COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Astronautas sustituyen bomba averiada de la EEI

27Los astronautas Doug Wheelock y Tracy Caldwell Dyson instalaron el lunes una bomba de amoníaco para sustituir a la que falló hace dos semanas, dando un paso más en la reparación del sistema de refrigeración de la Estación Espacial Internacional.

Esta ha sido la tercera caminata espacial programada para solucionar los problemas causados por la avería de una de las dos bombas de amoniaco que regulan el enfriamiento de la estación.

La falta de tiempo impidió a los astronautas realizar el otro objetivo de la misión, que consistía en la instalación de un cable de alimentación entre la esclusa de aire Quest y el módulo Unity.

Este trabajo hubiera servido como preparativo para el futuro acoplamiento a la EEI de la unidad polivalente italiana Leonardo, que será puesta en órbita en noviembre por el transbordador Discovery.

La NASA informó a los astronautas de que el suministro de oxígeno de Wheelock estaba al borde de lo aceptable para seguir las operaciones y preguntó a Caldwell Dyson si estaba de acuerdo en seguir la misión ella sola.

La astronauta aceptó la orden, pero finalmente la NASA revisó de nuevo los niveles de oxígeno y decidió poner punto final a la misión y postergar la instalación del cable a futuras salidas.

No obstante, para la NASA la operación ha sido una «victoria» después de los problemas que tuvieron en la segunda caminata para desmantelar la bomba averiada, al quedar encajada una de sus tuberías.

«La principal prioridad fue completada», dijo la NASA desde el comando en Houston, «podemos llamarla una victoria», agregaron los técnicos que han destacado que esta operación ha sido «una de las más complicadas» realizadas hasta la fecha en la EEI.

Este tipo de trabajo es uno de los más complicados para los astronautas por el peligro que supone la manipulación de tuberías de amoníaco, una sustancia tóxica.

De hecho, antes de regresar a la plataforma, Wheelock y Caldwell Dyson tuvieron que someterse a estrictos protocolos de limpieza de sus trajes espaciales.

En cuanto a la bomba instalada, las maniobras se realizaron con éxito después de que Wheelock amarrara cuatro tornillos y su compañera Caldwell Dyson acoplara los cinco conectores eléctricos que unen la bomba al módulo de la estación.

Los controladores en la Tierra confirmaron que el módulo funcionaba de manera correcta cuando se reanudó la conexión eléctrica a la nueva bomba.

La siguiente fase consistió en comprobar la presión y las conexiones por las que el fluido debe circular y, a continuación, rellenaron el módulo con amoníaco, clave para que los equipos electrónicos mantengan la temperatura adecuada.

Desde que se averió la bomba el pasado 31 de julio, la estación trabajaba solo con uno de los dos módulos de refrigeración.

La NASA seguirá el jueves las operaciones de configuración del sistema de refrigeración y estudia una cuarta caminata espacial para trasladar la bomba estropeada al lugar de su almacenaje final.

Las dos anteriores caminatas para reparar este problema fueron el 7 y el 11 de agosto.

En la primera de ellas, que duró siete horas, los astronautas no pudieron cerrar la fuga de amoníaco, lo que les impidió desmantelar la bomba averiada y que consiguieron tras una tensa operación en la que tuvieron que recurrir a la fuerza para desconectarla.

Con esta tercera caminata espacial, la número 150 para realizar trabajos de reparación y mantenimiento de la Estación desde 1998, la NASA espera que el sistema de refrigeración recupere su capacidad al completo.

En :Tecnología

Nuevo traje espacial regresa automáticamente a la estación ante emergencias

La NASA intenta por segunda vez desplegar el módulo BEAM en Estación Espacial

¿Pueden los astronautas tomar alcohol en el espacio?

Astronautas prueban comida cultivada en el espacio

Estados Unidos enviará astronautas a la órbita de Marte a mediados de la década de 2030