opositoras.

Creatividad geográfica

En el estado Miranda el asunto se vuelve más complejo, porque los técnicos del partido rojo desmembraron municipios enteros para poder crear circuitos que les fueran favorables, pero que no presentan ninguna coherencia geográfica.

Por ejemplo, para hiperconcentrar el voto opositor crearon un circuito sumando la parroquia Nuestra Señora del Rosario, del municipio Baruta, con dos municipios de los Altos Mirandinos: Los Salias y Carrizal (donde la oposición triplicaría la votación oficialista).

Mientras las otras dos parroquias de Baruta (El Cafetal y Las Minas) se sumaron a los municipios El Hatillo, Chacao y la parroquia Leoncio Martínez del municipio Sucre, creando otro de los circuitos mayoritariamente opositores.

El tercer circuito donde el chavismo perdería es una circunscripción únicamente para la parroquia Petare, de Sucre.

Un dato ayuda a visualizar el impacto de esta manipulación de circuitos preparada por el PSUV. Si se mantuvieran las circunscripciones electorales tal y como estaban trazadas para los comicios parlamentarios de 2005

El resto, es pura ganancia para el oficialismo. El PSUV propone crear un gran circuito plurinominal de 633.000 habitantes, en el que se escogerían 2 diputados y que sumaría los municipios Zamora y Plaza (Guarenas y Guatire) con las parroquias Caucagüita, Filas de Mariches y La Dolorita de Sucre (y donde el chavismo podría ganar con holgura).

El municipio Guaicaipuro, donde la oposición tuvo una pequeña ventaja en 2009, se sumaría con el municipio Urdaneta (Cúa) y se crearía así un circuito con amplia ventaja para el oficialismo.

El resto de los circuitos de los Valles del Tuy, donde mandan los rojos, quedarían más o menos intactos; y ampliarían el circuito de las costas mirandinas, agregando el municipio Acevedo a Pedro Gual, Páez, Andrés Bello, Buroz y Brión.

Un dato ayuda a visualizar el impacto de esta manipulación de circuitos preparada por el PSUV. Si se mantuvieran las circunscripciones electorales tal y como estaban trazadas para los comicios parlamentarios de 2005 en estas 2 entidades, y al proyectar los resultados de 2009, la oposición y el oficialismo se repartirían 7 diputados cada uno, de un total de 14 parlamentarios nominales a elegir; pero con el ejercicio del PSUV, el chavismo maximizaría su representación y se quedaría con 12 de los 16 diputados nominales en disputa, con los mismos votos de 2009.

Este ejercicio es lo más cercano al paraíso electoral del chavismo en la zona capital, y va mucho más allá de cualquier escenario que ha trascendido desde los organismos técnicos del Consejo Nacional Electoral.

Sin embargo, esta semana los rectores electorales deben retomar el debate sobre la constitución de circunscripciones, y el ejercicio del PSUV está sobre la mesa. ¿Será tomado en cuenta por alguno de los directivos el Poder Electoral?

Javier Pereira
Vía EL NACIONAL




Categoria(s) del contenido: Última Hora


Comparte en tus redes sociales:

Síguenos en nuestras redes sociales:


Sigue leyendo los temas más populares: