50% estima que Hugo Chávez no debe ser reelegido


   Alfredo Keller, director de  Keller y Asociados sostiene, en concordancia con el último sondeo realizado por la encuestadora, que la simpatía que le ha permitido a Chávez recuperar 8 puntos en su popularidad,se ve neutralizada por los 8 puntos que pierde en respaldo político. «Se trata de  de un paradoja impresionante que pocas veces ocurre en términos de análisis de opinión», explica para  advertir que el criterio de la gente sobre la gestión del presidente resulta independiente de la simpatía que puede generar sus problemas de salud, de manera que  «todo lo que gana, al mismo tiempo lo pierde».

-¿A qué se debe ese fenómeno?

-La crisis de infraestructura, la burbuja de satisfacción ilusoria, el desempleo, el costo de la vida, la inflación, el desabastecimiento, han erosionado la confianza en el gobierno. El aumento, en ocho puntos, de la popularidad de Chávez sólo se explica como manifestación de simpatía con su enfermedad.

-¿Se traduciría eso en una intención de voto?

-Cuando analizamos las variables vinculadas con Chávez en términos electorales, todas caen. La lectura sobre su capacidad de gestión para resolver problemas pierde 12 puntos. Pasa de 56 negativo a 63 y de 20  positivo a 15. En lo relativo a confianza en la resolución de problemas de infraestructura pierde 14 puntos. También está la lectura de que el gobierno ya llegó a donde podía llegar porque 60% de la población piensa que no es capaz de resolver los problemas actuales antes de las próximas elecciones. Eso refuerza una tendencia en la demanda de un cambio que se manifiesta en indicadores como el mantenimiento de la creencia de que el presidente Chávez no debe ser reelegido.

-Así las cosas, ¿cómo se plantea la correlación de fuerzas desde la perspectiva electoral?

-Lo que más se aproxima a un resumen de resultados en la correlación de fuerzas entre oficialismo y oposición es la percepción de los ciudadanos sobre la situación del país. Esa relación de 56% de población que cree que el país va por mal camino y 44% que vamos mejor, es la correlación de fuerzas existente en este momento. Unos 8 puntos procentuales contra el gobierno.

-¿Quieres decir que eso se puede traducir en intención de voto?

-Sí, porque cuando exploramos intención de voto nos da similar resultado y ocurre lo mismo con otras variables como el de la reelección, donde el presidente tiene 9 puntos en contra. Estas son diferencias manejables en una campaña electoral que no anticipan los resultados de octubre del 2012. Sin embargo, pero indican una tendencia.

-¿Cómo se manifiesta esa tendencia?

-En torno a  Chávez se creó la ilusión de una prosperidad económica y mejor calidad de vida, pero todo depende del presidente. No existe gobierno sin él. Todo depende del personalismo, pero, además de lo anotado, aparece una enfermedad grave e incapacitante. Eso tumba la ilusión de que a través de Chávez se puedan concretar llos sueños y  abre los oídos de la población  a la búsqueda de una alternativa  que mantenga las ilusiones por medio de otro tipo de oferta y de creación de esperanza. Y  sólo lo puede ofrecer quien garantice un cambio, algo distinto a lo que representa el presidente. Ahí aparece con gran fuerza el proceso de primarias en la oposición. Pero la encuesta señala claramente que la oposición no quiere una copia del presidente Chávez, sino algo auténticamente distinto.

-¿Hay pre-candidatos de oposición copia de Chávez?

-Naturalmente. Otros buscan la diferenciación. Candidatos en la estrategia de la diferencia son María Corina Machado, Leopoldo López, Eduardo Fernández, Antonio Ledezma, Oswaldo Alvarez Paz.

-Sin embargo, los dos que dejaste de mencionar son quienes encabezan las encuestas. Incluso esta que analizamos.

-Efectivamente. Encabezan las encuestas porque resultan simpáticos al chavismo, pero la estrategia  se aplica a destiempo porque primero se debe ganar unas primarias en las  que  participarán casi exclusivamente opositores. Y los opositores no quieren una copia. Después de las primarias, el candidato tendrá que seducir a la población independiente de la polarización y eventualmente emitir señales de inclusión a los sectores chavistas menos comprometidos. Algunos pre-candidatos crecen por razones de diferenciación, otros por articulación de segmentación político-partidista.  Y están los que dejan espacio para el crecimiento de quienes juegan a la diferenciación. Pero la campaña apenas comienza y durante su desarrollo se manifestarán las tendencias. Pero en el desarrollo de la campaña hay temas no resueltos. Está el caso de Leopoldo López. No sabemos  si el gobierno permita o no que participe. Mientras tanto, será un factor que debe generar distorsión porque no sabemos a donde irán a parar sus votos.

-¿No pasa lo mismo con AD y Copei?

-Efectivamente. El mundo socialdemócrata va mucho más allá de Acción Democrática. Con Copei el asunto es más complicado porque  han desarrollado un proceso de captación de pequeños partidos, a través de una estructura denominada Unión Popular para Avanzar (UPPA) y eso, sumado a los otros partidos emblemáticos de la Democracia Cristiana, Proyecto Venezuela y Convergencia, constituyen  una fuerza a ser considerada. La decisión de estos factores se debe producir a finales de octubre, comienzos de noviembre y será determinante.




Categoria(s) del contenido: Política


Comparte en tus redes sociales:

Síguenos en nuestras redes sociales:


Te recomendamos leer los siguientes contenidos relacionados:

Sigue leyendo los temas más populares:


Disclaimer: Si usted cree que el contenido que visualiza aquí es incorrecto, debería corregirse, está desactualizado o por alguna razón particular o general no debería estar publicado escriba al correo que puede ver en la sección de contacto y se le responderá diligentemente a la brevedad.