¿De verdad a los politiqueros en Venezuela les duelen los muertos de los hospitales por los apagones? tal vez no, lea porqué

¿De verdad a los políticos en Venezuela les duelen los muertos de los hospitales? tal vez no, lea porqué

Venezuela, el que fuera en la plenitud de los años 70 y 80 el país deseado por hasta los estadounidenses para ir a vivir, que mantuvo por décadas su moneda a un equivalente con el dólar de 3.30Bs y luego 4.3 y aún así cualquier día de la semana, un venezolano hasta ganando sueldo mínimo podía ir a comprar divisas en el primer banco que se le antojara.

Por allá por los tiempos del gobierno de Luis Herrera Campins, luego de la devaluación llamada «El Viernes Negro», el mismo presidente aparecía en TV llenando un carrito de compras en un conocido supermercado, pagando con un billete de Bs. 100 y recibiendo cambio en monedas. ¿se puede hacer eso ahora?..

Pero luego del macabro control de cambio establecido por los «socialistas del siglo xxi (o del xv?)» , la merma en lo referente a la calidad de vida de las personas ha ido creciendo de forma aplastante, y es que, comprar una miserable aspirina o acetaminofen es algo prohibitivo para un venezolano que gana menos de $USD 6 al mes (sueldo mínimo de Venezuela al momento de escribir este artículo 18000 Bs al cambio oficial $5.45),  luego,  tienen que asistir a la red hospitalaria la cuál al final del día es un arma de doble filo y un camino tortuoso que lleva a los venezolanos directamente al cementerio pero sin antes pasar por horas, días o semanas de sufrimiento.

El caso que nos ocupa, ha sido de relevancia en los últimos días, luego del mega apagón que dejó a toda Venezuela sin electricidad, de acuerdo a la federación médica, ONGs, denuncias independientes; muchas personas, desde niños recien nacidos hasta adultos mayores que estaban conectados a respiración artificial en las terápias intensivas de dichos hospitales murieron, ya que los hospitales no tienen planta eléctrica de emergencia, y de paso si la tuvieran no tienen la capacidad de operar por casi una semana que duró el apagón.

Las plantas eléctricas son de emergencia o de mantenimiento, las primeras pueden operar poco tiempo pero arrancan al momento de irse la electricidad, las segundas pueden estár horas o días operando con el respectivo combustible.

Para colmo de colmos, no es primera vez, así que lo que relatamos  y proponemos aquí se pudo aplicar hace mucho tiempo y salvar muchas vidas, aunque sea con un potazo se pudo haber recolectaddo algo para poder ayudar..

Luego, vemos cómo, las mentes «brillantes» de la política , esas lumbreras del conocimiento, DE AMBOS LADOS, prefieren hablar de los muertos, contarlos y hacer de eso «su bandera discursiva» y hasta vimos cómo un senador de los EEUU, dijo muy tranquilo «Dios esté con los pacientes que esten en los hospitales venezolanos», palabras más palabras menos, la retórica los deja en evidencia, .. igual murieron personas y solo hubo acusaciones de lado y lado..

Cómo en este portal nos gusta criticar pero aportar soluciones, les hacemos la pregunta a los POLITIQUEROS mediatiqueros de las redes sociales, que les encanta contar los muertos por asfixia mecánica de los hospitales venezolanos pero no aportan soluciones reales y coherentes, aquí van las preguntas:

¿Sabrán los politiqueros, que existen aparatos portátiles que permiten la respiración de los enfermos o de quién la necesite por hasta 24 horas contínuas dependiendo del modelo?

Si llegado a este punto, los que nos leen, se están preguntando, si esos aparatos se deben cargar con electricidad que no estuvo disponible durante el mega apagón, ¿entonces que hacer? , pasamos a la siguiente:

¿Sabrán los politiqueros que esos dispositivos de respiración mecánica portátiles se pueden cargar con corriente alterna en una planta eléctrica pero sino se dispone de una planta, tienen un puerto para cargarlos con energía solar?

Otra no menos importante pregunta sería:

¿Habrán los politiqueros (venezolanos o no), incluido dispositivos cómo estos en la cacareada ayuda humanitaria que no aparece y no sabemos si llegará?

Si de verdad se quisiera hacer algo quienes están en las peóres condiciones en los hospitales venezolanes, que es la de estar en terápia intensiva con respiración asistida expuestos a que cualquier apagón haga llegar la muerte por asfixia, las personas que según ellos les interesan los enfermos (según lo que postean en redes sociales, no sabemos si en realidad es así), deben encargar rápimentente equipos portátiles de respiración artificial con sus cargadores solares, para tenerlos disponibles, no entregarlos a los hospitales porque seguro «se pierden» , tener responsables cercanos a los sitios de salud, que acudan a los mismos con los equipos según sea el caso, un buen ejemplo son los estudiantes de la organización Cruz Verde de Maracaibo, ellos pueden tener los equipos y llevarlos a donde se requieran cargados y listos para ayudar.

Aquí algunas fotos de estos dispositivos, por cierto, los venden en EEUU..y cualquier empresa venezolana también podría comprarlos y regalarlos a ONGs que ayuden a ayudar, por ejemplo… ¿Lorenzo Mendoza tendrá para comprar algunos? ¿Ramos Allup ese que le gusta comer jamón serrano y su hijo es un bolichico tendrá para regalar otro lote?,  estos aparaticos son mucho más baratos que una cena en La Castañuela (atención vicepresidente de la AN, Edgar Zambrano), si bien nombramos más opositores que del otro bando, es porque la oposición es la que tiene la batuta en sus manos,.. del otro bando no esperamos nada en 20 años menos ahora.. ahí les dejamos la información, las preguntas y la reflexión debemos hacerla todos..

Loading...

¿De verdad a los politiqueros en Venezuela les duelen los muertos de los hospitales por los apagones? tal vez no, lea porqué ha sido Publicado en la(s) categoría(s):
Opinión,Última Hora

Sigue leyendo con estos contenidos relacionados:

Isaías A. Márquez Díaz: REINGENIERÍA EXTRAÑA
Sainete en cápsulas: Antídoto para el desánimo
SIN ANESTESIA: Hablemos Claro
Súper Guaidó y las falsas expectativas
ANGEL MONAGAS en CAIGA QUIÉN CAIGA: LO MÁS PELIGROSO NO ES EL APAGÓN SINO SU REPETICIÓN