COLLARES Y PULSERAS AL MAYOR

Avión caído en Egipto sufrió atentado, dice funcionario ruso


El avión de pasajeros con 224 personas a bordo estrellado en Egipto el 31 de octubre fue derribado por una bomba casera colocada a bordo en un atentado «terrorista», dijo el martes el responsable del servicio de seguridad ruso FSB al presidente ruso, Vladimir Putin.

El FSB ofreció también una recompensa de 50 millones de dólares estadounidenses por información que lleve a la detención de los responsables del siniestro, apelando a las «comunidades rusa e internacional para cooperar en la identificación de los terroristas». El FSB especificó que la suma se pagará en dólares.

El grupo Estado Islámico ha reclamado la autoría del ataque en comunicados escritos, así como en mensajes en video y grabaciones de sonido subidos a internet después del suceso.

«Según nuestros expertos, un artefacto explosivo equivalente a 1 kilogramo de TNT estalló a bordo, lo que causó que el avión se rompiera en el aire, lo que explica por qué el fuselaje quedó repartido por un terreno tan amplio. Desde luego puedo decir que éste fue un acto terrorista», dijo Alexander Bortnikov.

Las pruebas mostraron que los explosivos fueron fabricados fuera de Rusia, agregó sin ofrecer más detalles.

Las 224 personas que iban a bordo del avión, la mayoría turistas rusos, murieron en el siniestro ocurrido poco después de despegar de Sharm el-Sheikh el pasado 31 de octubre.
En El Cairo, el gobierno egipcio no realizó comentarios de inmediato sobre la revelación. La televisora estatal emitió la noticia desde Moscú, sin incluir tampoco comentarios oficiales.

Egipto se había resistido a aceptar las afirmaciones de Gran Bretaña y Estados Unidos de que el incidente probablemente había sido causado por un explosivo. Más tarde, funcionarios del gobierno y medios progubernamentales cambiaron el centro de atención de la causa del siniestro a especulaciones sobre lo que calificaron de conspiración occidental contra el país y el impacto del accidente en la industria del turismo, vital para la economía del país.
Putin prometió perseguir a los responsables del ataque.

«Esto no prescribe, necesitamos saber todos sus nombres», dijo Putin. «Vamos a salir a buscarlos allá donde se escondan. Los encontraremos en cualquier lugar de la Tierra y los castigaremos».

El grupo armado dijo que el ataque era una represalia por la campaña rusa de ataques aéreos contra el grupo EI y otras organizaciones en Siria, donde Moscú quiere preservar el régimen del presidente Bashar Assad.

Putin dijo el martes que la campaña aérea de Rusia en Siria «no solo continuará sino que se intensificará para que los criminales se den cuenta de que las represalias son inevitables».

El mandatario pidió al Ministerio de Defensa y al Estado Mayor de la Defensa que presenten sus sugerencias de posibles modificaciones en las operaciones rusas en Siria.

«En este trabajo, incluyendo la búsqueda y castigo de los delincuentes, contamos con todos nuestros amigos», afirmó Putin. «Actuaremos de acuerdo al artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas, que otorga a cada país el derecho a defenderse. Todo aquel que intente ayudar a los delincuentes debe entender que será responsible de darles cobijo».

El grupo extremista advirtió a Putin de que también le atacarían «en casa» pero no dio ningún detalle para respaldar la amenaza. Aunque publicar detalles concretos añadiría credibilidad, el grupo podría retener la información o bien por que la afirmación es falsa o porque hacerlo socavaría sus planes de ataques similares en el futuro. Otra opción es que lo haga porque el aura de misterio podría aumentar su atractivo entre sus seguidores.

La milicia radical EI también reclamó la autoría de los atentados del viernes en parís, en los que murieron 129 personas y 350 resultaron heridos.



En :Noticias de Europa,Noticias Internacionales,Última Hora

Temas relacionados: